Posts Tagged 'Disco'

“Supermercados, bajo la lupa de los consumidores”

En la actual crisis del consumo masivo, producto de la fuerte suba de precios en el último tiempo y la gran pérdida del poder adquisitivo, la percepción de los consumidores deja muy mal parados y en el ojo de la tormenta a los grandes supermercados. Para graficarlo de algún modo, la caída en el nivel de ventas que sufren este año las cadenas parece ser inversamente proporcional al incremento de los atributos negativos que reciben por parte de los compradores, principalmente, debido al exiguo compromiso con éstos frente a la escalada de la inflación, según revela un estudio de CEOP realizado entre el 21 y 26 de octubre pasado en exclusiva para Ámbito Financiero.La investigación muestra en forma contundente que más de la mitad de los encuestados (54,4%) tiene una imagen “bastante negativa” de los súper, particularmente, de los que integran el nivel socioeconómico (NSE) bajo. El resto, un 29,1%, dice tener una imagen regular, mientras que apenas un 16,5% mira a las cadenas con buenos ojos.

Ante la pregunta si los supermercados acompañan a los consumidores en el actual contexto económico, un 90,1% de los encuestados respondió que “no” y sólo un 7,2% consideró que “sí” lo hicieron, “mucho y/o bastante”. Dentro de este pequeño número, se destaca claramente Supermercados Día (42,1%), la cadena con capitales españoles que tradicionalmente es la preferida de los sectores más bajos -aunque en la actual coyuntura también buscan posicionarse en barrios ABC1- ya que se caracteriza por tener precios “más económicos” en relación con sus competidores. En el otro extremo aparecen Jumbo (1%), Disco (1,8%) -ambos de la multinacional chilena Cencosud-, y la estadounidense WaltMart (2,3%). Las tres cadenas, además, son las menos valoradas en cuanto a “buenos” precios. Mientras que en la mitad de la tabla, pero más cerca de los peores lugares, se encuentran la cadena argentina Coto (14,5%), los supermercados chinos (8,8%), y la francesa Carrefour (8,6%).

El índice de precios de supermercados (IPS-CESO), elaborado por el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), marcó en octubre pasado una inflación del 1,1% en relación con septiembre, pero a lo largo de año ha mostrado cifras porcentuales cómodamente superiores al 2% mensual. Es por ello que la suba en los últimos 12 meses es del 40%, mientras el acumulado de 2016 ya alcanza el 31%. Para la asociación Consumidores Libres, en tanto, la canasta básica de alimentos (según su histórico relevamiento de 38 productos en súper y negocios minoristas de CABA) registró un aumento del 1,06% en el décimo mes del año, mientras que en 2016 el incremento llega al 32,62%. Estas cifras son en algunos casos superiores al porcentaje acumulado del índice general de inflación, de acuerdo con consultoras privadas y organismos estatales. En esta coyuntura las ventas acumuladas de los supermercados en los primeros ocho meses de 2016 mostraron un aumento del 26,8% interanual, según el INDEC, lo cual en términos reales marca una contracción de más de 10 puntos porcentuales, según la inflación acumulada en los últimos 12 meses hasta agosto.

Si bien los supermercadistas salieron a negar en más de una oportunidad que ellos generen inflación, sino que es el Estado el que la produce a través de la emisión monetaria -habría que añadir los efectos de las devaluaciones del peso- para muchos especialistas de defensa del consumidor las cadenas hacen su aporte en el encarecimiento de los productos alimenticios y las tildan de “grandes formadoras de precios”.

El titular de Consumidores Libres, Héctor Polino, aseveró a Ámbito Biz que “los grandes supermercados contribuyeron y en gran medida a generar inflación y a realimentarla a partir de permanentes remarcaciones de precios”. De hecho el exdiputado nacional recordó que desde su asociación, juntamente con la CTA y otras organizaciones, convocaron este año a dos boicots contra las cadenas en todo el país en señal de protesta por los constantes aumentos de precios.

A Sandra González, presidenta de ADECUA, no le sorprende que los súper tengan una pobre imagen, dada la multiplicidad de “artimañas” que utilizan en detrimento del consumidor. “Poco les importa remarcar de más: en marzo cuando el dólar superó los $16 subieron fuerte los precios, pero cuando la divisa cayó hasta los $14 meses después, no fueron capaces de bajarlos. Son claros protagonistas en la formación de precios y hoy no están a la altura de las circunstancias”, afirma a este medio.

En el debate sobre si los súper efectúan o no remarcaciones desmedidas, los especialistas de defensa al consumidor ponen sobre la superficie la relevante diferencia que existe entre los precios del productor y los que aparecen en las góndolas.

Un informe difundido el mes pasado por CAME sostuvo que los valores de los productos agrícolas se multiplicaron por hasta 10,8 veces en septiembre (el promedio fue de 4,9 veces). Por su parte, un reciente estudio de Consumidores Libres constató que la diferencia de precio entre lo que se le paga al productor o fabricante y lo que luego le cobran al consumidor en los súper osciló entre un 40% y un 250%. “Esta diferencia contrasta enormemente con la que existe por ejemplo en EE.UU. y Europa. En esos lugares el nivel de remarcación se ubica entre un 7% y un 9%”, argumentó Polino. A su vez, el titular de Consumidores Libres comparó el valor de una canasta compuesta por 21 artículos de un supermercado mayorista, que totalizó $263, con el monto total de los mismos productos en distintas cadenas. Idénticos artículos alcanzaron en Jumbo los $557,86 (+112%); en Carrefour, los $531,90 (+102%); y en Coto, los $492 (+87%). Esta brecha sustancial de precios explica en gran parte por qué muchos consumidores han comenzado a volcarse desde hace un tiempo a distintas cadenas mayoristas, que decididamente se posicionan como un competidor nato de los grandes supermercados.

Otros de los factores que analiza el estudio de CEOP es el de la percepción de las promociones transparentes. En este apartado, Día vuelve a encabezar las preferencias con un 30,9%. “Este liderazgo supera al promedio en el nivel socioeconómico medio y bajo”, enfatizó CEOP. Luego, aparecen Carrefour (14,4%), Coto (11,7%); los chinos (10,3%); Waltmart (4%); Disco (3,9%); y Jumbo (2,4%), como los menos confiables en las ofertas.

De acuerdo con lo que reflejan estos números, la mayoría de las cadenas parece no tener una buena imagen en relación con las promociones, una herramienta que durante este año utilizaron casi cotidianamente y con fuerte agresividad. “Muchas promociones son engañosas ya que por ejemplo no informan los precios del producto, sólo el porcentaje del descuento. Entonces nadie sabe lo que cuesta realmente el artículo, si es caro o barato”, opina Ricardo Vago, ex diputado bonaerense y presidente de la Unión de Usuarios y Consumidores en Defensa de sus Derechos.

“Esto viene de años, pero ahora se agudizó mucho con los descuentos del 70% u 80% en la segunda unidad comprando dos productos iguales, que se extiende en algunos casos de jueves a domingo. Hoy hay que ir al súper con una calculadora o con un contador, realmente te mareás”, ironiza la titular de ADECUA. En tal sentido, Vago expresa que las excesivas promociones “han contribuido para que hoy no existan precios de referencia”. Y lo que es peor aún, tampoco los hay entre distintas sucursales de un mismo súper, ubicadas en un mismo barrio. “Es el caso de Carrefour, en cuyos tres formatos, el híper, el market y el express, existen diferencias sustanciales de precios”, señala González, quien considera que “el valor real de los productos es el que surge tras aplicarse el ya famoso descuento en la segunda unidad”. En tales casos, desde las asociaciones de defensa al consumir advierten que “muchas veces las cadenas inflan los precios para luego hacer los descuentos, porque con la promoción del 70% no están vendiendo al costo. Eso indica el amplio margen de remarcación que efectúan”.

PRECIOS CUIDADOS, MUY DESCUIDADOS

Especialistas en consumo coinciden en que el programa oficial Precios Cuidados es una poderosa herramienta en pos de brindar justamente una cierta referencia sobre los valores de los productos, pero carece de funcionamiento pleno en la práctica, ya sea porque los súper no cuentan con todos los productos en las góndolas aduciendo “circunstancias ajenas a la empresa”, como “la falta de abastecimiento temporario” -según constató este medio en una sucursal de Carrefour-, o porque los ubican en lugares de complicada visibilidad a los ojos de los consumidores. “Las cadenas se adhieren voluntariamente al programa y después la mayoría de los artículos no están, o los colocan en el estante inferior de la góndola. Tendrían que estar a la altura de la vista. Está bastante descuidado el Programa porque no existen los controles por parte del Gobierno, y tampoco hay sanciones por los incumplimientos”, denuncia el titular de Consumidores Libres.

Ámbito Biz

Anuncios

“Supermercados se niegan a retirar promociones y ofertas porque generan el 40% de las ventas”

 Supermercados no sacan promociones y ofertas porque generan el 40% de ventas

La llamada de atención que tuvieron los supermercadistas de parte del Gobierno por las promociones y ofertas que se multiplican en las diferentes cadenas y que generan “cierta dispersión” en los precios, según explicaron en la última reunión que mantuvieron, no fue suficiente para detenerlas, al menos en el próximo trimestre.

En el sector explican que estas acciones comerciales se basan en acuerdos con la industria, funcionan como gancho para atraer clientes en momentos de pérdida de fidelización general, y además el público está habituado a seguirlas. De hecho, hasta el 40% de las ventas de las grandes cadenas está apalancado por las promociones. Esto, en momentos de caída de consumo -que proyectan continuaría por lo menos hasta septiembre- es sustancial para sostener el negocio supermercadista.

Cada cadena de supermercados maneja diferentes números. En Carrefour, por ejemplo, explican que el 40% de las ventas totales proviene de las diferentes promociones que ofrecen. “Solo en la Argentina se da una proporción como esa”, confiesan. Su estrategia en el país es ir de a poco “a precio”, es decir, comenzar a reducir las grandes ofertas de dos por uno o el 70% de descuento en el segundo producto comprado, para que haya una referencia más precisa de lo que cuesta un artículo. Pero esto “no puede descartarse de un día para el otro, porque se mantiene cierta inercia”, aseguran. La lógica de “ir a precio” se evidencia en este supermercado en su histórica campaña de “precios híper garantizados”, a través del cual si un consumidor encuentra uno de los 800 productos incluidos en la promoción a menor precio en otra cadena, le devuelven el doble de la diferencia. En ese caso, se toman como referencia los precios de lista.

Para los supermercados de Cencosud (Jumbo, Disco y Vea), la dinámica comercial, vinculada a las promociones, representa aproximadamente un 33% de la venta, advierten fuentes del grupo. “Cada marca tiene su estrategia en diferentes momentos del mes, en los cuales acciona con mayor o menor intensidad. Las promociones son muy valoradas por todos los clientes y son acciones que permiten también fidelizarlos”, explican.

En esos supermercados, se prevé que en los próximos meses, la dinámica “dependerá del contexto del mercado y la reactivación del consumo, siempre poniendo énfasis en lo que hace a la calidad y frescura de los alimentos, se combinan ofertas convenientes de acuerdo a cada supermercado y su región”.

Algunas de las marcas de Cencosud ofrecen cupones tipo “checks” que devuelven parte de lo gastando en la siguiente compra o descuentos para otros consumos. También posee su propia tarjeta de crédito que puede usarse con descuentos en sus supermercados y funciona como un instrumento de fidelización. En ese sentido, uno de los últimos fenómenos que más suscriptores logró fue la tarjeta de la cadena Día, que no es de crédito pero otorga ofertas diarias y entrega cupones con descuentos para compras futuras.

El director ejecutivo de la Asociación de Supermercados Unidos, que nuclea a los grandes jugadores del sector a nivel nacional, Juan Vasco Martínez, relativizó la sugerencia del Gobierno de la necesidad de que se frenen las promociones. Aun así, enfatizó que no se trata solo de que los supermercados decidan suspenderlas sino que están basadas en tres pilares. En primer lugar son acciones de los proveedores, tanto de los productos como de entidades financieras que tienen sus propias acciones comerciales, también para atraer clientes a los bancos. Luego, en un mercado de competencia, se plantea la disyuntiva de quién sale primero de las promociones. Como se encuentra actualmente el mapa de consumo, las cadenas saben que el cliente va a donde ese día hay una oferta y el supermercado que las limite perderá circulación por sus locales. Por último, el consumidor está acostumbrado a acceder a las ofertas. Actualmente, no es tan consciente de que paga la mitad por un producto que está en “dos por uno”, sino que piensa que si no encuentra esa promoción está pagando el doble por esa mercadería.

Dadas esas dificultades, Martínez coincide en que es complejo salir del esquema actual.
Por otro lado, el dirigente dijo que “estamos en un contexto de baja de consumo continuada pero que habría tocado fondo. Posiblemente, estaremos en un escenario de amesetamiento de consumo en los próximos dos o tres meses y esperamos un repunte en septiembre u octubre”.

También aceptó que “medidas del Gobierno, como la devolución del IVA a jubilados y a beneficiarios de asignaciones, van a empezar a hacer sentir un repunte a la brevedad‘.
En las diferentes reuniones que el sector mantuvo con el Gobierno explicó estas mecánicas de las ofertas, las estructuras de costos y la rentabilidad. Pero lo que el Gobierno observa con preocupación es que considera que la estructura de precios está basada en lo que pagan los consumidores finalmente y no en el valor de lista, que sí es justamente el que toma el Indec para calcular el índice de precios al consumidor que se toma de referencia para definir el alza de la inflación.

Cronista

“La gente ya realiza casi el 20% de las compras del súper online”

Captura de pantalla del sitio online de WalMart

En la Argentina, unos 600 mil hogares realizaron sus compras del supermercado por Internet en el tercer trimestre. Así, en la web, resuelven el 18% del gasto en alimentos, productos de limpieza, higiene, cosmética y tocador, según un reciente análisis de la consultora Kantar Worldpanel.

Si bien todavía la penetración de este canal es baja respecto de las ventas globales de las cadenas, la tendencia es creciente debido a la practicidad y al ahorro de tiempo. A nivel mundial representa el 3,7% de las ventas globales y hacia el 2016, podría alcanzar el 5,2%, según los estudios de e-commerce. El especialista en marketing estratégico Damián Di Pace opina que “en los próximos 5 años, va a crecer en el país el teletrabajo, por lo tanto las compras van a ser parte de una tendencia hacia el cambio sociocultural”, dice. Hoy, las ventas virtuales son mayores en los niveles altos y medios: ambos concentran el 70% de la facturación online de las cadenas y la cantidad de adeptos se duplica en comparación con los niveles bajos. Además, el área metropolitana concentra más del 70% del gasto online y el restante 30% corresponde al interior del país.

De acuerdo con el relevamiento, en promedio la gente compra una vez al mes por Internet. En especial, los congelados y las bebidas. “El online puede ser para las cadenas una oportunidad de darle pelea al canal tradicional en uno de sus rubros más fuertes: las bebidas”, destacan en Kantar. Y cuantifican el fenómeno: “Coto Digital fue utilizado por casi 350 mil hogares entre julio y septiembre de este año y Walmart Online por unos 150 mil. Mientras que en modo presencial, Carrefour y Día% son los más visitados. Y Disco virtual es la cadena que presenta una mayor asiduidad, al registrar una compra virtual cada tres semana.

B4qIBDlIgAA0ef9

IECO

“7F”: el día en que los grupos “K” le pidieron a los argentinos que no vayan al super

Desde que el dólar oficial cotiza en torno a los $8, las visitas de los argentinos al súper se volvieron cada vez más frecuentes como una suerte de mecanismo para intentar “cubrirse” de los efectos de la devaluación en las góndolas, tales como aumentos de precios o faltantes de productos, a través del “stockeo”.

Y, si bien la “disparada” más fuerte de valores se dio en las cadenas de electrodomésticos, quienes llenaron el changuito por aquellos días pudieron advertir unas semanas más tarde que la mercadería de las cadenas de retail también se vio encarecida.

La suba del dólar incide en todos los productos que tienen componentes importados“, explica en diálogo con iProfesional Miguel Calvete, titular del INDECOM (Instituto de Estudios de Consumo Masivo).

El “aumentazo” en los supermercados provocó tal preocupación entre los consumidores e, incluso, en el seno del Gobierno, que en una conferencia de prensa realizada en conjunto por el Ministro de Economía, Axel Kicillof, y el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, se trató explícitamente el tema.

“Se van a establecer las condiciones normales de abastecimiento y revisión de aumentos injustificados por maniobras especulativas“, disparó el Ministro.

Hasta la misma Presidenta de la Nación, Cristina Kirchner, aludió al encarecimiento de la mercadería en las góndolas en una de sus pocas apariciones públicas que tuvo lugar el martes pasado.

Allí, la mandataria criticó a los empresarios del sector y los acusó de sacar ventaja de la situación. “No me molesta que ganen mucho dinero. Lo que me molesta, y no vamos a permitir, es que nos tomen el pelo y nos tomen por estúpidos“, se atrevió a decir en su discurso.

La situación derivó en la llegada de un pedido inesperado: grupos kirchneristas -entre los que figura Unidos y Organizados- impulsaron a los argentinos a dejar de hacer las compras en el súper este viernes 7 de febrero.

Si bien, por el momento, no se habla de una gran baja en el nivel de compras durante la jornada, algunas de las principales cadenas decidieron cerrar ciertas sucursales por temor a que surjan inconvenientes.

La llamativa propuesta en las redes sociales invitaba a dejar “en pausa” el changuito bajo la consigna “7F”.

El argumento del oficialismo es que las subas son producto de la especulación de los empresarios.

Sin embargo, los supermercadistas explican que el impacto de la devaluación en los productos es inevitable y admiten que ya se advierten cambios en el comportamiento de los argentinos.

Principalmente, notan que -por temor a mayores incrementos y por la falta de precios de referencia – las personas empiezan a llevarse más de lo que necesitan para stockearse.

Esta actitud encuentra un freno en los carteles que los consumidores notan en los estantes de algunos súper, que les prohíben llevarse más de determinada cantidad de artículos por persona.

Si bien desde el oficialismo culpan a los empresarios por los aumentos, desde el sector supermercadista dan otra opinión.

En diálogo con iProfesional, señalan que la razón por la que el precio de los artículos que llegan a las góndolas “pegó un salto” es que los empresarios tuvieron que afrontar las subas de los fabricantes de la mercadería.

En esta línea, Calvete explica que “algunos proveedores aumentaron mucho los valores”.

Según cuenta el supermercadista, por ejemplo, esto le valió a Arcor una denuncia por haber efectuado incrementos de entre un 15% y un 20% en sus productos.

Sobre este punto también se pronunció el secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, quien indicó: “Tenemos denuncias sobre la empresa por incumplimiento del acuerdo, pero los tiempos los pone la ley. No vamos a proceder precipitadamente”.

La pelea por marcar el precio
Detrás de los precios que los consumidores ven en las góndolas se libra una dura batalla protagonizada por los empresarios del rubro supermercadista, los proveedores de mercadería y el Gobierno, a través de la Secretaría de Comercio Interior.

Así lo afirma Emiliano Schwartz, desde la consultora especializada en consumo Tomadato, al comentar que “hay una gran pelea entre las cadenas de retail y los fabricantes de los productos”.

El motivo de la disputa es claro: desde un lado, argumentan que el “dólar a $8” afecta inevitablemente a la cadena de comercialización de los artículos que pueblan los supermercados y, desde el otro, atribuyen los fuertes saltos en los precios a las especulaciones de los empresarios.

El trasfondo de la discusión tiene que ver con cuál es el impacto real de la devaluación en los valores a los que se comercializan los productos.

En palabras de Schwartz, “la disputa pasa por si la empresa productora absorbe ese extra o no y hasta qué punto”.

Incrementos
Las subas que los argentinos ya empezaron a advertir en los supermercados tienen que ver, en muchos casos, con el costo del packaging.

En diálogo con este medio, Calvete destaca que “entre un 10% y un 40% del valor de un artículo pasa por el envase” y agrega que “es allí donde se da el incremento más evidente y tangible”.

En este punto, el titular de CASRECH indica que la “disparada” de precios se dio, por ejemplo, “en aquellos productos que tienen paquetes de plástico o de vidrio y en los envases larga vida”.

Y, por supuesto, no todos los rubros se vieron afectados por igual. Algunos de los que percibieron un impacto mayor -puntualiza Calvete- fueron “vinos, lácteos y jugos”.

El impacto del dólar a $8 en las góndolas

Desde que el dólar oficial superó los $8, se generó un revuelo al interior de las cadenas de supermercados, donde se produjeron algunos desequilibrios que se tradujeron, inmediatamente, en incrementos de precios.

Algunos de los efectos de la devaluación en las góndolas que mencionan los expertos son:

• “Stop” en la entrega de mercadería
Desde el sector advierten que el gran “salto” de la divisa estadounidense dio origen a un desajuste en la provisión de productos.

“Hay que monitorear la retracción en la entrega que hacen los proveedores”, apunta Calvete en este sentido.

• Cambios en los “Precios Cuidados”
Desde el oficialismo admitieron que la devaluación impulsará un “ajuste” en el valor de los 194 artículos que integran la lista del acuerdo de precios.

En este punto, Calvete señala que esto resulta inevitable: “Va a haber un encarecimiento de la mercadería que componen la nómina”.

• Temor por el desabastecimiento
Si bien aún no se puede hablar de que se haya producido un desabastecimiento generalizado en el mercado, existe entre los supermercadistas cierto temor al respecto.

En esta línea, el titular de INDECOM advierte que, dado el contexto, “la industria puede llegar a descuidar el mercado interno”.

Stockeo
En un escenario en el cual los precios en las góndolas se disparan, y ante el temor de que en los próximos meses se acentúe el proceso devaluatorio, los argentinos empiezan a llevarse más de lo que necesitan y optan por acopiar mercadería de los supermercados.

Así lo afirma a iProfesional el experto en finanzas Mariano Otálora, quien señala que “la gente empezó a llenar el changuito y a llevarse todo lo que puede“.

Los especialistas relacionan este comportamiento con la sensación de incertidumbre que afecta a los consumidores.

En este punto, Otálora advierte que “estas actitudes se van a mantener hasta que la gente confíe en que la devaluación ya se hizo y no va a continuar“.

Y, en el mismo sentido, considera que “todo dependerá del tipo de cambio y lo que ocurra con la estabilidad del dólar”.

Pero, más allá de las estrategias de los argentinos por preservar sus bolsillos, las cadenas de retail también hicieron lo suyo para que las góndolas hoy estén más vacías que hace unas semanas atrás.

Según apunta el especialista en finanzas, en estos días “muchos súper retiraron productos de la venta”.

¿Y los “precios cuidados”?
A pesar de que en el contexto actual, el programa “Precios Cuidados” parece haber quedado un tanto desactualizado, desde el oficialismo mantienen que seguirá vigente y alientan a los argentinos a estar atentos a controlar que su cumplimiento se haga efectivo.

“No vamos a permitir que sigan saqueando los bolsillos de los argentinos”, apuntaba la Presidenta por cadena nacional el martes pasado.

A estos efectos, Otálora advierte que también habrá que poner la mirada en aquellos artículos que quedaron por fuera del nuevo congelamiento de precios.

En este punto, señala: “Si el acuerdo se mantiene, el resto de los artículos van a seguir subiendo mucho, para compensar“.

Y Schwartz agrega, en la misma línea, que “los que no están controlados son los más vulnerables a los incrementos”.

Por otra parte, los expertos en consumo desconfían de que, tal como se encuentra el escenario al día de hoy, las condiciones de “Precios Cuidados” permanezcan sin ninguna alteración.

Otra de las cuestiones que en las próximas semanas también tendrá un claro impacto en los precios son las negociaciones salariales.

Al respecto, Otálora concluye: “Hay que ver qué pasa con los precios y para esto, las paritarias son un factor clave”.

IProfesional

“Los supermercados apostaron a las ofertas para enfrentar el enfriamiento del consumo”

Los supermercados encontraron en las promociones y las ofertas el salvavidas para hacer frente al estancamiento del consumo. En 2012 se batió el récord de publicaciones de ofertas en los medios, a contramano de la fuerte desaceleración de las ventas de artículos de consumo masivo. En el sector explican que este tipo de acciones se convirtió en la herramienta privilegiada para mantener la demanda en un año que estuvo signado por la inflación y los efectos del cepo cambiario en toda la economía.

De acuerdo con el relevamiento que realiza la consultora Tomadato, en los primeros diez meses del año las ofertas publicadas en los medios (57.444) tuvieron un crecimiento interanual del 8,9%, en lo que constituye el salto más fuerte desde 2009, cuando en plena crisis financiera internacional los supermercados habían apostado a las ofertas para mantener su clientela.

“Las ofertas ya están incorporadas a los hábitos de los consumidores argentinos, y por más que las cadenas se quejen del impacto que tienen en su negocio, en épocas de vacas flacas los descuentos están más vigentes que nunca”, señaló Emiliano Schwartz, encargado de marketing de Tomadato, la consultora que se especializa en el relevamiento de precios y que tiene como clientes a las principales cadenas de supermercados y empresas fabricantes de alimentos. “Las grandes cadenas se mueven bajo la lógica de que es preferible malo conocido que bueno por conocer. Y si bien muchas veces este tipo de acciones implican el sacrificio de los márgenes de ganancia, también significan una estrategia que ya les resulta conocida y que tiene una probada efectividad”, agregó Schwartz.

 

La multiplicación de las ofertas y promociones llega en un momento clave. A pesar de un repunte en el tercer trimestre del año, las proyecciones de la consultora CCR indican que el año cerrará con una suba del 1,6% en el volumen de ventas de alimentos, bebidas, artículos de tocador y limpieza, lo que implica una marcada caída frente al 2,2%que habían crecido las ventas en 2011. En este contexto, el principal objetivo de las grandes cadenas pasa por frenar el drenaje de clientes hacia los autoservicios chinos, las tiendas de descuento y los negocios de barrio. Durante este año el objetivo se alcanzó y la participación de los supermercados en el consumo se estabilizó en un 40%, lejos del 46% que tenían en 2000, pero bastante mejor que el piso del 36% que habían tocado en 2006. “El oportunismo ganó lugar en los hábitos de la gente y bloqueó el intento de borrar estas estrategias. Está claro que hoy las promociones funcionan como impulsoras del consumo”, señaló Schwartz.

Junto con el crecimiento de las ofertas, el principal cambio que muestra el negocio es el vuelco de las promociones de las grandes cadenas hacia rubros en los que los controles de precios de la Secretaría de Comercio Interior son más laxos, como artículos de librería y textiles. Si bien las promociones en el rubro electrodoméstico siguen liderando este tipo de acciones, concentrando un poco más del 20% de las ofertas, su tasa de crecimiento interanual se ubica en un modesto 2%. Algo parecido ocurre con las ofertas en alimentos frescos que representaron el 18,4% de las acciones promocionales que lanzaron los supermercados en el año, pero frente a 2011 tuvieron un alza de apenas 6 por ciento.

La contraparte de esta desaceleración es el fuerte crecimiento que tuvieron rubros que históricamente no eran los preferidos de las cadenas. En este sentido, sobresale el crecimiento del 43% que registraron las ofertas publicadas de artículos de librería y el 29% que alcanzaron las promociones de textiles. Ambos rubros no sólo ofrecen mayores márgenes de ganancias para los supermercados sino que también significan menos problemas en la relación con Comercio Interior, que prefiere concentrar los controles en rubros más “sensibles” al bolsillo de los consumidores como alimentos, bebidas o artículos de limpieza.

CHEQUES EN LAS GÓNDOLAS

La otra gran novedad en materia de ofertas en 2012 es que definitivamente los supermercados están apostando a propuestas que ponen el foco en la fidelización de su clientela, a diferencia de lo que sucedía hace tres o cuatro años, cuando los supermercados centralizaban su estrategia comercial en los descuentos que ofrecían asociados con los bancos. Bajo esta nueva lógica, en el último tiempo se multiplicaron propuestas como los cheques que ofrecen un descuento, pero que sólo se puede hacer efectivo cuando se vuelve a comprar en la misma cadena de supermercados. A nivel local, el grupo Cencosud fue el pionero en implementar este tipo de acciones con los cheques de Disco y Jumbo, y después la modalidad se extendió a Carrefour. Para presentar batalla en este campo, Coto, por su parte, lanzó su promoción “sin vueltas”, que ofrece el descuento en el momento de la compra.

La Nación

Para incentivar las compras de fin de semana, los súper “redoblan la apuesta” con ofertas del 70% y 2×1

En la semana, encargarse de hacer las compras y el finde aprovechar el tiempo libre para hacerse de nuevas prendas que permitan renovar un poco el placar. Este es el esquema que venía funcionando en la Argentina no muchos años atrás.

Sin embargo, mediante el manejo y distribución de sus esquemas de promociones, los supermercados y shoppings fueron poco a poco logrando modificar esta tendencia en los hábitos de los argentinos.

Esta política de distribuir las compras de los consumidores a lo largo de toda la semana tiene, al menos, dos objetivos claros:

  • Incrementar el nivel de ventas en aquellos “días flacos del mes”.
  • Lograr un equilibrio en las ganancias obtenidas durante las semana.

Por este motivo, los principales centros comerciales del país, en conjunto con los bancos, concentran la mayor parte de sus descuentos -que promedian, en general, el 20%– en los días que naturalmente son menos concurridos: de lunes a viernes.

Por su parte, los supermercados comenzaron a implementar en el último tiempo una política de promociones para llevar a los argentinos al supermercado en sus días de descanso.

Se trata de los “grandes ofertones de fin de semana”, que van desde los clásicos 2×1 o 2×3 en productos específicos, hasta descuentos del 70% en la segunda unidad.

Un ejemplo de ello es esta promoción de Coto:

Las rebajas se aplican sobre ciertas categorías de artículos cuyo consumo fue decayendo en los últimos meses, con el objetivo de incentivar así su consumo.

Según explican los expertos consultados por iProfesional.com, esta clase de descuentos de fin de semana que solían ser moneda corriente dos años atrás, habían quedado de lado en 2011 y hoy vuelven con fuerza con la intención de tentar a los argentinos a acercarse al súper los sábados y domingos.

La apuesta por el fin de semana
Además de ser un importante dato para cuidar el bolsillo, los esquemas de promociones y descuentos dicen mucho acerca de las intenciones de determinadas cadenas y de los artículos que se quieren impulsar desde las góndolas.

De allí que los cambios se piensen en función de lo que va ocurriendo con la sus ventas y los productos que más “salen”.

En este sentido, Fernando Aguirre desde la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) señala que“las políticas de beneficios van cambiando día a día”.

Además, indica que las acciones promocionales se van alternando constantemente. “Aparecen, pasan de moda y vuelven. Es como la ropa”, apunta el supermercadista.

Y claramente, en este momento, los supermercados están apostando a los fines de semana.

¿Las razones? Los expertos señalan que la insistencia en lanzar fuertes promos de viernes y sábados se vincula con la intención de los retailers de incentivar a las compras durante estos días.

Así lo señala Aguirre desde la CAS: “Las promos más fuertes se aplican los fines de semana, aunque cada cadena elige su estrategia”.

Por su parte, Juan Vasco Martínez desde la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) coincide al indicar que “luego del viernes, llega el momento en el cual más se estimulan las ventas”.

Sobre por qué comenzaron a aplicarse estas tentadoras rebajas hace unos meses, el experto se limita a decir que “los supermercados descubrieron que el esquema les funciona mejor así”.

La vuelta de los 2×1 y los descuentos del 70%
Otro de los que hace referencia a las “generosas” ofertas de fin de semana es Fernando Comendeiro, ejecutivo de la consultora Kantar Wordpanel quien, en diálogo coniProfesional.com, habla sobre el fortalecimiento del sistema de beneficios en general.

“Durante los últimos años, notamos que creció la cantidad de promociones en el mercado”, menciona el experto.

Y la estrategia funciona. Así lo indica Comendeiro, quien destaca que este tipo de herramientas estimula la fidelización de los clientes con una determinada marca: “Hay una relación entre las promos y el supermercado que se elige”.

De acuerdo con el consultor, la evolución de los descuentos en los últimos tres años fue la siguiente:

• Durante 2010: primó el 2×1 y los descuentos del 70% en la segunda unidad.
• En el 2011: muchos retailers dieron marcha atrás con esa estrategia.
• En 2012: los primeros meses no hubo tantas promociones, pero ahora volvieron los 2×1 y las rebajas del 70% en el segundo artículo.

Según informa Schwartz, las principales categorías en las cuales se pueden aprovechar este tipo de descuentos de fin de semana son las siguientes:

 Bebidas.
• Galletitas.
• Snacks.
• Frescos.
• Productos de higiene.
• Artículos de almacén.

Algunos de estos artículos aparecen claramente en la siguiente imagen de Jumbo:

Como menciona Schwartz, estas acciones que proponen grandes rebajas los viernes y sábados, “se profundizaron mucho después de 2009” y apuntan, por lo general, a incentivar la compra de “productos de consumo no planificado y de alta rotación en el supermercado”.

Para competir con los más chicos
Otro de los motivos que impulsan a las cadenas a desarrollar una política de descuentos de fin de semana tiene que ver con la necesidad de salir a competir con los formatos más chicos, que fueron ganando terreno en los últimos años.

“Cuando hay pocas promociones en los grandes, la gente se termina volcando a los locales de cercanía”, advierte Schwartz.

Por eso, una de las razones por las cuales los supermercados lanzan este tipo de acciones es para impulsar a los consumidores a visitar el supermercado con más frecuencia, como suelen hacerlo en los formatos más chicos- principalmente, de origen asiático- en los que el estilo de compra se caracteriza por visitas frecuentes al súper y un bajo ticket promedio.

“Como la gente va cada vez más veces al supermercado, las cadenas buscan competir a partir de estas promos con los locales de cercanía“, apunta Schwartz.

En esta misma línea, indica el consultor, otra de las novedades que se incorporó en el último tiempo es la de las grandes ofertas “por el día”, con las que se busca también fomentar las visitas al súper.

Un ejemplo de ello es la promo que puso en marcha Carrefour recientemente, en conjunto cno el banco Macro:

Sobre estas acciones. advierte el experto: “En el último trimestre, comenzaron a implementarse agresivas promos enfocadas en una determinada fecha del mes, algo que antes casi no se veía”.

En un plano más general, todas estas opciones que se brindan al consumidor son distintos artilugios con los cuales las grandes cadenas buscan mantener sus clientes.

Por eso, si bien el crecimiento de los formatos más chicos o “de cercanía” es innegable, desde la consultora CCR, José Ignacio Amodei asegura que “las grandes superficies todavía tienen cierta importancia en el mercado”.

Las promos que más se difunden
Uno de los hechos que más llama la atención en relación con los descuentos de segunda unidad es la fuerza con la que los retailers los promueven a través de su estrategia comunicacional, a diferencia de otras promociones.

Es que, si bien la mayor parte de los supermercados aún mantienen las acciones en conjunto con los bancos, éstas no reciben la misma atención que las de fin de semana en materia de difusión al público.

El motivo: los retailers buscan incentivar más las campañas de marketing de los descuentos no compartidos.

Lo que ocurre, como lo indica Emiliano Schwartz desde la consultora Tomadato, es que “a esas promociones las manejan las cadenas en sí, sin que intermedien las entidades financieras”. En cambio, señala, “en el resto de las acciones, los súper trabajan en conjunto”.

Por esa razón, sostiene el experto, los súper enfatizan sus propias acciones en la comunicación externa.

Las cadenas son más agresivas en la difusión de sus propios descuentos. Por eso, los destacan en sus revistas propias y a través de distintos medios, además de las publicidades gráficas que colocan en la vía pública”, enumera.

Por otra parte, las características de este tipo de promociones también son claramente distintas de las que ofrecen los supermercados en conjunto con las entidades financieras:

Con los bancos, describe Schwartz, “los descuentos suelen ser de lunes a viernes y oscilan entre un 10% y un 20%”. En la compra de bienes durables, incluyen planes de cuotas.

• Las fuertes rebajas de supermercado, en general, son de fin de semana y se realizan específicamente sobre los productos que tienen alta rotación. Además de las rebajas del 70% en la segunda unidad, se ofrecen los clásicos 2×1, 3×2 y hasta 6×5.

Acciones de impacto inmediato
Uno de los beneficios que trae este tipo de acciones a las grandes cadenas -a diferencia de las que mantienen en conjunto con los bancos- es que, en el caso de las ofertas de fin de semana,los consumidores perciben el descuento al instante, una vez que pasan por la caja.

Eso hace que estos descuentos sean muy bien recibidos por el público y que generen un efecto inmediato en el cliente.

En este concepto hace hincapié Carrefour al remarcar que el descuento es “en el acto”:

“Estas promociones son muy valoradas por los compradores porque son tangibles y no hay que esperar hasta fin de mes para ver el descuento, como en el caso de las rebajas con tarjeta”, explica Schwartz desde Tomadato.

La efectividad de estas acciones, indica el experto, está en que “los descuentos son más palpables”.

Pero, además del “efecto descuento en la caja”, con esta clase de promociones lo que se busca es llevar a los clientes al súper para que -en el camino- se tienten con otros productos de las góndolas.

Como lo explica el consultor, “estas promos se utilizan para traccionar gente al punto de venta. Con ellas, se intenta que el consumidor aproveche las ofertas y, de paso, se lleve otras cosas”.

En cuanto a los resultados que se obtienen, Schwartz asegura que, por lo general, la técnica funciona: “Los compradores entran por el 70% y, en general, se llevan otros productos”.

Otra de las razones por las cuales este tipo de promociones son bien recibidas por el público, advierte el experto, es que “la gente las toma coma como una oportunidad. Por eso, a veces, adelanta compras que tenía pensado hacer en la semana”.

Es que, para los compradores, estas acciones no dejan de ser una manera más económica de hacerse de productos de primera línea gastando menos.

“Para ser en las primeras marcas, el descuento es grande y, como el argentino es marquista por esencia, aprovecha los descuentos en las firmas más valoradas”.

Por ese motivo, y por la buena aceptación de este tipo de estrategias promocionales, es que estas acciones volvieron este año a los supermercados.

Es que, como lo indica Aguirre desde la CAS, en materia de descuentos, “todo vuelve”.

IProfesional

“Novedosos lanzamientos en las cadenas de supermercados”

Disco suma ofertas para los usuarios de Foursquare en la costa

Foursquare
Disco es la primera cadena de supermercados en Argentina en implementar ofertas especiales para aquellos clientes que realicen check-in en Foursquare al momento de realizar sus compras en los locales de la costa.
Foursquare es un servicio basado en localización web aplicada a las redes sociales. Mediante los “check-ins”, los usuarios comparten en sus perfiles de Twitter o Facebook su localización con sus seguidores o amigos. Además, al realizarlo en un local comercial, se puede acceder a un beneficio especial e inmediato por el solo hecho de hacer “check-in” en la plataforma. Disco es la primera cadena de supermercados en la Argentina en implementar este beneficio.Los usuarios de Foursquare que visiten el local de Pinamar, podrán acceder a dos tipos de oferta: un 15% de descuento en el total de la compra para quienes hagan check in por primera vez; y un 10% de descuento en el total de la compra para quienes sean clientes habituales y utilicen el sistema más de una vez.
¿Cómo hacer para aprovechar el beneficio?

Lo primero es contar con la aplicación de Foursquare en el Smartphone, o acceder ahttps://es.foursquare.com. Luego, al realizar las compras en el local de Totoras y Rivadavia en Pinamar, hacer “check in” en la aplicación. Junto con un mensaje de bienvenida, aparecerá una leyenda con un código numérico. Compartiendo ese código a la cajera al pagar la compra, ¡se podrá disfrutar del descuento!

Más beneficios para clientes en la costa

Además, en Pinamar (en Av. Bunge y Av. Libertador) y Cariló (en Nuevo Espacio ubicado en Cereso y Calandria), los clientes pueden acceder a las góndolas virtuales, en las cuales cuentan con una oferta de más de 400 productos sin la necesidad de ir al supermercado más que para retirar el pedido, y obteniendo un 15% de descuento en el total de la compra.
Y tanto en Pinamar como en Mar del Plata, podrán utilizar el servicio exclusivo “Retira el cliente”, que les permitirá hacer sus pedidos telefónicamente o por Internet en www.discovirtual.com.ardesde la playa, y retirar su compra en el local.

Walmart implementó un sistema de compra online para el inicio de clases

Walmart Argentina lanzó un novedoso sistema de compra online para anticiparse al nuevo ciclo lectivo, que permite ahorrar tiempo y dinero en una misma operación, ingresando en http://www.hacelafacilyahorra.com.ar. Mediante este sistema, el cliente envía un detalle de los útiles escolares deseados, que posteriormente se cargan al carrito de compras. En el siguiente paso, se confirma el armado de la lista por mail. Finalmente, se elige un día y horario para recibir los productos en el domicilio o retirarlos de la tienda, ahorrando tiempo sin necesidad de pasar por la línea de cajas.

De esta manera, los clientes pueden disfrutar su tiempo libre y anticiparse al inicio de clases. Además, pueden aprovechar los días en los que las entidades bancarias ofrecen ahorros, ya que las mismas propuestas bancarias que existen para cada sucursal son replicadas en la compra online.

Este nuevo e innovador servicio permite realizar las compras escolares desde el hogar u oficina, de la manera más cómoda y segura. Así, continuamos ofreciendo más y mejores alternativas para que nuestros clientes ahorren dinero y vivan mejor, expresó Gustavo Sambucetti, Gerente de eCommerce de Walmart Argentina.

Emiliano Schwartz



Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 57 seguidores

Archivos

Twitter