“Consumo pre ballottage: estancado y aferrado a las promociones y descuentos”

Estancado en un escaso nivel de crecimiento menor al 2% anual y apuntalado en ‘aditivos’ como las ofertas, descuentos, promociones y cuotas, el consumo durante la etapa pre ballottage que abrió la elección presidencial del domingo pasado no evidenciará grandes cambios hasta el próximo 22 de noviembre, cuando finalmente se defina si será Daniel Scioli o Mauricio Macri el sucesor de Cristina Fernández.
El escenario, con sectores sufriendo caídas de ventas en volúmenes, es lejano al prometido por el ministro de Economía, Axel Kicillof, a los candidatos oficialistas antes del inicio del raid electoral que derivará en un cambio de presidente a partir del 10 de diciembre. Y forma parte de la agenda de asignaturas pendientes que deberá resolver el nuevo Jefe de Estado y que se completa con la necesidad de saber qué sucederá con la inflación; los salarios; las cargas impositivas; los subsidios a las tarifas de servicios públicos; las restricciones a las importaciones; el mercado cambiario y la deuda en default, entre otros temas. Se trata de un ‘combo’ de incertidumbres que potenciará las decisiones de compra de los argentinos, que vienen utilizando las góndolas como resguardo de valor de la moneda frente al incremento casi diario del costo de vida. Sin embargo, el nivel de endeudamiento está llegando a su límite, por lo cual la evolución del consumo en este próximo mes estará atada a un eventual cambio de humor en la sociedad a partir de la llegada de un nuevo gobierno. En este sentido, ya se nota un freno a la hora seguir ahorrando en alimentos, por ejemplo, que se inició con el calendario electoral de este año. Para Guillermo Olivetto, titular de la consultora W, el escenario de las ventas que se plantea a partir de ahora puede ser considerado “tibio” con gente “que no está festejando pero tampoco está tan asustada o deprimida como el año pasado”.
Al respecto, un relevamiento de la consultora CCR conocido ayer indica que el consumo masivo de alimentos y bebidas registró en septiembre una suba de 2,1% frente al mismo mes de 2014 en el llamado canal modernos, que comprende hipermercados, supermercados y comercios de cercanía; como en el canal tradicional, que abarca a los autoservicios y almacenes de barrio. La encuesta comprende 144 categorías de artículos entre los que se destacan alimentos secos envasados; los de heladera y freezer; golosinas; bebidas sin y con alcohol; limpieza y cosmética y tocador. El informe también se advierte una contracción de la demanda del 0,5% en los primeros nueve meses de este año como consecuencia de los índices negativos que presentó el primer semestre del año. En el caso de los rubros que mostraron subas, como el de bebidas con alcohol, fue producto de las fuertes acciones promocionales que llevaron a cabo las cadenas comerciales. “Para sostener este ritmo de demanda, el canal presentó actividades promocionales sumamente creativas y variadas acciones promocionales de descuentos diarios cubriendo diferentes rubros, promociones semanales y acciones específicas de fin de semana”, destaca el trabajo de CCR.
Para apuntalar estas conclusiones, las cadenas de supermercados e hipermercados continuarán aplicando las agresivas estrategias de descuentos y ofertas que se lanzan, en especial durante los fines de semana y que también están atadas a la posibilidad de financiar el pago en hasta 12 o 18 cuotas.
Al respecto, otro informe, esta vez de la consultora comercial y financiera Ingemp Argentina, estima que el consumo minorista ‘no debería verse afectado a corto plazo‘ por la realización de las elecciones presidenciales gracias a “estímulos” gubernamentales como son el cierre de negociaciones paritarias, el aumento de la Asignación Universal por Hijo y por Embarazo, las jubilaciones y los planes como Ahora 12 o SUBEneficio. A esto se añaden iniciativas de los propios comerciantes para sostener las ventas como liquidaciones más agresivas y duraderas. El trabajo también advierte que el clima electoral genera “bastante incertidumbre”, y considera que esa será “la foto” para el próximo mes.
En los centros comerciales la situación es similar. Los locales y las marcas apuntalan su ‘supervivencia’ a las promos y descuentos semanales en sociedad con los principales bancos. Desde inicios de este mes regresaron los carteles de “Vamos los jueves”, el “Supermiércoles de la mujer” y el “Viernes de moda” para ofrecer descuentos de hasta el 40% en indumentaria casi como si fuese un commodity. En las empresas prometen continuidad a esta estrategia mas allá de los resultados del 22 de noviembre.

Cronista

Anuncios

0 Responses to ““Consumo pre ballottage: estancado y aferrado a las promociones y descuentos””



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 63 seguidores

Archivos

Twitter

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: