Archivo para 29 febrero 2016

“Promo sapiens”: los descuentos son el nuevo GPS de los consumidores

Cada fin de semana los supermercados tientan a los clientes con promociones agresivas.

El consumidor arranca su domingo en un bar. Mientras toma el café, chequea en el diario las promos de cada súper y define que irá a la cadena que le ofrece 40% de rebaja en útiles escolares. Pide la cuenta antes de las 11, porque el 25% de descuento en desayunos rige hasta esa hora. Y se va a hacer su compra. Pero antes carga nafta en la estación donde puede ahorrar 10% y pasa por el shopping a llevar en 12 cuotas sin interés unos pantalones que ya había visto el martes, cuando sólo le daban tres. Más tarde, irá con sus hijos al cine donde tiene 2×1, cenarán en un restorán pagando 20% menos y tomarán helado a mitad de precio con un cupón que le dieron en el súper. Así terminará otro día donde las “promos”, como un GPS, guiaron su consumo.

Este modo de comprar, impensable hace una década, creció con fuerza en los últimos años para cuidar el sueldo de la inflación, y se terminó imponiendo. La vergüenza de usar descuentos se perdió, las billeteras se llenaron de tarjetas, los comercios se habituaron a lanzar “oportunidades” en forma constante; y sus clientes, a esperarlas. A tal punto que los expertos ya hablan del comprador local como un “descuentamidor” o “promo sapiens”, en extremoplanificador, reactivo a beneficios e infiel a las marcas.

“El hábito empezó a crecer tras la crisis del 2001 y hoy ya asombra quienes nos ven desde el extranjero. Antes, preguntar por descuentos era algo de gente pobre. Era raro y hasta estaba mal visto en sectores medios y altos. Pero hoy el hábito se asocia a la inteligencia y se da en todos los niveles. Según los beneficios, se define qué comprar, cuándo, cuánto, dónde y de qué marca”, explican Ximena Díaz Alarcón y Mariela Mociulsky, directoras socias de la consultora especializada en tendencias Trendsity.

“El problema –agregan– es que, como la compra con descuento se volvió la regla, para las marcas es cada vez más difícil impresionar: 20% ya es poco. Además, se instaló la idea de que el precio común está ‘inflado’. Entonces, el que accede al ahorro ya no siente orgullo. Le parece que pagó el precio real, el precio justo. Y el que paga el valor normal cree que está perdiendo.”

Ya el año pasado, en una encuesta nacional de la consultora CCR, el 89% se definió como buscador de ofertas, “promos” y descuentos, y el 40% dijo que elegía el día de compra según los beneficios. Postergar la adquisición hasta que haya una rebaja y comprar en cantidad cuando aparece es otra de las estrategias. Y también “caminar”: un estudio de Kantar Worldpanel mostró que más de la mitad de la gente está visitando varios locales para llevar las ofertas de cada uno.

“Los consumidores comparan cada vez más y esperan los beneficios. Si el monto es chico, buscan comprar el día de más descuento. Si el monto es grande, vuelven el fin de semana para pagar en 12 cuotas con el programa Ahora 12”, grafica Fabián Javier Castillo, secretario de Relaciones Institucionales de la CAME.

Un gran aliado del “promo sapiens” es Internet porque hoy, en el celular, cientos de aplicaciones ayudan a encontrar las rebajas. La app Mundo Descuento, por caso, permite al usuario ingresar sus tarjetas y le muestra todos los descuentos cercanos que puede aprovechar. Se lanzó hace ocho meses y, casi sin publicidad, ya tuvo más de 80.000 descargas. “Vemos que el lunes a la mañana muchos usuarios ya planifican toda su semana de consumo según los descuentos”, comentan sus creadores.

Guillermo D’Andrea, director del Centro de Mercados y Retail de la escuela de negocios IAE, reflexiona: “Los clientes están mucho más informados, tienen más poder. Eso obliga a las empresas a competir por precio, pero también a mejorar la experiencia de consumo, para que el cliente no los cambie ante la primera oferta agresiva de otros”.

En este marco, las clásicas tres B del producto ideal parecen haberse ampliado a cuatro: bueno, bonito, barato… y con beneficios.

__

Sin cuidado, “ahorrar” sale caro

Hoy puede darse la paradoja de usar descuentos en forma cotidiana y, al mismo tiempo, estar gastando de más. Esto ocurre cuando los consumidores no prestan atención a la “letra chica” de los beneficios y a los costos ocultos del sistema. Para evitarlo, expertos aconsejan:

  • Leer las condiciones de las “promos” para ver si siguen vigentes, si rigen en la sucursal que se planea visitar y si son acumulables con otras. Las ofertas de los súper, por ejemplo, en general excluyen a los productos con “precio cuidado”.
  • Revisar cuál es el “tope de reintegro” de los descuentos con tarjeta bancaria. A veces se alcanza en pocos días y, sin saberlo, el resto de las compras del mes se realizan sin el beneficio esperado.
  • Considerar que cada tarjeta, en especial si es de crédito, trae costos de mantenimiento que pueden ser altos, como el de renovación. Así, para quien tiene varios plásticos, el gasto puede superar a los supuestos ahorros.

Clarín

Anuncios

Preparan guerra de ofertas para captar $ 37.000 M que ‘se liberarán’ por Ganancias

 Preparan guerra de ofertas para captar $ 37.000 M que ‘se liberarán’ por Ganancias

El aumento del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias volcará al mercado un volumen cercano a los $ 37.000 millones y los comercios harán todo lo posible para captar la mayor porción posible de ese total. Para esto apelarán a una estrategia que se afianzó mucho durante los últimos tiempos, y que incluso ya se transformó en un aliado clave para las empresas: las ofertas y promociones, aunque ahora se profundizará este camino.
Empresarios ligados al sector del comercio afirmaron a El Cronista que “las promociones ya son parte panorama habitual para los consumidores”, aunque ahora también se transformarán en un importante argumento a la hora de captar ese ‘excedente’ en los salarios.
“Siempre es importante que aparezcan noticias como estas porque colaboran a la mejora del consumo. Junto a los incrementos que se darán en las paritarias, creemos que se transformarán en un aliciente para los consumidores”, dijo Carlos de la Vega, presidente de la Cámara Argentina de Comercio (CAC).
De todos modos, el empresario sostuvo que, incluso pese a los cerca de $ 37.000 millones que se estima queden disponibles para volcarse a la economía, “no se puede esperar que se de un crecimiento explosivo. Podemos esperar una mejora, pero no hay que hacerse falsas expectativas”. Desde el supermercadismo, mientras tanto, también resaltan la importancia que tendrán las promociones para captar parte de ese dinero.
“En primer lugar se debe tener en cuenta que la inercia que traen las ofertas y promociones en el mercado local es hoy prácticamente imposible de detener. En base a esto se puede esperar que esta tendencia se acentúe como consecuencia de esta necesidad de salir a buscar con mayor fuerza a los clientes”, precisaron empresarios ligados a este segmento económico.
“Es positivo que se de una inyección al capital de consumo de una de las partes más bajas de la pirámide; por esto se puede pensar en que en algún punto ese dinero extra ahora se desembolsará en el comercio”, precisó otra de las fuentes. Quienes aparecen en primer lugar como los segmentos que más podrán aprovechar este nuevo escenario son las cadenas, como supermercados y retailers.
De la Vega entiende que los supermercados, por ejemplo, tienen mayor capacidad para llevar adelante este tipo de promociones, sobre todo por la mayor posibilidad de cerrar acuerdos con bancos o las propias productoras de alimentos, de modo de ofrecer a sus clientes diferentes promociones.
Por su parte, los pequeños comercios verán acotada esta posibilidad ya que justamente no cuentan con la espalda que sí tienen los grandes comercios. En el sector se estima que casi el 40% de las ventas se cierra hoy de la mano de ofertas y promociones, una porción nada despreciable a la hora de analizar la mejor forma de llamar la atención de potenciales clientes que además, ahora, contarán con algo de dinero extra en sus bolsillos.

Cronista

“Las promociones ya representan el 20% de las ventas de los súper”

Consumo en supermercados.

Debido a la inflación y su efecto corrosivo sobre el consumo, las cadenas de supermercados no pueden prescindir de las promociones para atraer clientes y sostener el negocio. Por eso, las compras bajo promoción vienen ganando participación en el total y ya representan el 20% de la facturación de las cadenas, según un sondeo de la consultora KantarWorld Panel.

Según una encuesta que realizó la consultora, al ser consultados sobre la frases con las que más se identificaban, los participantes del sondeo respondían “busco comprar productos que estén en promoción”, con el 52% de las respuestas. En este grupo se destacan los hogares de niveles altos y medios. En tanto, la frase “compro en distintos lugares buscando el mejor precio” se alzó con el 51%, en este caso, traccionadas por los niveles medios y bajos.

Si bien no es nueva, esta forma de achicar los gastos se potenció a partir de las fuertes remarcaciones que se registraron en todos los comercios en diciembre, tras la devaluación del peso. La suba de los precios produjo una fuerte e inusual caída de las compras en el mes de las Fiestas. Según la consultora, los volúmenes vendidos mermaron 5,4% en ese lapso, impactando en una caída del 0,8% promedio en el último trimestre de 2015. Las categorías más castigadas en este período fueron jugos de soja, jugos concentrados, leches cultivadas, margarina, pan de molde y jugos en polvo. Como contrapartida, crecieron los yogures enteros, los jugos listos y las leches saborizadas.

El cambio entre los productos más vendidos y los que perdieron participación en las ventas se explica por una cuestión estacional pero, fundamentalmente, porque los primeros tuvieron mayores incrementos en los precios.

“La búsqueda de promociones y el crecimiento de marcas propias nos hablan de un consumidor en búsqueda de optimizar su presupuesto”, resume Ariel Martínez, country manager de Kantar Worldpanel.

El analista confirmó que los volúmenes de consumo de la canasta básica cerraron el 2015 con una caída del 0,1%. También la baja fue registrada por la consultora CCR, que contabilizó una caída del 0,2%.

A raíz de las acciones de las cadenas para mitigar el golpe al bolsillo también se están viendo otras aristas del consumo. “Las marcas propias traspasan los límites del discount y crecen en otras cadenas como Carrefour, Walmart y La Anónima y se presentan como una opción de menor precio en comparación a las primeras marcas”, según Kantar. Los rubros donde están más desarrolladas las marcas propias son los congelados y alimentos, sin embargo en 2015 crecieron en bebidas y cuidado del hogar.

IECO

“El Gobierno vigilará online los precios de los supermercados”

 Supermercados esperan convocatoria por precios pero dudan de la eficacia

Precios Cuidados, la amenaza de abrir la importación, el debate sobre la cadena de valor y ahora la lucha contra los monopolios y el control online de la remarcación en los supermercados. Lo que podría llamarse la etapa “morenista” del macrismo desnuda la preocupación del Gobierno por la inflación y, sobre todo, por el control de las expectativas de cara a las paritarias salariales.

La carne fue el símbolo de la suba de precios en los últimos días. A pesar de que el oficialismo, supermercados e incluso analistas privados estiman que hoy se da una leve desaceleración de la inflación, los bolsillos de los argentinos continúan crujiendo tras el impacto de la devaluación de diciembre. Aún sin medidas de fondo para contener los precios, pero con el objetivo de ganar el centro de la escena, el Gobierno decidió mostrar fuerza.

Las últimas dos novedades son, en realidad, viejas banderas kirchneristas. El Ministerio de Producción anunció que esta semana saldrá la resolución oficial que creará un sistema electrónico de información de precios para los consumidores, que estaría operativo en “un par de semanas”. Será -explicaron fuentes oficiales- de fácil acceso y en tiempo real. Como agregaría la ex presidenta Cristina Kirchner, buscará “empoderar” a los consumidores.

“La información es poder, y queremos ese poder en manos de la gente”, afirmaron en la cartera que conduce Francisco Cabrera, y agregaron: “Uno de los grandes problemas de la inflación es que perdemos referencias de precios. No sabemos cuánto cuesta cada cosa, y el costo de ir de un mercado a otro para comparar es muy alto. Con esta herramienta podremos comparar en forma instantánea los precios de los distintos comercios de la zona”.

En los supermercados minimizaron el beneficio que este sistema podría ofrecer para la lucha contra la inflación, aunque lo calificaron de “útil para alguna compra puntual”, pero no para las compras diarias de los consumidores. “Para auditar o controlar los precios no tiene mucho sentido. Su anuncio es más bien un tema psicológico o mediático”, calificaron.

Incluso Guillermo Moreno intentó implementar un sistema similar durante su mandato en la Secretaría de Comercio Interior. LA NACION preguntó a las nuevas autoridades por las similitudes. “Las herramientas son parecidas. El punto es cómo se las aplica”, recalcaron.

¿Cómo funcionará el sistema? Básicamente, las grandes cadenas de supermercados de todo el país tendrán que informar obligatoriamente los precios de todos sus productos a una página web, que cada consumidor va a poder consultar desde su teléfono móvil. Será de actualización inmediata. Esa base será puesta a disposición de desarrolladores de aplicaciones móviles para generar herramientas que hagan “más amigable” el uso de la información. Según el Gobierno, los supermercados que no cumplan con la disponibilidad de la información en tiempo real “serán pasibles de multas”, y eso sería “estrictamente controlado” por el Estado.

“La información de faltantes dependerá de la aplicación, pero estiman que se armará un sistema reputacional que permitirá a los consumidores premiar a los supermercados con mejores precios y ofertas”, explicaron. “Es decir, mejora la competencia y pasamos de control estatal a control ciudadano.” En el Gobierno agregaron que para los pequeños y medianos subirse a la plataforma comerciantes será optativo.

La segunda medida oficial será el renacimiento de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC). Según indicó el secretario de Comercio, Miguel Braun, LA NACION, se buscará un modelo similar al que tiene Chile (ver aparte). El Gobierno quiere que este organismo siga las buenas prácticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Chile es el único país de la región que pertenece a ese grupo.

La nueva CNDC buscará “identificar y prevenir conductas anticompetitivas y cartelización de mercados”. Tanto el sistema online de información de precios como la CNDC dependerán de Braun y del subsecretario de Comercio Interior, Javier Tizado (h.). “De esta manera, se velará por los intereses de los consumidores y se evitarán abusos que afecten el bolsillo de la gente”, cerraron.

Herramientas contra la suba de los precios

Control on line

La Secretaría de Comercio, que dirige Miguel Braun, presentará este viernes un sistema de información on line para vigilar los precios de los supermercados. Estará operativo en “un par de semanas”.

Aplicación móvil

El sistema será una base de datos con información que los supermercados estarán obligados a dar y a actualizar en tiempo real. Desarrolladores privados podrán crear una aplicación para comparar los precios de todos los comercios.

Poder a los ciudadanos

El nuevo sistema, que en algún momento había impulsado sin éxito Guillermo Moreno, busca otorgar a los consumidores más información para que puedan comprar de manera inteligente.

Sin cartelizaciones

La renovada Comisión Nacional de Defensa a la Competencia seguirá el modelo chileno, anunció Braun, y buscará evitar cartelizaciones y abusos de poder en el sector.

La Nación

“Bolsillos más apretados: también la venta en los supermercados sufrió una caída en 2015”

La evolución de las ventas en los supermercados es uno de los principales indicadores de cómo se encuentra el bolsillo de los argentinos.

En este sentido, de un reciente informe de la consultora especializada en consumo CCR, se desprende que 2015 fue un año “flojo”.

En el estudio se indica que en el acumulado del año se registra una caída del 0,2%, especialmente debido al primer semestre.

Además, se señala que “la caída es traccionada por el canal tradicional, que terminó con una baja del 0,6 en el mismo período”.

En la segunda mitad de 2015, el nivel de compras mejoró. “Vemos en los últimos seis meses un comportamiento con tendencia creciente y de estabilización, a partir de julio, salvo noviembre que presentó una leve caída”, destacan desde la consultora.

Otros datos que surgen del informe son que “hay categorías importantes como Cervezas y Gaseosas, que han presentado importantes crecimientos” y el hecho de que “la actividad promocional ha sido importante, y ya los ajustes de precios fueron menos marcados, sumado a las fechas festivas de Navidad y Año nuevo que generar mayor tracción de ventas y el cobro del aguinaldo”.

El rubro que más crece es Freezer, dado el fuerte desarrollo que realizan desde hace meses las cadenas de marcas propias.

Por categorías
A pesar de la caída generalizada en las ventas, desde CCR destacan que cuatro de un total de rubros han crecido. Puntualmente:

– Freezer.
– Bebidas con alcohol.

– Bebidas sin alcohol.- Heladera.

En cambio, la categoría Golosinas se mantuvo estable.

Las que presentaron caídas fueron:

– Hogar.
– Almacén .
– Cosmética.

Beneficios al consumidor
Para sostener la demanda en los supermercados, el canal presentó durante todo el año:

– Actividades promocionales.

– Acciones promocionales de descuentos diarios.

Promociones semanales.

– Acciones específicas de fin de semana.

– Precios cuidados.

– Desarrollo de marcas propias.

– Posibilidad de diferir el pago.

Un 25% consume Precios Cuidados

El 25% de los hogares argentinos declara comprar productos que se encuentren bajo el paraguas de Precios Cuidados, como una manera de cuidar el bolsillo al momento de hacer las compras para abastecer la casa, según se desprende de la investigación Relámpago LinQ que realizó Kantar Worldpanel.

Por su parte, el 52% de los hogares argentinos, principalmente los de los niveles socio económicos altos y medios, busca productos que estén en promoción.

Además, el 51% compra en distintos lugares buscando el mejor precio y la mayoría de los hogares que optan por esta estrategia son de estratos medios y bajos.

La respuesta de comprar en lugares donde tengan descuento con sus tarjetas de crédito y/o débito se alzó con 28% y se destaca en el nivel socio económico alto.

La base de la pirámide insistió en la opción de buscar marcas más económicas / de bajo precio.

IProfesional


Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 57 seguidores

Archivos

Twitter