“Dólar nervioso y consumo en alza marcan el ritmo de las elecciones”

Finalmente, la reactivación del consumo está llegando. No tan marcada como querían los candidatos del oficialismo, ni tan fría como especulaban desde la oposición. Pero la economía empieza a marcar ritmos a la política.

Mediodía de esta semana en una parrilla de Dardo Rocha, San Isidro. Se reúnen ejecutivos de las mayores empresas de consumo masivo del país. “Todos mis colegas tenían la misma sonrisa que yo”, cuenta uno de los que se sentó a la mesa, de una compañía líder en alimentos. Y agrega: “En julio, finalmente, las ventas empezaron a recuperarse”.

Hasta junio el consumo venía frenado. “Las ventas cayeron el mes pasado un 1,3%”, dice José Amodei, de la consultora CCR, que sigue día a día el pulso de los despachos de alimentos, tocador, limpieza, bebidas, y el resto de los productos que pueblan las góndolas de supermercados y almacenes. “Venimos además de una caída de 4% del año pasado, que sumado al primer semestre del año, que también dio en rojo, da un retroceso de más del 5%”, agrega. “Pero en julio las cosas pueden cambiar”, dice.

En julio, en efecto, paritarias, aguinaldo y suba de la AUH movieron algo los indicadores. “No es una barbaridad, pero hay una tendencia para arriba, luego de tantos meses de caída”, agrega otro empresario de primera línea, que no estuvo en el almuerzo de San Isidro, pero igual que su colega pide reserva de fuente.

“La economía se está reactivando”, dice Miguel Bein, economista asesor de Daniel Scioli, en sus informes. Desde el equipo que lidera, la visión es optimista para el candidato del Frente para la Victoria. Creen que el consumo ya está en alza, que la inflación está controlada por el cepo cambiario, que la economía se recupera.

Distinta es la percepción de los economistas del candidato del PRO Mauricio Macri. Miguel Braun, director de la Fundación Pensar dice que “el plan del oficialismo era tratar de llegar con el consumo lo mejor posible y para eso fueron emparchando la economía una y otra vez; pero lo que no cambia es la desconfianza, la gente empieza a darse cuenta de la situación real, y eso genera inseguridad y esas ganas de protegerse, en volcarse al ahorro, al dólar, a desensillar hasta que aclare. Lo que hay en el fondo es una profunda desconfianza en un modelo agotado que hace 4 años que no genera empleo”.

“Están los que están enojados y los otros, los que están consumiendo más”, replican desde el sciolismo. “Hay que segmentar el electorado”, agregan. Y eso quiere decir diferenciar el perfil de quiénes sienten hoy alguna mejoría en su bolsillo y quienes no. Lo definen con una imagen. “Los que están todo el día con la radio, con la TV cable, están enojados, nerviosos; esos no tienen confianza, y o están consumiendo más. Pero los que sólo, y tal vez, ven un noticiero en la tele abierta por la noche, esos están gastando los pesos que recibieron con el aguinaldo, con las paritarias, con los planes sociales. Esos están empujando el consumo”. El electorado de la clase media es el que no termina de registrar esa mejoría, que sí sienten los sectores medios bajos y bajos, según ese análisis. Y, en esa línea, ese sería hoy el target político del oficialismo.

Pero, en medio, el dólar metió la cola, y pegó un salto que puso presión. “La gente trata de cubrirse, por más que el Gobierno hable de la cultura del peso; mienten con el Indec, emiten para financiar gastos políticos y corrupción; evidentemente la gente no confía”, añade Braun.

Es un indicador de inestabilidad al que en el sciolismo buscan quitarle presión. “Este es un mes particular para el blue, porque la gente cobró con aumento y aguinaldo, y compraron el dólar ahorro, y en lugar de venderlo, se lo embolsaron”, dicen. Pero añaden que “el Gobierno no se va a quedar quieto”. Dan una idea de una de las medidas que se discuten: el pago anticipado del Boden 2015 que vence en octubre. “Eso volcaría US$$ 3.000 millones al mercado, dejará frío al blue”, señalan. Pero, claro, eso ya quedaría para después de las PASO. A las elecciones del domingo se llegaría entonces con un consumo creciendo en el último mes, de manera clara pero tímida; y con un dólar nervioso, que muestra señales de desconfianza. ¿Qué candidatos se beneficiarán (o perderán votos) con ese escenario?

Clarín

Anuncios

0 Responses to ““Dólar nervioso y consumo en alza marcan el ritmo de las elecciones””



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 62 seguidores

Archivos

Twitter

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: