“Pasado, presente y futuro: radiografía del consumo en Argentina”

Pasado, presente y futuro: radiografía del consumo en Argentina

En los últimos 15 años, Argentina tuvo consumo moderado o en caída tras la crisis del 2001; empezó a levantar con tendencia consolidada entre 2004 y 2005. Se mantuvo estable hasta antes de 2009, cuando estalló la crisis de las hipotecas que derivó en colapso global. Y luego hubo oscilaciones desde entonces a hoy, con el factor inflacionario repercutiendo en precios elevados y en una nueva configuración de la conducta de la demanda, que buscó alternativas para hacerse de productos. Por primera vez después de la dictadura del ’76, el cambio de gobierno en un proceso democrático culmina con niveles estables de demanda y una leve tendencia declinante, pero con una perspectiva de crecimiento paulatino de cara a lo que deberá afrontar la gestión nacional de Mauricio Macri. El tiempo que pasó alternó políticas que hasta los propios comercios piden se mantengan y buenas alternativas del Estado de cara al consumo, con deficiencias en la lucha contra la concentración económica en el sector alimentos, bebidas, y cadenas de ventas de esos bienes. Un estudio elaborado por la consultora internacional TrialPanel confirmó que casi siete de cada diez argentinos siguen eligiendo los súper e hipermercados para hacer las compras semanales. Las razones son, sobre todo, las variedades de productos y precios un poco más competitivos. A lo largo de los últimos años, los grandes supermercados han monopolizado junto con los proveedores el manejo de los precios, en una pulseada que favoreció a los grandes comercios que consiguieron mejores valores por su propia envergadura. Relegados a compras pequeñas quedaron los almacenes y supermercados chinos. También eso ocurrió, en parte, cuando a mediados de 2011 las grandes cadenas iniciaron procesos de adquisiciones de locales barriales para instalar bocas de proximidad propias, poniendo a competir a los almacenes con grandes grupos nacionales y extranjeros con mayor espalda financiera.

La política de Precios Cuidados que comandó la Secretaría de Comercio del kirchnerismo no logró modificar hacia la baja la cifra mensual de la inflación, pero sí estableció valores de referencia que permitieron que el consumidor compare, en góndola, productos iguales con diferente valor. El programa alcanzó una demanda tal, que los propios locales nucleados en la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) reclaman informalmente la continuidad de la iniciativa. Según cifras de esa entidad –que agrupa a Coto, Carrefour, WalMart, La Anónima y Cencosud, entre otros– Precios Cuidados y los subsidios directos o indirectos que estableció el gobierno cambiaron el eje de la pirámide de consumo: los sectores medios y medios bajos explican casi la mitad del consumo, sobre todo en cantidades. Una ecuación inversa a la de toda la década del ’90. El flamante titular del área de Producción del gobierno de Macri, Francisco Cabrera, prometió mantener el plan, que viene con un esquema de renegociación de valores trimestral. Sin embargo, será una contienda de cara a los próximos meses. Hace unos días, Fernando Santillán Brown, primo del actual secretario de Comercio Miguel Braun y sobrino del dueño de la cadena La Anónima, recibió a los referentes de la Cámara Alimenticia Copal. Encabezada por el dirigente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, la comitiva habló sin eufemismos de terminar con el programa oficial. Es que los proveedores quieren dejar de vender dentro del corset estatal para tener mayores márgenes de ganancia. La manera encontrada para operar contra los valores de referencia fue la presentación de proveedores de listas con aumentos de precios de entre el 30% y el 40%, dependiendo el producto. Inclusive, firmas grandes que vendían dentro del plan, como Granja Tres Arroyos, empezaron a vender el pollo dos o tres pesos más caro, con el mensaje de que si se quiere tener la mercadería, ese es el precio. Algo similar ocurrió con la proveedora de limpieza, aseo y alimentos Unilever.

Dependiendo de cómo se configure el escenario micro y macroeconómico desde el lunes próximo, Precios Cuidados será más o menos útil. Si Cambiemos confirma la devaluación prometida en campaña, en el corto plazo el consumo penará por no poder recuperarse. Los supermercados padecen ese momento desde casi el mismo tiempo de las PASO presidenciales: es natural, el 25% de las ventas totales de los comercios se realiza en los meses de noviembre y las Fiestas de diciembre.

“En el primer semestre del año, el consumo masivo creció un 1,2%, y en el mismo período la base de la pirámide consumió un 2% más”, detalló a Tiempo Argentino Juan Manuel Primbas, de la consultora Kantar. Los volúmenes vendidos por supermercados se mantuvieron sin crecer, y la perspectiva para 2016 será similar. Todo esto enmarcado en un síntoma de economías vecinas en caída, y un contagio en buena parte de la región.

Precios y mercados

El problema de las remarcaciones constantes y una inflación que sólo esporádicamente logró moderarse, reformuló hábitos de consumo. Más que nada en los sectores medios y bajos. Los súper mayoristas ganaron posiciones como focos de compra en cantidad y hasta se colaron en Precios Cuidados. En la misma línea, el Mercado Central se estableció como alternativa para hacerse de productos mucho más económicos. Sobre todo en frutas, verduras y lácteos, hay diferencias de entre un 50% y un 80% con la plaza convencional. La complicación logística para llegar hasta el Central obligó a replantear un esquema de mercados comunitarios en distintos barrios. Algunos muy demandados y otros que no llegaron a abrir sus puertas por decisiones políticas y empresarias, como el Mercado de Colegiales. Para Enrique Martínez, ex presidente del INTI y uno de los impulsores de políticas de economías comunitarias, “una cosa es encarar este tipo comercios comunitarios con la presencia del Estado, y otra sin el Estado”. El especialista contó que “lo que se necesita son ferias populares que confronten, sin intermediarios, a los productores y consumidores. A nivel municipal se pueden desarrollar estos ámbitos.” Martínez tiene una visión diferente con respecto al rol del Mercado Central: “Es muy bueno para el consumidor, pero el productor de tomate allí sigue perdiendo”, explicó y agregó que para que estos esquemas funcionen, todos tienen que quedar conformes. Para ejemplificar maneras estatales de fomentar mercados alternativos, citó el caso de los Estados Unidos, donde un programa oficial generó 10 mil mercados donde los productores venden directamente. Allí mismo, los consumidores financian cada feria, y luego cobran con productos de esas ferias. El resto de la mercadería se vende al público, allí la ganancia.

Los supermercados chinos, que alguna vez fueron refugio de precios bajos, hoy se pusieron casi a la par de los valores de los grandes súper. “Hoy venimos con una caída de la demanda en volumen de 1,2 puntos, esperamos que en la última semana de diciembre levantemos 3 o 4 puntos”, contó Miguel Calvete, de la Federación de Comercio Orientales. Y agregó que “hasta 2009, en las buenas épocas, el consumo a esta altura levantaba unos 12 puntos”. Para el empresario será difícil que se cumpla el acuerdo social y de precios que propone Macri. “Bajar los valores al 30 de noviembre es imposible por varias razones: primero, Comercio estuvo 60 días con ausencia de controles, y a eso se sumaron los aumentos de los últimos 15 días luego del anuncio de futuras medidas”, aseguró.

Carne, pan y textiles

Los esbozos de medidas que mostró Cambiemos durante la campaña contribuyeron a aumentar la incertidumbre, subiendo más los precios por especulación.

La carne aumentó hasta un 50% según la zona; y lo más notable fue el pan, que subió muy por sobre su valor. Es cierto que la carne, tanto en ganado en pie como en carnicerías venían casi sin modificaciones, pero la suba es irracional hasta para los carniceros.

“Todo dependerá de qué tipo de regulación comercial haga el nuevo gobierno, pero el panorama es incierto”, detalló Mariano Kestelboim, economista y consultor de empresas textiles. El rubro indumentaria ha tenido rendimiento dispar: la actividad fue constante, pero las pymes perdieron rentabilidad por no haber podido trasladar a precios una parte del aumento en los costos; lo opuesto a los grandes jugadores del sector. Este año hubo una recuperación tras un 2014 malo. Para el primer semestre de 2016 esperan una recisión y caída del consumo, consecuencia de la prometida devaluación. Y luego, en el segundo trimestre, un esbozo de recuperación. La incógnita sigue siendo la apertura de las importaciones. La semana pasada, se filtró en medios el desembarco en la Argentina de grandes textiles multinacionales como Forever 21 y GAP, envalentonadas con el nuevo gobierno. Para el sector, fue una alerta amarilla: la Fundación Protejer, de la mano de su vicepresidente, Marco Meloni, emitió un comunicado pidiendo que se mantengan las políticas de control a importaciones y preservación del mercado interno. Sin embargo, Kestelboim contó que “los grandes jugadores confían en que se van a mantener ciertos lineamientos, va a haber canales de diálogo y continuidad en materia regulatoria”. «

Gasto selectivo o resignar alguna compra

El informe de Kantar World Panel avizora una perspectiva de crecimiento de Latinoamérica, en términos de PBI, inferior a la mejora en la economía global. Estos factores, que se extienden a casi todos los países de la región. Así las cosas, el trabajo destaca modificaciones en el perfil del consumidor. Con la exigencia en el bolsillo, Kantar diagnostica la aparición de tres escenarios: un consumidor que tendrá “Gastos selectivos”, reasignando o resignando dinero en otras cuestiones como el entretenimiento y el gasto en telefonía móvil (18%); otra parte que se endeudará más en relación al ahorro que pueda hacer (40%); y un tercer grupo que tenderá a maximizar el rendimiento y mantener el consumo (42%).

InfoNews

Anuncios

0 Responses to ““Pasado, presente y futuro: radiografía del consumo en Argentina””



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 61 seguidores

Archivos

Twitter

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: