Posts Tagged 'Turismo'

El día en que la Argentina se quedó sin precios: así se vivió la jornada marcada por el «nuevo dólar»

En una sociedad tan dolarizada, cualquier movimiento que afecte al billete verde genera un efecto en cadena de manera automática.

Y el salto que experimentó el tipo de cambio a partir del martes, con un inédito avance de casi 17% en apenas tres jornadas -la mayor devaluación desde la salida de la convertibilidad- pegó fuerte en el ánimo de los consumidores.

Conscientes del impacto y la influencia que la divisa estadounidense tiene sobre un amplio espectro de la economía nacional, especialmente en los precios, los últimos días fueron a pura «histeria».

En un rubro de consumo clave como es el de los electrodomésticos y artículos tecnológicos, donde el contenido importado es de casi 100%, se vivió una verdadera «fiebre», con compradores pujando por llevarse unidades «a precio viejo» y empleados de cadenas de retail corriendo para sacar productos de la ventaarrancar los cartelitos de las góndolas remarcar los valores exhibidos.

Pero este «nuevo dólar» no sólo pega en el consumo de bienes semidurables. También su influencia se hizo sentir en otro rubro que vive y respira al ritmo del billete verde: el turismo.

Las agencias, de un día para el otro, se encontraron con que los operadores mayoristas, que los proveen de paquetes al exterior, decretaron un feriado virtual de dos días, durante los cuales no se pudo vender nada. Y recién estaban digiriendo este nuevo escenario cuando se sumó otro cambio: la reducción del recargo que aplica la AFIP de un 35% a un 20%.

Así, las agencias no sólo debieron anular la venta de paquetes y aéreos sino que también tuvieron que lidiar con los reclamos de clientes que acababan de cerrar una operación y se encontraron con que habían pagado un «dólar por las nubes» y un recargo que a partir del lunes pasará a ser 15 puntos más bajo.

En el mercado automotor también el escenario es de confusión: las terminales no entregan unidades, algunas agencias guardan stock y ya están apareciendo compradores que quierencerrar la compra de una unidad con la mayor celeridad, para evitar que la devaluación pegue -como se espera- en los precios.

«Fiebre» por los electrodomésticos
En las cadenas de retail, el aire que se respira está teñido por la incertidumbre y los nervios.

Al recorrer distintos puntos de venta, se advierte que los vendedores, en general, están sobrepasados por la situación y no saben qué responder frente a las consultas de los clientes.

«Nunca vivimos una cosa así«, aseguró uno de los vendedores de una de las mayores cadenas de retail del país, quien agregó que a partir del jueves los llamados y consultas explotaron y los empleados no daban abasto para responder.

Cuando el dólar se subió al rally alcista, las cadenas de electro pusieron manos a la obra ycomenzaron a remarcar los valores de los productos exhibidos.

«El jueves fue un caos. Empezamos a las 3 de la tarde y nos quedamos todos hasta la madrugada retocando los precios», se sinceró el empleado del local, ubicado sobre la Avenida Santa Fe.

Al ingresar al shopping de Palermo se pudo ver que la escena es la misma. En el local de Frávega, los precios de los productos brillan por su ausencia en la vidriera.

Producto de la «inestabilidad del dólar», el sistema de consulta se volvió «artesanal»: ningún cliente puede mirar de reojo las pantallas con los precios. Ahora el vendedor se acerca a losclientes con un papelito en la mano en el que tiene anotado los valores de algunos de los artículos que se exhiben.

«¿Ves? Casi ningún producto tiene precio«, relató uno de los responsables de venta, quien se sinceró: «Estamos tocando todos los valores».

Los usuarios no demoraron en notar el caos en las disintas cadenas de retail aprovecharon las redes sociales para descargar su indignación por esta situación:

Y así como acercarse a un negocio de venta de electro es toda una aventura en estos días,intentar realizar una compra online es directamente una «misión imposible».

Los sitios de algunas de las cadenas aparecen misteriosamente «caídos», tal como es el caso deMusimundo:

Y, en el resto de las compañías el escenario no es mucho más alentador.

«Con el tema del dólar, bloquearon las compras por Internet hasta que todo esto se estabilice», le explicaban a los clientes en un local de una de las mayores cadenas de retail.

En cuanto a los nuevos valores, en la sucursal de Frávega ubicada sobre Santa Fe confirmaron que«todo lo que se ve exhibido subió. Desde una camarita, hasta un aire acondicionado».

El vendedor relató que, entre jueves y viernes, se dieron incrementos de todo tipo: los equipos música de aumentaron unos $300, los LCD registraron alzas de más de $600 y los celulares, se incrementaron de $150 en adelante.

En el local de la misma cadena del Alto Palermo aseguraban que una tableta Noblex (la más «sencilla») «hasta el jueves a las 4 de la tarde estaba en $1.500 y ahora ya cuesta está $1.900″.

Los celulares no son la excepción a la regla: «Un Blackberry simple estaba $1.100 y hoy no se consiguen por menos de $1.400″.

Al ser consultados los vendedores de las cadenas sobre la «agitada» jornada del jueves, éstos cuentan que uno de los principales problemas se generó con aquellos clientes que habíanefectuado una reserva y sólo les restaba terminar de pagar un artículo.

En este caso, los comercios prefirieron reintegrar el importe antes de entregar el producto a un precio «viejo».

A esto se suma la incertidumbre que hay sobre el futuro de las promos y de los planes de cuotas.

Hasta el mismo jueves, las principales casas de electro ofrecían rebajas a los clientes que efectuaran compras por Internet.

Sin embargo, desde las cadenas ya advierten que, luego de la devaluación, es muy posible que esta alternativa caiga en desuso. 

«Con la disparada del dólar, cortaron todas las compras con descuento. Por ahora no va a haber más rebajas por las operaciones online», aseguraron desde uno de las cadenas.

En este contexto, surge una inevitable duda: ¿qué pasará con las cuotas, que estimulaban fuertemente las ventas en este rubro?

«Conviene comprar todo ahora por el tema de la financiación. En cualquier momento, es posible que también se achiquen los plazos«, alertó uno de los vendedores.

Turismo: cese de ventas y reclamos
Durante todo el día de ayer, los servicios de atención al cliente de las principales agencias de viajes del país estuvieron al borde del colapso. En algunos casos, había demoras de más de diez minutos para ser atendidos por un representante.

¿La razón? La gente que había realizado la compra de un paquete o pasaje para volar al exterior hasta el jueves por la noche, se encontró con que el recargo del 35% bajará 15 puntos a partir del lunes. Lo que desató bronca y quejas.

En diálogo con iProfesional, una representante de ventas de Asatej aconsejaba esperar unos días: «Lo que yo estoy recomendando es no comprar nada por ahora».

El motivo es que, si uno intentaba realizar una operación online, el sitio web de la compañía todavía estaba considerando el recargo del 35% y no del 20%, el cual entrará en vigencia una vez publicada la resolución en el Boletín Oficial.

Consultada sobre el «clima» de las últimas jornadas, la representante de Asatej se sinceró: «Fueron días difíciles, porque cuando sube el dólar todos empiezan a hacer averiguaciones. A eso hay que sumarle que el viernes anunciaron la reducción del recargo y estuvimos todo el día atendiendo llamados de gente que reclama que le devolvamos el 15% cuando eso no es posible y además le compete a la AFIP».

Rubén Sánchez, director de la cadena de agencias Majes, con presencia en Zona Norte, confirmó que «el viernes fue un caos, que hubo mucha gente desorientada que no entendía qué está pasando ni con el dólar ni con las medidas de AFIP».

Sánchez aseguró que, «la incertidumbre también es para nosotros. Llegan los clientes y no sabemos qué aconsejarle».

En el caso de los pasajes aéreos, el tipo de cambio que consideraban las compañías este viernes era de $7,79, unos centavos por debajo del oficial. Así las cosas, sumado el 35% de recargo, elvalor de la divisa para sacar un ticket al exterior era de $10,51.

En este sentido, el empresario sostuvo que «nadie sabe a qué precio va a estar el dólar a partir del lunes. Con que supere un poco los $8, la quita de los 15 puntos que va a hacer la AFIP no va a traer ningún beneficio. Por eso no podemos recomendarle nada a nadie».

Distinto es el caso de la venta de paquetes, donde la incertidumbre cambiaria llevó a que losmayoristas -es decir, los que proveen con «materia prima» a las agencias que atienden al público- decreten un feriado cambiario.

La razón es que, entre que venden un paquete a un comercio y hasta que reciben lahabilitación del Banco Central para obtener los dólares y girarlos al proveedor del exterior, hay un riesgo latente de que se produzca un desfasaje en los valores.

Así las cosas, Sánchez aseguró que «hace dos días que no nos venden nada».

Claro que esta situación lleva a que el problema también lo tengan los compradores: «Al día de hoy, ninguna agencia puede facturar un paquete con un precio de dólar cerrado porque no hay mayoristas que lo tomen. Se aceptan reservas pero con un tipo de cambio abierto».

El parate que vive la actividad se pudo palpar en páginas web de las agencias, como la de Despegar, donde no permitían realizar compras online por el tema del recargo. «Como consecuencia de las nuevas medidas, nos encontramos actualizando nuestro sistema para destinos internacionales», rezaba un anuncio.

En el caso de Falabella Viajes, el aviso a los cibernautas era más conciso: «Lo lamentamos, en este momento no podemos atenderte».

Autos: sin ventas y palpitando suba de precios
El mercado automotor tampoco pudo escapar de la cambiante realidad y del nerviosismo que genera la incertidumbre cambiaria.

Las agencias de marcas generalistas, que habían logrado esquivar el golpe que implicó la irrupción del «impuestazo» a los vehículos de alta gama, ahora deben enfrentar al fantasma del «nuevo dólar».

El mercado hoy está prácticamente parado: al no haber un precio de referencia para el billete verde, las terminales suspendieron hasta nuevo aviso la entrega de vehículos a las agencias. Y estas últimas, o pasaron a guardar stock o a vender con precio abierto para evitar problemas a la hora de reponer la unidad.

Desde una terminal masiva, un importante directivo que pidió estricto off the record confirmó lo difícil de convivir con un ambiente de tanta volatilidad: «a la mañana teníamos un tipo de cambio de referencia de $7,15 y al mediodía en la city ya estaba más de $1 por encima de ese valor«.

A partir de allí, cancelaron todas las entregas a concesionarios.

El propietario de una agencia oficial Toyota de Capital, aseguró que «se acabó la entrega inmediata. Ahora únicamente estamos tomando señas con entrega a precio abierto paramarzo«.

El empresario acotó que «tuvimos muchas consultas en los últimos días de compradores que querían cerrar cuanto antes la operación pero a todos les decimos lo mismo: el precio se define recién en dos meses».

La impaciencia y ansiedad de la gente, destacó, obedece a que «se sabe que cuando hay una devaluación fuerte, los valores siempre tienden a la suba, básicamente por el alto contenido de piezas importadas que tienen los autos nacionales».

Acto seguido, advirtió que «en el mercado ya se está trabajando con una pauta inflacionaria del 10% de acá hasta marzo en los precios de los 0Km».

El dato inquieta: antes del salto del billete verde oficial, consultoras como Abeceb estimaban unencarecimiento -en pesos- del 25% para todo 2014. De modo que un salto del 10% en sólodos meses obligará a revisar al alza todas las proyecciones.

Así es cómo el inédito avance del dólar oficial está alterando la realidad de distintos rubros.

Advierten que la suba del dólar impactará en el reciente acuerdo de precios

se encendió una alarma. A contramano de la presión oficial para que los empresarios no trasladen la devaluación a los precios,Alfredo Coto, dueño de una de las mayores cadenas de supermercados, advirtió que el incremento del dólar «hará oscilar costos» en el acuerdo de precios lanzado por el Gobierno a principios de año.

Al inaugurar un hipermercado de su marca en la ciudad de Mendoza, Coto dijo ayer, sin medias tintas, que «la suba del dólar hará oscilar costos del acuerdo de precios», según consignó el diario Los Andes. Coto hizo estas declaraciones luego de que el gobierno nacional anunciara la autorización de la compra de dólares para «tenencia» a personas físicas tras una semana en que el peso tuvo su mayor devaluación en 12 años.

Coto es una de las cadenas de comercios que firmó, a comienzo de enero, el acuerdo de 194 precios congelados propuesto por el Gobierno para intentar detener la inflación. A los pocos días protagonizó una polémica con la Casa Rosada cuando advirtió que podría haber faltante de tomates por cuestiones estacionales. Entonces, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, anunció que el Gobierno importaría el alimento desde Brasil, medida que luego fue rechaza cuando los productores desestimaron la falta de stock.

IProfesional/La Nación

Anuncio publicitario

Clase media «cuotera»: ¿cuánto influye en ropa, viajes, electro y autos la opción de pagar financiado?

Nada más tentador para un argentino que planifica unas vacaciones fuera del país que esas seis letras que aparecen casi como un anzuelo infaltable si una agencia de viajes, una aerolínea o un banco tienen como propósito «pescar» la compra de un pasaje de avión.

Es indudable que las cuotas se han vuelto unaliado fundamental a la hora de los gastos y un elemento de peso que define la contratación de una u otra opción.

La oferta en este rubro al día de hoy es variada. Hay planes que brindan sólo 6, la mayoría cuenta con 12 y algunos, más «generosos», proponen hacerlo en 18.

Si bien es cierto que la financiación representa una oportunidad para los consumidores, losexpertos detectan una señal de alerta ante el crecimiento desmesurado del fenómeno «cuotero» en todas las categorías.

Y no es para menos. Los datos en esta línea resultan llamativos: de acuerdo con la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA), 4 de cada 10 cero kilómetros se venden con esta modalidad.

En cuestión de viajes, el endeudamiento es ya moneda corriente. Según indica Walter Rodríguez, secretario de la Asociación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo (AAAVyT), $5 de cada $10en contratación de servicios de turismo son en cuotas.

Pero la compra en planes de pago no se limita a turismo y vehículos.

Hasta en la ropa, la costumbre de «tarjetear» se hace evidente. De hecho, «hoy los gastos realizados con tarjetas de crédito superan el 70%«, señalaba en diálogo con iProfesional Fabián Castillo desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Y, como es sabido, una de las categorías en la que se destaca esta modalidad de pago es electrodomésticos.

Así lo firma Guillermo Olsen, quien hasta principios de este año fue director de Operaciones y Marketing de Frávega.

Al ser consultado por este tema, sus palabras no dan margen a la duda: «En el sector, el tema cuotas es central».

En este rubro, indica el ejecutivo, «de cada $10 que se gastan, $8 son financiados».

Es que la «pasión» por «tarjetear» tiene una razón lógica y coyuntural.

Impulsados por la inflación, que consultoras privadas estiman en un 25%, los argentinos se vuelcan al financiamiento siempre que les sea posible, a sabiendas de que las cuotas se van licuando con el avance de los meses.

Pero este «negocio» también tiene su «lado B»: las personas incrementan su nivel deendeudamiento para seguir consumiendo.

De hecho, para Rodríguez, uno de los riesgos de esta tendencia es que los usuarios de las tarjetas entren en una suerte de «rueda de morosidad».

Sin embargo, a esta altura del partido, es indudable que el financiamientó se ha vuelto la base en la cual se apoya el «castillo de naipes» de muchos empresarios y, de tocarse este elemento, se derrumbaría gran parte de la estructura de consumo.

Así lo afirma con claridad el secretario de la AAAVyT: «Si se bajara el grado de cuotas, caería la demanda».

Es que «el modelo actual es absolutamente dependiente de la financiación y de las rebajas», indica a este medio Santiago Mignone, socio de la consultora PWC, ex Price Waterhouse.

Como consecuencia de ello, advierte, «es muy difícil salir de ese esquema que ya está instalado«.

«Tarjetear» hasta el límite
Si bien la apuesta por comprar financiado en distintos rubros no cesa y ya se ha vuelto un hábitoel preguntar tarjeta en mano «¿Hasta cuántos pagos se aceptan?», también se detectan algunas señales de agotamiento en esta estructura.

Ocurre que «mucha gente sigue todavía abonando cuotas pendientes desde el año pasado», dice Rodríguez.

Y agrega que «para algunas personas, haber explotado el plástico implica agotarlo y tenerlo durante 12 meses casi bloqueado».

Sin embargo, la dependencia del consumo de la existencia de planes de pago resulta notoria a tal punto que los expertos coinciden que, de no existir esta opción, se complicaría fuertemente el escenario de compras -al menos, en determinados rubros-.

El caso autos
Uno de los casos más paradigmáticos en lo que al furor de las compras en cuotas se refiere es el de los autos, categoría en que los argentinos valoran mucho las opciones disponibles en esta materia.

De hecho, un informe de la Asociación de Concesionarios de la República Argentina (ACARA) arroja que en septiembre de 2013 las ventas financiadas crecieron más de un 30% en relación con el mismo período del año pasado.

El mismo relevamiento muestra, además, cómo los bancos más demandados en materia de financiación son el HSBC y el Santander Río que concentran, en conjunto, casi el 50% del total.

Como se puede deducir de los gráficos precedentes, en el sector automotor, el modelo de cuotas cumple un rol fundamental. Y la demanda se fue incrementando en el último tiempo.

En esta línea, Gustavo Ávila, presidente de la Asociación de Financieras de Marcas Automotrices (AFIMA) indica que «el porcentaje de autos financiados ha registrado un crecimiento sostenidoen todas las marcas».

De hecho, el ejecutivo estima «una media que ronda en el 55% del valor del automóvil con una financiación promedio de 40 meses» y agrega que «esto se debe tanto a la incidencia de la renovación del usado y al alto valor de los mismos como a la capacidad de ahorro de los clientes volcada a las nuevas compras».

Por supuesto, el éxito de este mecanismo tiene una explicación coyuntural.

«Fundamentalmente, por la oferta de tasas fijas y en pesos en el contexto actual, ya que se trata de la adquisición de un bien durable que resguarda el valor de los ahorros«, indica Ávila.

La relación salario- inflación, un eslabón clave
Cuando se consulta a los analistas acerca de cuán preocupante es en un mediano plazo lapropulsión de los argentinos a comprar en cuotas, éstos enseguida ponen la lupa sobre lasnegociaciones paritarias.

Y explican que el «pico» de endeudamiento de las familias suele darse en el verano, previo a los incrementos de sueldo. «En los primeros meses del año hay en general un mayor grado de morosidad», destaca Mignone.

Luego, con los incrementos salariales, se suele equilibrar el nivel de deuda.

«El período de mayor endeudamiento de los argentinos es que se extiende entre las compras de Fin de Año y los incrementos salariales», apunta el ejecutivo de PWC.

Es por eso que la continuidad de la «pasión por las cuotas» en 2014 dependerá, señalan los expertos, de la relación entre aumentos e inflación.

En este punto, advierte Mignone, «el principal riesgo es la acumulación de cuotas y que las personas terminen debiendo más de lo que su sueldo les permite«.

Dos casos distintos
Al analizar la conducta «cuotera» de los argentinos, los analistas distinguen dos tipos de actitudes que impulsan hoy a inclinarse por el financiamiento de sus compras.

En este sentido, destacan que:

• «Están los que tienen una mayor capacidad de ahorro y ven a las cuotas como unaoportunidad de negocio«, dice el socio de PWC.

En este caso, afirma, se prioriza al acceso a planes de pago en el sector viajes, electrodomésticos y autos.

• Un segundo grupo «apela a la financiación con tarjeta porque no le alcanza el dinero, como consecuencia de la caída del salario real por la inflación», dice Mignone.

Dentro de esta categoría, el abuso de los planes de pago puede derivar en un problema. «Aquí existe un mayor riesgo de endeudamiento y de no poder cumplir con los plazos», alerta el ejecutivo.

Un esquema apoyado en las cuotas
Un análisis del escenario actual permite advertir que existe una doble dependencia: la de losusuarios que -principalmente en electrodomésticos, autos y viajes- sólo consumen si hay cuotas, y la de las mismas empresas que quedaron «cautivas» de la oferta de estas alternativas para vender.

Así lo admiten desde distintos rubros, que fueron quedando «presos» de estos beneficios.

Tal es el caso de Olsen que señala que, en cuanto a solicitudes de financiamiento,«electrodomésticos está por encima de viajes».

En el mismo sentido, agrega que, de no existir esta alternativa de pago, «se achicaría muchísimo el mercado en esta categoría».

En tanto, desde el sector automotor, Ávila sostiene que «la herramienta financiera para la adquisición de automóviles motoriza la industria».

Y señala que «la posibilidad de comprar a un vehículo a través de las cuotas facilita el acceso tanto para la renovación como para la compra de un primer automóvil».

Es por eso que el ejecutivo admite que «la falta de esta opción afectaría fuertemente el nivel de compra».

Más cuotas para el Mundial
En cuanto a la continuidad de la oferta de cuotas en los próximos meses, los analistas de consumo plantean que es una gran incógnita.

Sin embargo, algo es seguro: desde el sector electrodomésticos aprovecharán la «fiebre del Mundial» para promover sus opciones de financiamiento y lanzar promociones temporales para la ocasión.

En este sentido, Fabián Castillo desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), afirma que «es posible que desde febrero las firmas lancen propuestas vinculadas con Brasil 2014«.

Y asegura: «No sé si habrá 50 cuotas como en otros momentos, pero más financiación va a haber seguro».

A juzgar por los hábitos de consumo actuales, la «fiesta de las cuotas» tiene para rato en la Argentina.

Sin preocuparse por su endeudamiento y, en una carrera contra la inflación, los usuarios de las tarjetas compran todo lo que pueden con planes de pago.

Así lo resume Rodríguez: «Cada vez se toman más deudas para consumir. Por eso, hoy las tarjetas están muy cargadas».

IProfesional


Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 69 seguidores más

Archivos

Twitter