Posts Tagged 'aguinaldo'

“¿Consumo, ahorro o pago de deudas? ¿Qué harán los argentinos con el esperado aguinaldo?”

El dilema del aguinaldo, consumo o pago de deudas

¿Pago de deudas, ahorro o consumo atrasados? ¿A dónde destinarán el dinero del aguinaldo y del bono del fin de año los argentinos que recibirán esos extras durante diciembre? En un contexto de alta inflación y caída del poder adquistivo, el margen del dinero que se dirigirá al consumo será más limitado que años anteriores, según estiman los economistas.

Para Gerardo García Oro, investigador en IERAL de la Fundación Mediterránea, el impacto del bono se verá reducido porque una parte se pagará en febrero, con el sueldo de enero. “Lo que sí es claro es que la masa salarial perdió un 9% en términos interanuales al cierre de este año. Los salarios perdieron fuertemente contra la inflación”, destacó el economista.

La masa salarial es el resultado del producto de dos variables: empleos por haberes y retribuciones laborales. Por lo tanto, es previsible que durante las fiestas el consumo se mantenga en niveles bajos.

En el caso de los trabajadores informales, puede también haber algún tipo incentivo por alguna negociación particular y, en ese caso, lo más probable que ese dinero vaya directamente a consumo o al pago de deudas acumuladas de las familias. “La situación del aumento de las tarifas seguramente haga que parte de ese bono tienda a paliar esos compromisos”, destacó García Oro.

Los especialistas aseguran que el impacto de aguinaldo y bonos en el consumo será limitado

El especialista recordó que en la Argentina, hay 4,4 millones de asalariados en la informalidad que no necesariamente reciben alguna retribución y otros 3,2 millones de cuentapropistas no profesionales que también están en una situación de más fragilidad.

Con todo, los niveles de deuda de los consumidores argentinos aun se mantienen en niveles moderados. “No vemos que los niveles de irregularidad del crédito al sector privado sean alarmantes, según los últimos datos provistos por el BCRA, que son de septiembre; lo que no quita que exista una tendencia alcista dada la profundización de la caída en la actividad y la aceleración de la inflación de los últimos meses”, explicó Nicolás Crespo, analista económico de la consultora Elypsis.

Según el último informe de bancos del BCRA, que corresponde a septiembre, la morosidad de los préstamos a las familias se incrementó, en promedio, ligeramente hasta 3,6% de la cartera. En el caso de las líneas al consumo, que incluyen a las tarjetas de crédito, el porcentaje ascendió a 4 por ciento.

“De esta forma, el aguinaldo, el bono al sector privado registrado, el bono al sector público y los aumentos por movilidad social a jubilados, pensionados y asignaciones ayudarían a apaciguar el clima de tensión social hasta que comience la verdadera recomposición del poder adquisitivo, con la entrada en vigencia de los acuerdos paritarios de 2019 que apuntarían a aumentos mayores a la inflación esperada como compensación por lo ocurrido este año”, añadió Crespo.

Esto, claro, siempre que se cumpla con la condición de que la inflación continúe una trayectoria descendente, como comenzó a suceder desde el pico de septiembre.

Para que el dinero de aguinaldo y bono llegue a tener impacto en el consumo, coinciden los especialistas, deberá haber tranquilidad en dos variables: cotización del dólar e inflación. “Son los temas que pueden poner más nerviosos a los consumidores. Dicho eso, sin dudas, el bono y el aguinaldo son paliativos que van a permitir atemperar un contexto per se complejo”, destacó Oliveto, fundador de la consultora W.

Según su visión, será una Navidad con un consumidor “austero recargado”, que va a comprar buscando la mejor oportunidad. Por eso, los estímulos que pueda generar el mercado van a estar siendo seguidos con mucha atención y ya se prevén que haya varias promociones de alto impacto, al estilo “sale” americano.

Para mover la aguja esta Navidad, tenés que ser capaz de llamar la atención“, advirtió Oliveto. Un ejemplo fue el reciente Black Friday, con descuentos que permitieron a las marcas crecimiento de 40% en facturación y 22% más de tickets que el año pasado.

Para Oliveto, el panorama de consumo para este fin de año se puede comparar con 2009. “La diferencia es que este año la caída es más marcada en el cuarto trimestre y llegás a la la Navidad en el punto más frío del año“, explicó. Además, hoy le quita dinamismo al consumo la falta de financiamiento o el financiamiento muy caro.

Para Juan Manuel Primbasmanager director de la consultora especializada en consumo masivo Kantar Worldpanel, estos adicionales al salario van a tener un impacto relativamente bajo en el consumo. Entre otras razones, porque no alcanzará a todos los asalariados y el pago será diferido en dos cuotas. “Es una ayuda de corto plazo, para pasar las Fiestas, pero no creo que tenga un alto impacto“, dijo. Para la recuperación del consumo, según su visión, tiene un impacto más positivo la desacelaración de los precios.

Infobae

“Gobierno apuesta todas las fichas para mover el consumo en Diciembre”

Resultado de imagen para navidad ahora 18 auh

Esperaba un repunte del consumo antes”, se sincera Miguel Braun, secretario de Comercio. “Llegará el año que viene”, confía. En Hacienda y Finanzas piensan más o menos lo mismo.

¿Resignación? ¿recálculo? Da igual. Lo que importa de cara a diciembre es que el Gobierno apunta a darle un lavado de cara a la economía. ¿Cómo? A través de dos pasos. Uno ya cumplido. Se aseguró, en octubre, la plata para cerrar el año con una colocación de casi US$10.000 millones y un blanqueo de capitales que luce exitoso. Y ahora, con la “caja llena”, Mauricio Macri se apresta a cambiar el clima de la economía antes del brindis y el pan dulce.

Las medidas son estas:

*Programas de consumo como “Ahora 18”, “Canasta navideña” y “El mercado en tu barrio”.

*Eximir el pago de Ganancias sobre el medio aguinaldo.

*El pago un bono extra a empleados provinciales y municipales.

*Dar $1.000 a jubilados que cobran el haber mínimo.

*Pagar $1.000 a cada hogar que perciben la AUH.

*Por último, otorgar $200 a cada hogar que percibe la AUH por cada hijo extra.

Todas estas acciones provienen, básicamente, de tres ministerios: Producción (planes de consumo), Hacienda y Finanzas (exención impositiva) y Acción Social (ley de Emergencia Social). En ese eje, consideran algunos analistas, la baja de tasas del Banco Central quedó alineada con este lavado de cara pro consumo que buscan desde la Casa Rosada.

Braun reconoce que “el crédito hoy en Argentina es caro”. Bajo su órbita, por ejemplo, funcionan programas de consumo como el “Ahora 18”. Considera que este tipo de políticas morigera las condiciones que el sistema financiero plantea a los consumidores.

–¿Por qué el Gobierno decidió lanzar estos planes?

–En el caso del “Ahora 18” fue por la aceptación del “Ahora 12”, que este año creció 30%. Para 2017 ampliamos rubros, extendimos las cuotas y pensamos que esto es un aliciente en un momento donde el crédito personal es caro.

Los economistas privados coinciden: las medidas pro consumo de diciembre significarán una inyección de unos $20.000 millones al bolsillo de un sector de los argentinos. Todo en un mes. Podrían ser $27.000 millones como máximo. La cifra final dependerá de cuántas provincias paguen el bono –hasta ahora son Mendoza, Misiones, La Pampa, Salta, San Luis, San Juan, Santiago del Estero, mientras que están negociando Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires–, y qué proporción de empresas haga lo mismo. Van tres estimaciones:

*Dante Sica, director Abeceb, calcula que “El paquete fiscal será de entre $15.000 millones y $20.000 millones, esto es 0,25% del PBI en un solo mes”.

*Lorenzo Sigaut Gravina, economista jefe de Ecolatina, hace este cálculo: “Suponiendo que el 60% de los empleados privados cobren el bono, porque hay muchas pymes que no podrán pagarlo, el monto que inyectará el Gobierno será $23.617 millones, 0,30% del PBI”.

*Martín Vauthier, economista del Estudio Bein, se inclina por “unos $20.000 millones”.

¿Esto alcanza?

La pregunta que sigue es, ¿alcanza todo esto para cambiar el clima económico como pretende el Gobierno? “Las medidas servirán para sostener el consumo mientras la economía se reactiva”, dice Braun. “El gasto de los hogares cayó porque el poder adquisitivo bajó pero también porque vivimos un cambio de época: los consumidores están en modo precaución por la incertidumbre con las tarifas y porque ahora hay alternativas al consumo como sacar un crédito hipotecario”.

Ramiro Castiñeira (Econométrica) y Vauthier son escépticos con el paquete navideño. “Sirven para pasar el verano”, se refiere Castiñeira a las medidas pro consumo. Ambos creen que el consumo traccionará cuando los salarios crezcan a un ritmo mayor que la inflación. Y que la inyección de estos $20.000 millones parece limitada para mover una bola de $8 billones (casi 75% del PBI) que van destinados al consumo.

Sica y Sigaut Gravina son más optimistas. “Mi pronóstico de crecimiento del PBI 2017 está en torno a 3,8% y no lo bajamos todavía porque veremos qué pasa con este paquete fiscal importante del Gobierno en diciembre”, dice el ex secretario de Industria. “Será relevante macroeconómicamente”, opina el economista de Ecolatina.

Miguel Kiguel está de acuerdo con estas medidas del Gobierno. “La economía es como un auto al que le arreglaron el motor, le cambiaron el aceite y los filtros. Está listo para salir a la ruta pero que al momento de darle arranque no enciende. La solución clásica en ese caso es empujarlo. Con esta economía pasa lo mismo”.

Según la consultora FyE, la capacidad de compra de las familias dejó de caer desde julio registrando cuatro variaciones positivas. Y espera un repunte de 3,8% para el último trimestre respecto al tercero.

Macri ya está sentado al volante. Cabrera, Stanley y Prat-Gay se bajaron del auto y están para empujar. Rumbo: a pasar el verano y que arranque la economía.

IECO

Los comerciantes y el Gobierno ya le rezan a “San Aguinaldo”: ¿podrá realizar el ansiado milagro consumista?

Pocas veces la llegada del medio aguinaldo de junio había sido esperada con tanta ansiedad como este año.

Para los asalariados, representa más oxígeno en un momento en el que la inflación determinó una caída real en la capacidad de consumo.

Para los comerciantes, la esperanza de un pico estacional de ventas que permita tomarse revancha luego de meses “fríos” en las góndolas.

Para el Gobierno, la gran posibilidad de que un alza en el consumo genere una mejora en el humor social que pueda traducirse en votos para los candidatos del oficialismo.

Pero aunque “San Aguinaldo” puede hacerle “favores” a la economía, no hace “milagros”.

Los expertos creen que sí vendrá un repunte de ventas, pero advierten que no hay que ilusionarse con un boom consumista.

“Va a haber un alivio o un respiro, pero estará lejos del furor de otros tiempos”, precisa Emiliano Schwartz, analista de la consultora Tomadato.

En este punto, los analistas coinciden en señalar que, en “la previa” a las votaciones presidenciales, el oficialismo pondrá especial atención en que el consumo -histórico caballito de batalla del modelo K- “no decaiga”.

“En estos momentos, el Gobierno está muy interesado en que los argentinos tengan más dinero”, dice a iProfesional Schwartz desde Tomadato.

Y agrega que, a medida que se vaya acercando el cierre del año, “desde el oficialismo van a subir la apuesta por que los bolsillos estén un poco más engordados”.

Sin embargo, esta estrategia tiene un talón de Aquiles. Y una de las razones por las cuales los expertos esperan una mejora “tibia” está en la pulseada que el dólar está jugando por lospesos extra que hay en los bolsillos.

Sucede que, a medida que se va acortando la recta hacia las elecciones, paralelamente fue incrementándose la incertidumbre entre los ahorristas, inquietud que días atrás quedó plasmada en la suba del blue y en un aumento de la brecha respecto del oficial.

La demanda de divisas, además, explotó en el arranque de julio: por las ventanillas oficiales la AFIP habilitó la compra de más de u$s160 millones. Esto implica que, en apenas dos jornadas, los argentinos adquirieron el equivalente al 30% de todo el mes pasado. 

Este inicio caliente en materia cambiaria no sólo deja al descubierto la crecienteincertidumbre. También demuestra que al Gobierno, en su carrera por reeditar un mini boom de consumo, le salió un competidor fuerte como es el billete verde, clásico refugio para los ahorristas.

