Posts Tagged 'Plazo fijo'

“Precios viejos, salarios nuevos y campaña”

Precios viejos, salarios nuevos y campaña

La estrategia electoral del Gobierno, concentrada en un esquema de “precios viejos, salarios nuevos” en el intento de llegar a agosto con el consumo reanimado, va encontrando algunos escollos.

La lógica del esquema es sencilla: la inflación viene creciendo a un ritmo menor que el año pasado y los aumentos de sueldos que surjan de las negociaciones paritarias aumentarán el poder de compra, y por tanto el consumo debería resurgir.

El primer escollo reside en que la pelea entre el Gobierno y algunos gremios clave, como el transporte, está demorando el cierre de las paritarias a pesar de que los últimos convenios van camino a ser confirmados por el Ministerio de Trabajo con subas en los papeles de 27,8% que, en la práctica, terminarían superando el 32 o 33%.

Una fotografía del promedio de los aumentos de la administración pública (27,4), aceiteros (36%), comercio (27%), construcción (27,4%), docentes (27,4%), metalúrgicos (28,7%) y otros ocho gremios arroja un 29,1% de suba salarial.

Ese aumento, que se cobra en dos partes (aproximadamente el 60% en mayo o junio y la otra en agosto), más los retroactivos y el medio aguinaldo –sueñan en el Gobierno y en las empresas– comenzará a volcarse al consumo en los primeros días de julio.

Será en ese momento, según la visión de los funcionarios, cuando el esquema de “precios viejos, salarios nuevos” debería darle energía al consumo que, salvo algunos “brotes verdes” como el de las motos, permanece planchado desde comienzos del año

El optimismo oficial se sustenta en un pilar fundamental y es que el dólar oficial ubicado en $ 9,04, y retrasado, continúe actuando como un ancla para contener las subas de precios.

Mantener el atraso cambiario pasa así a jugar un rol fundamental durante el período preeleccionario, en el convencimiento de que el Gobierno actual seguirá con su táctica de hacer subir al dólar a razón de un 1% por mes cuando la inflación ronda el 2% mensual.

En tren de dar señales de que no existe la posibilidad de una devaluación brusca del peso en el corto plazo, el Banco Central continúa profundizado la táctica de brindarle, a quien quiera comprarlo, un seguro de cambio cada vez más barato.

Basta recordar que al día siguiente de que Mauricio Macri habló de anular el cepo cambiario en caso de ser presidente, el Banco Central empezó a vender dólares a futuro con un precio de $ 11,50 para marzo, en el intento de bajar las expectativas de devaluación.

Esta semana, el Central vendió dólares a marzo a un precio de $ 10,90 apuntalando la estabilidad del paralelo (sigue en torno de $ 12,60) y la idea de que un salto fuerte del dólar no forma parte de las posibilidades en el año electoral. Total, si el dólar sube más, el costo lo deberá pagar el próximo gobierno y eso parece no preocuparle a los actuales funcionarios.

Un problema en ascenso de este retraso del dólar (preven que el oficial llegue a fin de año a $ 10) es que va a contramano de lo que está pasando con el dólar a nivel mundial: no cesa de fortalecerse.

En el último año, el dólar se fortaleció y el real se devaluó para darle a los productores del país vecino una ganancia de competitividad de 18%.

En el caso del Euro, la depreciación fue de 24%.

En otras palabras, mientras que el dólar se hace más fuerte y los países que comercian con EE.UU. deprecian sus monedas para permitir poner a sus productos en precios internacionales competitivos, la Argentina se encarece.

Ejemplos de algunas consecuencias son los problemas que afrontan los productores de frutas de Río Negro y los viñateros de Mendoza y San Juan. Entre la revaluación cambiaria y las cargas a las exportaciones, la venta en el exterior los deja fuera de juego.

La contracara es el buen momento de la venta de pasajes y de los agentes turísticos que comercializan paquetes de descanso en el exterior que, aunque no lo reconocen, están vendiendo como en tiempos de la “plata dulce”.

La consultora Elypsis calculó que el tipo de cambio multilateral (en función del comercio exterior argentino) se apreció 24,4% en el último año. Una vez más, la Argentina va para un lado y el mundo para otro.

A esas tensiones que enfrenta el esquema “precios viejos, salarios nuevos” se le suma una obvia: que un gasto público creciendo por encima del 40% en la primera parte del año contribuya a acelerar la inflación.

Según los economistas que siguen de cerca estos temas, la suba de precios no correrá tan rápido como para comerse los aumentos salariales en por lo menos cuatro meses. Pero todo resulta condicional y de corto plazo.

Así se refleja también en el área financiera, donde los ahorristas dejan en claro su preferencia por las colocaciones en pesos que dan buen rendimiento frente a la moderada suba del dólar, pero manteniendo la puerta abierta.

Una fotografía de esa realidad está en el crecimiento de 30% de los depósitos a plazo fijo frente a un aumento de 10% de los de cuenta corriente en los primeros cinco meses del año.

Los plazos fijos ofrecen tasas a lo ahorristas algo por encima del 20% anual y permite una “mini bicicleta” frente a un dólar oficial que se mueve a un ritmo del 12% anual.

Para los inversores más grandes, la opción es la compra de letras del Banco Central que ofrecen 26% y se convirtieron en la vedette del mercado debido a que el Central no para de colocar letras para conseguir pesos que puedan contribuir a llenar el fuerte rojo fiscal del Tesoro.

El negocio aparenta ser una gran rueda de la fortuna donde un Estado con fuerte déficit les ofrece a los ahorristas letras en pesos que pagan una renta alta y les permite obtener una ganancia en dólares jugosa a los inversores. Y parece no pasar nada.

Frente a esa autopista financiera hasta cerca de las elecciones, los expertos sugieren estar atentos frente a la tradicional dolarización de las carteras previa a las elecciones presidenciales.

No vaya a ser que los “precios viejos” decidan entrar en carrera.

IECO

Anuncios

“Poco optimistas, los argentinos pasaron del consumo al ahorro”

Los argentinos con capacidad de ahorro dejaron de lado en lo que va de 2015 la propensión al gasto al que fueron impulsados por el modelo económico y, temerosos, pasaron a privilegiar la conservación de su dinero. En los últimos meses, 1,5 millones de personas hicieron una operación de plazo fijo y/o una compra de dólares a través del mercado oficial con fines de atesoramiento, una vocación de ahorro que no se veía hace años.

Así, mientras las ventas de bienes durables en general (empezando por los autos) caen o se mantienen estancadas, en el primer cuatrimestre del año muchos argentinos dejaron de lado su traje de consumidores y se pusieron el de ahorristas: dedicaron más de 33.000 millones de pesos a inversiones destinadas a preservar el valor de su dinero.

El dato singular es que volcaron fondos prácticamente equivalentes a la adquisición de dólares para tenencia y a la constitución de plazos fijos bancarios: $ 16.585 millones y $ 16.508 millones, respectivamente.

“Esto marca una clara ruptura respecto de 2014, cuando por cada peso volcado a un plazo fijo se aplicaron casi tres ($ 2,91) a la compra de dólar ahorro. Esa relación quedó ahora uno a uno y restó combustible al gasto y al consumo”, analiza el director de la consultora AMF, Andrés Méndez.

En su opinión, las razones de este cambio hay que buscarlas en la estabilidad de la cotización del dólar oficial -y la promesa de que se va a mantener- y en el descenso del paralelo [el promedio del dólar blue en abril fue 13,8% inferior al que mostraba en septiembre de 2014]. “Eso se combina con el ajuste al alza obligado en las tasas que los bancos pagan por los plazos fijos, que dispuso a comienzos de octubre el Banco Central”, sostiene.