“La actual recuperación de los ingresos no se trasladará 100% a un repunte del gasto de las familias, porque una porción significativa de ese incremento se volcará a la compra de dólar ahorro,”, agregan

En tanto, desde Finsoport, Jorge Todesca estima que la combinación de las paritarias, más el aumento de la Asignación Universal por Hijo y el incremento de las jubilaciones, permitirá que se vuelquen al mercado unos $175.000 millones. 

Pero el analista también es de los que advierte que una porción de ese monto terminará siendo destinada al atesoramiento a través de la compra de divisas. 

En este contexto, desde el área de Consumo Masivo de Deloitte, destacan que parte de la clase media y alta no serán tan funcionales a la estrategia oficial de potenciar el consumo.

Al respecto, señalan que una proporción de los ingresos irán a dólar ahorro y a viajes, especialmente al exterior.

No es menor el dato de que el saldo por gastos con plásticos en moneda extranjera alcanzaron al 20 de junio los casi u$s380 millones, un 80% más que el nivel registrado en igual fecha del año pasado.

No sólo eso: durante el primer semestre, el dólar ahorro, la compra de paquetes y aéreos y el “tarjeteo” en el exterior, implicó que los argentinos dejen de volcar al consumo uno u$s4.400 millones, un 35% por encima del mismo lapso de 2014.

Esta cifra equivale a lo que todos los argentinos gastan en supermercados a lo largo de dos meses y medio. 

Para Daniel Vardé, de Deloitte, las clases bajas y medias bajas serán las que destinarán una mayor proporción de sus ingresos a la adquisición de bienes de consumo y alimentos.

“Ahí es donde el Gobierno apunta todos los esfuerzos“, afirma.

Rubros más favorecidos
Para la consultora Quantum, que dirige Daniel Marx, la economía está “ingresando en una etapa de volatilidad cambiaria. Le cuesta reactivarse pese al aumento del crédito personal y en las tarjetas de crédito”.

Desde la consultora Ecolatina, en tanto, apuntan a que si bien aún no se observa un repunte claro de la actividad y las señales son mixtas, “igualmente se pueden observar brotes verdesen algunos sectores y rubros comerciales“.

Algunos de los rubros que pueden verse beneficiados por una recuperación del salario en términos reales son:

Supermercados: si se consideran los datos oficiales correspondientes a los primeros cinco meses del año y se los ajusta por la inflación Congreso, entonces surge que el consumo de las familias en las grandes superficies se achicó un 7% en comparación con el registro del año pasado.

Sin embargo, los empresarios miran con atención la tendencia: en mayo, las ventas en los hiper bajaron apenas 0,1%, la menor contracción desde marzo. Así es como esperan un repunte para junio.

José Ignacio Amodei, analista de CCR consideró que “es esperable” que en las próximas semanas haya una mejora notoria, debido al cierre de paritarias, a las actualizaciones de los planes sociales anunciados por el Gobierno y al cobro del aguinaldo.

“La duración del cambio va a estar signada por la velocidad del aumento de precios respecto de la mejora de los ingresos”, advierte.

• Alimentos, bebidas y perfumería: al trazar una radiografía sobre los rubros que se están viendo motorizados en los supermercados, desde Abeceb destacan el comportamiento de las bebidas, especialmente el de los vinos.

Según un informe realizado por la consultora, en los primeros meses de 2015, el consumo interno de vinos mostró un fuerte repunte. “Esta mejora estuvo apalancada por el abaratamiento relativo de este producto en relación a otras bebidas, como las cervezas y gaseosas. También está incidiendo la recuperación registrada en el salario real, que está dando cierto impulso al consumo interno en general”, apuntan.

Paralelamente, de acuerdo con un análisis de la consultora Kantar Worldpanel, una de cada tres categorías de consumo masivo que decrecían en 2014 están mostrando una tendencia positiva. Entre ellas, destacan el caso de productos de tocador, como desodorantes y shampoo, y alimentos como leche líquida, postres y cacao en polvo. 

Según Oliveto, luego de caer 2,2% en 2014, “las proyecciones que hoy tenemos indican que lasventas de alimentos y bebidas crecerán 1% en 2015″.

Electrodomésticos: desde el Estudio Bein indica que el consumo será impulsado, en parte, por el financiamiento vinculado al plan Ahora 12 o al Renovate. Y uno de los grandes beneficiarios de esta iniciativa son los artículos del hogar y los pequeños electrónicos. 

En el caso de heladeras y lavarropas, desde la gerencia comercial de Frávega, confirmaron aiProfesional que “el plan canje ayudó a impulsar la demanda de lavarropas y heladeras. De hecho, el primer semestre lo cerramos con una tasa de variación positiva respecto al mismo período del año pasado. Y esperamos que la tendencia continúe en los próximos meses”.

Además, indicaron que “en el caso de tablets, celulares y televisores también hemos notado una interesante recuperación. Y esta mejora obedece al incentivo que generan los planes de cuotas o los descuentos, pero también al efecto generado por las mejoras salariales”.

Según el relevamiento de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, los artículos del hogar y electrónicos vienen de crecer casi 8% en mayo, siendo uno de los rubros que lideraron las subas.

Según Oliveto, las ventas de tecnología podrían cerrar el año con un incremento del 5%, luego de un difícil 2014.

• Indumentaria: son muchos los empresarios del rubro que esperan que el “efecto aguinaldo” funcione como un fuerte activador de las compras de los argentinos y que mantenga el impulso tras el incremento en materia de ventas que vivieron los comercios durante el mes de junio, con motivo del domingo del Día del Padre.

Desde la Federación de Cámaras y Centros Comerciales de la República Argentina (Fedecámaras), Rubén Manusovich, señala que la demanda “se está viendo impulsada por elcobro del aguinaldo y el anticipo de acuerdos salariales”.

Además, estima que de la mano del plan Ahora 12 -que ya movió $20.500 millones-, el rubro indumentaria siga en terreno positivo, dado que explica casi el 40% del total de operaciones realizadas bajo esta iniciativa.

• Autos: su recuperación no responde tanto a un “efecto aguinaldo”, como sí a una mejora de los salarios en términos reales. Más allá del cortocircuito entre el Gobierno y las terminales por la no actualización del impuestazo -lo que provocó incertidumbre y dejó al mercado sin precios-, lo cierto es que junio mostró el primer síntoma de recuperación y le puso fin a un larga racha negativa. 

El mes pasado, los patentamientos se incrementaron un 6% y desde Abeceb estiman que, de no surgir más problemas a nivel tributario o por la falta de dólares, el sector está en condiciones de consolidar una leve recuperación.

Para Oliveto, la compra de autos se recuperará. Y si el experto considera que la actividad no terminará en terreno positivo, estima que sí se recortarán considerablemente las caídas. Tras desplomes del 28% al inicio dle año, estima que los patentamientos cerrarán 2015 con una baja menor, del 10%.  

• Motos: es uno de los sectores que más está creciendo. Y este rubro es un buen termómetro porque una gran parte de la demanda es motorizada por sectores medios y medios-bajos. Desde la Asociación de Motovehículos informaron que en junio las ventas crecieron casi 20%.

Y si bien en el acumulado de los seis primeros meses los patentamientos siguen por debajo -con una caída del 9%-, Oliveto estima que la demanda podría cerrar el año incluso con un “leve alza”. 

Diego Dinitz, presidente de la entidad, sostiene que “el crecimiento por cuarto mes consecutivo nos hace pensar que estamos frente a una tendencia que, de no producirse algún suceso extraordinario, nos va a acompañar hasta el final del año, y eso es alentador”.

Bajo la óptica de Economía & Regiones, “el conjunto de políticas gubernamentales y el medio aguinaldo, lograrán una mejora temporal del poder adquisitivo de todos los sectores económicos en los meses previos a las elecciones, con lo cual el consumo y el nivel de actividad encontrarán su pico más elevado de 2015 durante este tercer trimestre“.

A modo de síntesis, para Oliveto, el balance será agridulce en términos de demanda: “Esperamos un año moderadamente mejor al pasado, especialmente en el segundo semestre, lo que no implica un boom de compras

Hay recuperación, pero no hay fiesta“, concluye.

IProfesional


Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 69 seguidores más

Archivos

Twitter