“Hay que tener en cuenta que si alguien hubiera invertido en octubre en un plazo fijo en lugar de adquirir dólar blue, hoy tendría un retorno nominal de 14%, a lo que se adicionaría que el blueretrocedió $ 2,90 entre principios de octubre y fines de abril. En resumen, podría adquirir un 40% más de dólares que a los que hubiera accedido siete meses antes”, explica Méndez, en referencia al boom de plazos fijos.

 

En paralelo, dice que las compras de dólar oficial baten récord mes a mes “porque aún predominan las expectativas sobre una próxima corrección en el tipo de cambio y porque el dólar, al ajustar poco su precio el BCRA, se abarató frente a otros precios de la economía. Por ejemplo, en terminos constantes, en abril adquirir un dólar para atesorar resultó 15% más barato que hacerlo en febrero de 2014, cuando la operatoria era novedosa”.

Los analistas dicen que la preferencia por el ahorro frente al gasto surgió ante un cambio radical en los estímulos “oficiales”. Y surgió porque, en su afán por reprimir consumos que le generaban a la economía un drenaje importante de divisas (como la compra de automóviles importados) el Gobierno debió habilitar opciones de ahorro en moneda que años atrás desalentaba. Incluso algunos, como el especialista en consumo y presidente de la consultora W, Guillermo Oliveto, cree que, en realidad “lo que cambió fue la forma elegida para ahorro”. “La gente antes ahorraba comprando electrodomésticos o autos. y ahora se queda con el dinero e intenta hacerlo rendir”, argumenta.

Su colega Damián Di Pace, especialista en consumo y asesor de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), entiende que ese vuelco fue favorecido porque hay algunos componentes más. “Cambiaron las perspectivas de la economía”, dice. “Hoy la gente evita endeudarse a largo plazo porque no sabe si la economía que viene le va a dejar pagar esas deudas que contraiga. Los argentinos saben que, tras una elección presidencial, siempre viene algún tipo de ajuste, y lo que intentan es que eso no los tome por sorpresa”, explica.

Para Di Pace, incluso, hay una estadística reveladora. “Si se sigue el programa Ahora 12, se ve que vuelan los pequeños gastos pero las ventas de electrodomésticos no remontan. Llegamos a un punto en que pareciera que la gente dijera ‘tengo que preservar lo que tengo y reponer sólo lo que haya que reponer”, dice. Y acota que en parte eso pasa porque hubo muchas familias “que se estoquearon bien de electros en los últimos años”.

Para Oliveto, se observa una rápida adaptación que, por distintas razones, tiene el argentino promedio a este tipo de estímulos. “Es muy cortoplacista y siempre predispuesto a aprovechar estas ventanas de oportunidad”, dice. “La clase media está carcomida por la inflación y el impacto de Ganancias – explica-. Eso los pone muy atentos a los movimientos que se puedan hacer para recuperar algo de lo que sienten que les quitan”, insiste, para introducir que, a su criterio, este cambio de conducta se da por modificaciones en las condiciones objetivas. “Recordá que pasamos de un dólar prohibido y tasas de plazos fijos fuertemente negativas a otro escenario de dólar ‘permitido’ y tasas neutras en pesos, pero muy rentables en dólares. En paralelo, los precios de los bienes más asociados al dólar se encarecieron, por ejemplo, por la aplicación de impuestos como en el caso de los automóviles. Por eso los argentinos dejaron de gastar para atesorar por la vía más tradicional”.

Los economistas más ligados a las finanzas coinciden en que hay una reacción a los estímulos. “La clave está en la combinación de un dólar quieto con tasas mejoradas, de lo que resultó una bicicleta pura para tratar de obtener más renta en dólares”, dice el profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella Juan José Cruces. “Y el que le entregó un seguro de cambio virtual a los ahorristas es el propio Alejandro Vanoli [presidente del BCRA], quien reitera cada vez que puede que en 2015 el plazo fijo le ganará al dólar”, recuerda.

Méndez, por su parte, dice que los números corroboran la mirada de Oliveto. “Si comparás la ventas de autos entre el primer cuatrimestre de 2013 y el del año en curso, te da un ahorro en gasto que ronda los $ 15.000 millones, y fue el que alimentó la demanda de dólar ahorro y la imposición de plazos fijos”, dice. Incluso recuerda que los precios de los autos alemanes se encarecieron en ese lapso “más del 100% en dólares”, impulsando en buena medida ese arbitraje.

Para Méndez, la tendencia ascendente del plazo fijo convive con el récord en la demanda de dólares, porque los ahorristas “no se sacan el verde de la cabeza. Buscan aprovechar su capacidad para ahorrar en dólares a las cotizaciones oficiales y, paralelamente, mejoran su posicionamiento en depósitos a plazo pero con la vista en los elevados retornos en dólares que podrían tener, lo que preanuncia un futuro pasaje a esa moneda que podría darse por el mercado paralelo”, advierte.

Cruces coincide con esa mirada. En especial porque “si hubiera real confianza en el peso tendríamos un alargamiento en los plazos de los depósitos que hacen los ahorristas, y lo que tenés es al grueso de los minoristas colocados con dinero a vencer en 30 o 60 días, como calzados con la temporada alta de liquidación sojera”, observa, para concluir que, “por ahora, la codicia le está ganando al miedo. Lo que no puedo asegurar es hasta cuándo”.

La Nación

Nueva “técnica de seducción”: los bancos premian con viajes a quienes eligen dejar su dinero en un plazo fijo

Viajar es uno de los placeres favoritos de los argentinos. Y, por eso, los bancos decidieron apostar a este “gustito” para acercar a los clientes a los plazos fijos.

Así, una vez más las promociones y acciones de marketing vuelven a ser un reflejo de cuáles son los productos y sectores que las entidades financieras necesitan impulsar en un momento determinado.

En un contexto en el cual la caída del consumo llevó a “achicar” los porcentajes de descuentos que venían ofreciendo con tarjetas en los shoppings (Lea más: “Objeto de deseo”: vuelven las promociones con tarjeta a los shoppings, pero ahora más acotadas), hoy muchos de los grandes jugadores del mercado “ponen sus fichas” en alianzas en otras áreas.

Actualmente, a juzgar por lo que “dicen de ellos” las acciones promocionales que lanzaron en este último tiempo, uno de los principales objetivos parece estar enfocado en incentivar a la creación de nuevos plazos fijos.

La razón es clara: esta opción dejó de resultar atractiva debido a que el contexto inflacionario convierte en insuficientes los intereses que ofrecen las diferentes entidades financieras por los depósitos en pesos.

Por este motivo, para conquistar a los clientes no basta sólo con promover la tasa que se paga. Sino que hay que darles algún “beneficio extra” para que sientan que vale la pena depositar su dinero y elijan esta opción.

Consultadas por este medio, las entidades explicaron que el sector viajes funciona como una efectiva herramienta de fidelización. 

Por eso, la mayoría de las promociones que se ofrecen a quienes depositen plazos fijos consisten en un sistema de premios otorgados a partir de sus alianzas con distintas líneas aéreas.

Ya sea a través de un programa de puntos o mediante la acumulación de kilómetros, las entidades financieras comienzan a “poner sus fichas” en los viajes para seducir a los que quieran ahorrar en pesos.

En este marco, iProfesional.com realizó un relevamiento para conocer qué opciones tienen hoy quienes apuesten por el plazo fijo y cuáles son los “premios” que se pueden obtener por haber elegido esta modalidad de ahorro.

Plazos fijos por viajes
Una de las entidades que cuenta con una propuesta para estimular a los clientes que apuestan por los plazos fijos es el Banco Francés.

Como explicaron fuentes de la entidad a este medio, a través de su propuesta “plazo fijo adelantado LAN”, el banco “ofrece la posibilidad de invertir y obtener, en forma adelantada, su retribución en concepto de kilómetros LANPASS”.

Hay una sola condición para acceder a este beneficio: las colocaciones deben tener 180 días de duración.

Desde la entidad financiera explicaron que existen cuatro categorías de montos y las equivalencias para aprovechar la promoción son las siguientes:

 $55.000: 70.000 kilómetros
$110.000: 140.000 kilómetros
$165.000: 210.000 kilómetros
 $220.000: 280.000 kilómetros

Las fuentes del banco explicaron que, “en todos los casos, los kilómetros se asignan sin la necesidad de realizar consumos“.

Además, aseguraron que “la cantidad otorgada para cada módulo de inversión representa beneficios adicionales, ya que supera lo necesario para lograr ese mismo número de millaje con los consumos de la tarjeta de crédito y representa una mejor relación a la tasa de interés de un plazo fijo común”.

Otra de las entidades financieras que busca premiar a aquellos que apuesten por el ahorro en pesos a través del plazo fijo es el Standard Bank.

Consultado por iProfesional.com sobre este tema, Sebastián Martínez Álvarez, responsable de Cuentas, Préstamos e Inversiones de Banca Individuos del banco, apuntó: “En 2012 lanzamos el producto ‘Plazo fijo Value Choices’, que tiene como fin ofrecerles a nuestros clientes que con sus inversiones acumulen puntos para participar de nuestro programa de recompensas”.

En esta línea, amplió que los beneficios de este producto están orientados principalmente en dos sentidos:

Obtener una rentabilidad acorde a la inversión realizada.
Acumular puntos para canjearlos luego por el premio que el cliente elija.

Dentro de este programa de recompensas, existen dos maneras de acumular puntos:

• A través de los consumos realizados con tarjetas de crédito.
• Mediante las inversiones en plazo fijo.

De acuerdo con Martínez Álvarez, esta propuesta del banco “fue lanzada a principios de 2012 y se suma a la ‘familia’ de plazos fijos de Standard Bank”.

Por otra parte, otro de los bancos que tiene una propuesta para estimular a los argentinos a optar por el plazo fijo es el HSBC, que puso en marcha un sistema de premios.

El programa llamado “Rewards” aparece detallado en la página de Internet del banco y permite canjear los puntos obtenidos por pasajes aéreos para visitar distintos destinos del interior y el exterior del país.

Algunos de las opciones que pueden verse en la web de la entidad financiera son las siguientes: Mendoza, Córdoba, Perú, Brasil, EE.UU., México y Cuba.

Otro de los bancos que también está enfocando sus energías en estimular los depósitos de plazos fijos es el Galicia.

En este caso, el programa aún no está funcionando, pero se implementará en las próximas semanas. Concretamente, desde la entidad financiera anticiparon a iProfesional.com: “Próximamente, estamos saliendo con PF QUIERO“.

Esta nueva propuesta consistirá en un sistema de promociones para todos aquellos clientes que hagan depósitos en la entidad financiera a 180 días.

Lo original de la apuesta consiste en que, en estos casos, el banco otorgará puntos en lugar de intereses al momento de la constitución del plazo fijo.

“El objetivo de la iniciativa es poder dar a los clientes un oferta diferencial vinculada a nuestro programa de fidelización Quiero”, indicaron desde la entidad.

Al igual que en el caso de los otros bancos, la “recompensa” por los depósitos realizados consistirá en distintos beneficios para hacer viajes.

Los puntos servirán para que el cliente pueda canjearlos por lo que quiera, incluyendo vuelos y paquetes turísticos“, agregaron fuentes del Galicia y estimaron que esta nueva propuesta comenzará a ofrecerse a partir de octubre.

Beneficios para hacer “más atractivos” los plazos fijos
También el Banco Macro busca incentivar a sus clientes a que elijan esta alternativa de inversión.

Si bien en este caso no se ofrece un sistema de recompensas, desde la página de Internet se busca proponer y estimular esta opción con el eslogan “El mejor rendimiento para tus ahorros”.

Desde la entidad financiera, Milagro Medrano, gerente de Relaciones Institucionales, señaló que “es muy importante ofrecerle a los clientes una oferta integral en términos de inversiones o para el manejo de sus ahorros y, en ese contexto, el plazo fijo es una herramienta muy importante para aquellas personas que priorizan el crecimiento de manera confiable y segura”.

Y agregó: “Las campañas apuntan a ofrecer beneficios puntuales y específicos para aquellos clientes que Banco Macro cree que necesitan un plus adicional para tomar la decisión de invertir sus ahorros o incrementar el volumen de sus operaciones”.

En la web se detallan las tres opciones que se brindan para hacerlo: tradicional, con pago de interés periódico en pesos o dólares y precancelable.

Otro de los bancos que apostó por estimular esta alternativa de inversión en el último tiempo es el Provincia.

Según informaron fuentes de la entidad a iProfesional.com, “el banco decidió ofrecer una buena tasa a todos aquellos clientes que constituyen su plazo fijo a través de la Banca Internet Provincia. La tasa para 30 días actualmente se ubica en el 14,75%”.

Y agregaron: “El Plazo Fijo BIP forma parte del lanzamiento de la Banca Internet Provincia del Banco y nos seguiremos esforzando para continuar ofreciendo buenas tasas bajo la mencionada modalidad”.

Apostando a dar “algo más”
A la hora de entender por qué los bancos decidieron “darle una vuelta de rosca” a esta alternativa de inversión y sumarle un “plus” para que la gente la elija, hay un factor que es clave: de un tiempo a esta parte muchos argentinos se alejaron de esta opción de ahorro.

La principal razón de este “distanciamiento” no es otra que la fuerte brecha que hay entre los intereses que ofrecen las entidades financieras en sus plazos fijos (entre un 12% y 16%, aproximadamente) y el índice inflacionario que, de acuerdo con las consultoras privadas, ronda el 23%.

Por eso, los bancos tienen que esforzarse más para hacer que el cliente se incline por poner su dinero en esta modalidad de ahorro.

Así lo explica en diálogo con iProfesional.com Emiliano Schwartz, desde la consultora Tomadato: “Mucha gente hoy no está haciendo plazos fijos. Por eso, el banco busca estimular este producto, ya que necesita que la gente también elija esta opción”.

Y, si bien muchos de los “premios” que las entidades financieras brindan a quienes elijan ahorrar de esta manera son similares a los que se ofrecen con los consumos con las tarjetas, el experto señala que la situación es distinta.

El banco apalanca hace ya tiempo a las compras realizadas con sus plásticos y, de esta manera, estimula el uso de sus tarjetas”, explica Schwartz.

Según el consultor, esta opción viene funcionando para las entidades de un modo más efectivo que en el caso de los plazos fijos, dado que -si bien el consumo mostró durante lo que va del año una fuerte desaceleración- los argentinos que no confían en el peso para sus ahorros, destinan su dinero a las compras.

Por eso, agrega Schwartz, “mucha gente opta por el consumo en lugar de colocar su dinero en plazos fijos”.

En busca de la “fidelidad”
Además de la razón de fondo de estas iniciativas, desde los bancos señalaron también otros motivos por los cuales se lanzaron estas tentadoras propuestas.

Desde el Francés explicaron a iProfesional.com que se busca “fidelizar, diversificar y lograr el alargamiento de plazo, además de ofrecer una alternativa única y diferente en el mercado”.

Y agregaron que optaron por una apuesta vinculada con viajes porque “es aspiracional, muy valorada por los clientes y con alto nivel de reincidencia”.

Por otra parte, desde el Standard Bank añadieron que con su programa de incentivos a los plazos fijos “se busca fidelizar a los clientes que elijen invertir en el banco, otorgándoles un beneficio económico y un premio que puede ser un viaje”.

Así, con beneficios y propuestas para facilitar los viajes, las entidades apuestan a seducir a los argentinos que, en su lucha por ganarle a la inflación, se habían alejado de los plazos fijos.

Guadalupe Piñeiro Michel


Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 57 seguidores

Archivos

Twitter