Archivo para 27 julio 2015

“Consumo electoral: las familias evitan pagar en más de 12 cuotas”

El escenario cambió de un año al otro. Una lista de “profecías” que parecían marcar el 2014 finalmente no se cumplió y los consumidores encaran este año con otra mirada. La inflación récord no fue tal, la segunda devaluación no llegó, el Gobierno contuvo la suba del dólar blue y tampoco se produjo un estallido social a fines del año pasado. Pero hacia delante, la certeza más clara para los consumidores suele repetirse en cada año electoral: la incertidumbre.

Y la falta de seguridad sobre qué sucederá en el futuro es aún más evidente en 2015 porque desde diciembre se producirá un cambio de gobierno. “El consumidor está en una constante tensión entre lo que puede y lo que quiere. Y el año de elecciones se presenta con una carencia de expectativas: la incertidumbre predomina de cara a un cambio de ciclo”, especificó Patricia Sosa, directora de Negocios de la consultora CCR.

Especializada en investigación y análisis del mercado, el estudio anual “Pulso Social 2015” reveló cómo las elecciones pueden cambiar la forma en que consumen los argentinos. Las cuotas fijas sin interés volvieron al centro de la escena con el plan oficial Ahora 12, luego de una oferta limitada durante el año pasado tanto por cadenas comerciales como por bancos. Pero esos pagos con tarjeta de crédito son el techo de los consumidores. Sosa fue categórica: “Hasta ese umbral se considera un beneficio, pero más de 12 pagos ya se transforma en una preocupación”.

Dos de cada tres encuestados no se quieren comprometer con más de 12 cuotas por “la incertidumbre política y económica” de cara a 2016. “Las personas sienten que ahorran si consumen, y la mayoría se dedica al esparcimiento, como viajes dentro y fuera del país”, enfatizó. La encuesta realizada en marzo y abril de este año se basó en 18 focus group y 1500 entrevistas online en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y ciudades del interior del país.

El plan oficial Ahora 12 impulsó compras hasta en 12 cuotas

Sin distinguir producto o servicio, nueve de cada 10 argentinos encuestados no compra si no hay ofertas o promociones. “El precio sin promoción no existe, ya no se considera como un valor agregado. El consumidor busca fidelización, rápida respuesta a sus demandas y si los beneficios que le ofrecen no les suma, lo descartan rápidamente”, adhirió Sosa. Y advirtió: “Los consumidores se dan cuenta cuando, por ejemplo, un paquete de galletitas cuesta lo mismo pero hay menos cantidad. Esa estrategia de las empresas se detecta como un engaño”.

La caída del consumo continúa

La falta de una definición política clara en el corto plazo lleva a consumidores de entre 18 y 65 años de todas las clases sociales a gastar en bienes que lo satisfagan, pero las preocupaciones no desaparecen. La inseguridad se ubica como la principal para el 66% de los encuestados, y el 37% señala a la economía como uno de los temas más preocupantes, aunque se ubica siete puntos por debajo del ranking de 2014. El 23% se mostró preocupado por el empleo, un tema que desplazó a la corrupción. “No hay gran temor a perder el trabajo, se inquietan por mantenerlo”, dijo Sosa.

A pocas semanas de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) entre los precandidatos presidenciales, los encuestados percibieron que el año finalizará con una inflación del 38%, más allá de lo que finalmente demuestren los datos oficiales y los de consultoras privadas. Si bien el porcentaje es menor que el año pasado, no deja de ser impactante la pérdida del salario real contra la suba de precios: siete de cada 10 consideran que su poder adquisitivo empeorócon respecto a 2014.

La venta en los supermercados cayó un 1,4% anual durante el año pasado y experimentó así el primer descenso en 12 años. El estudio privado por ahora evidencia que la caída en volumen se repite en los primeros cinco meses de 2015. “Las empresas del sector no están invirtiendo, y se espera una pérdida de rentabilidad anual de entre cinco y siete puntos”, señaló José Ignacio Amodei, director de CCR.

La tendencia de utilizar más los comercios de cercanía se mantiene (el 57% elige este canal) y crece con fuerza la compra en supermercados mayoristas, que por lo general se suele dar entre familias. Entre enero y mayo de 2015, la compra a través de este canal creció un 2,6% en cantidades a nivel nacional y un 3,5% en el interior del país.

Infobae

 

 

Anuncios

“Qué miran los argentinos antes de comprar”

Woman standing in front of shelf at supermarket

El relevamiento Pulso Social que todos los años realiza la consultora Cuore/CCR analiza cómo cambiaron los argentinos a la hora de consumir. Conclusiones del estudio en el que se encuestaron 1500 casos.

– El consumidor argento está agnóstico. “Convive en la incertidumbre priorizando la distancia emocional como auto protección frente a una mundo exterior percibido como “tóxico y contagioso”. Y se distancia levemente la percepción de crisis a corto plazo”, analiza Patricia Sosa, directora de Negocios de Cuore/CCR, y agrega que “tienen incertidumbre aunque un  menor pesimismo por el cambio que generará el cambio de gobierno.

– El shopper es demandante, ombliguista quiere ser protagonista y convertirse en centro de atención. Además se volvió más ahorrativo. El 21 por ciento de los encuestados reconoció que puede ahorrar, y que conserva parte de su liquidez para un imprevisto. “Supervisa los retailers, controla, compara y castiga. Descubrieron que las empresas variaron los gramajes es decir ofrecen menos producto en los packs  sin bajar el precio. Por otra parte no contemplan comprar si no es a través de alguna promoción. De hecho el 9 de cada 10 aprovecha las ofertas y promociones, el 40 por ciento elige qué día ir de compras adecuándose a las promociones, el 34 por ciento admite stockearse ”, explica Sosa. A la hora de usar los ahorros prefiere destinarlos al esparcimiento como por ejemplo las vacaciones , a diferencia de unos años atrás cuando compraba bienes durables.

– Pese a que las previsiones de inflación de las consultoras privadas para el año superan al 25 por ciento, el consumidor prefiere no financiarse más allá de los doce meses. “A diferencia del pasado que compraba un lavarropa y lo pagaba en 24 cuotas, hoy no quiere dilatar el pago de las vacaciones o los zapatos más allá de un año”, detalla Sosa.

– Los canales de cercanía, locales más pequeños que los grandes hipermercados ganan terreno: el 57 por ciento de los encuestados compra en ese formato. Otro dato interesante es la avanzada de las farmacias que crecieron 5 por ciento  por la oferta de mayor productos de perfumería.

– De a poco se anima a migrar a algunas marcas propias, pero sólo lo hace en productos que no llevan a la mesa y que no comparten en reuniones sociales. Un dato, la penetración aumentó de 10,4 a 11,6 por ciento en 2015.

– Hace malabares para mantener su poder adquisitivo. La estructura de nivel socioeconómica presentada por el estudio detalla que sólo el 5,5 por ciento de la población pertenece al ABC1 con un ingreso neto promedio por familia de $ 106.850; 16,8 por ciento a la clase media típica –con ingresos por $ 33.700-, el 30,2 por  ciento a la clase media baja –con ingresos por $ 16.600 -; 30,3 por ciento a la clase baja superior –con ingresos por $ 8250-; y 17,2 por ciento a la baja –con ingresos por $ 4600-.

z3ho9eWC-5R6Qiakf

Revista Apertura

“La guerra de los retailers: pelean todos contra todos, vuelven formatos de 2002 y se expanden fronteras”

La guerra ya es de todos contra todos. Después de 18 meses de freno en el consumo la innovación está a la orden del día entre los retailers, y todas las cadenas tuvieron que redefinir sus modelos de negocios. Los cambios de hábitos de los consumidores, que se muestran cada vez más infieles a la hora de elegir donde hacer las compras, y el regreso de algunos formatos generados en la crisis de 2002, son sólo algunas de las nuevas tendencias. “En los niveles altos y medios frecuentan por mes hasta cinco comercios diferentes antes de efectuar sus compras”, precisan en la consultora CCR. A continuación el nuevo mapa.

1) Las grandes cadenas se asocian con los almacenes

Las ofertas de la nueva red de comercios Red Mini Costo se escucha en las radios con la voz de Pancho Ibáñez. Detrás de esta propuesta se encuentra el grupo Maxiconsumo, dueño de la cadena de supermercados mayoristas Maxiconsumo y de la marca de alimentos Marolio. “Lo que estamos haciendo es una especie de franquicias en la que el pequeño comerciante puede acceder a las ofertas de Marolio y al resto de nuestras marcas propias a un precio competitivo y a la vez beneficiarse de la publicidad que hacemos de la red en los medios. Somos verdaderos socios porque no los obligamos a trabajar exclusivamente con nuestra línea de productos, y los comercios que adhieran a la red pueden comprar en otro mayorista”, explicaron en Maxiconsumo.

El modelo de Red Mini Costo -que ya cuenta con 250 comercios asociados en Capital y el conurbano- tiene más de un punto de contacto con el proyecto 5 Minutos de Carrefour y que ya cuenta con dos locales a modo de prueba en la localidad de Caseros. “Es un formato nuevo en el que nos asociamos a un pequeño comerciante a través de la provisión de mercadería, pero que no se trata de una franquicia, porque no usan la marca Carrefour ni tampoco los obligamos a abastecerse en forma exclusiva con nosotros”, explicaron en Carrefour.

2) Los chinos cruzanla General Paz

Los autoservicios asiáticos fueron los grandes ganadores de la década de 2000, sobre todo después de la crisis de 2001/2002. Su expansión fue vertiginosa y llegaron a tener 13.000 comercios sólo en Capital Federal y Gran Buenos Aires. Pero en los últimos años vieron cómo empezaban a perder terreno ante formatos de cercanía, como Carrefour Express, Día, Mini Coto y Chango Más. Por eso, muchos decidieron comenzar una nueva vida en el interior del país, donde ya habían asomado tímidamente hace unos años. Han puesto el ojo en sitios donde no llegan las grandes cadenas, como pueblos perdidos, y también en aquellos lugares donde la gente tiene un alto poder adquisitivo, como ciudades del sur argentino. “Es así, el mercado solo te va llevando”, confirma Yolanda Durán, presidenta de la Cámara de Supermercados Asiáticos en la Argentina (Cedeapsa). Según cuenta, les llegan desde el interior muchos pedidos. “Tenemos uno muy grande que está en Monte Quemado, un pueblo a 300 kilómetros de Santiago del Estero, donde no están las grandes cadenas. Ése es uno de los tantos que hemos instalado”, añade Durán.

3) Los supermercados seducen a los negociosde barrio

Durante años las grandes superficies fueron consideradas el gran enemigo del comercio de barrio. Del otro lado, el rechazo no era tan grande pero siempre estuvo latente la idea de que el llamado “canal moderno” constituía una propuesta superadora que tarde o temprano iba a terminar barriendo con los pequeños negocios.

Hoy esa dicotomía quedó en suspenso. Los comercios de barrio encontraron en las grandes superficies un proveedor que en muchos rubros les resulta tan competitivo como un mayorista, mientras que cadenas como Carrefour o Coto desarrollaron formatos específicos para abastecer a los negocios de barrio. A la cabeza de la tendencia, sin embargo, está Córdoba, donde ya funciona la primera cadena híbrida (mayorista y minorista) Súper Mami Dino, que es impulsada por Eduardo Bugliotti (el ex dueño de Hipermercados Libertad).

4) Los hipermercados se vuelcan a la cercanía

Como respuesta a la marea de los autoservicios chinos, las grandes marcas de supermercados fueron a librar batalla a su propio terreno. Y fue así cómo Carrefour lanzó sus Carrefour Express, Walmart apostó a Chango Más y Coto se largó con Coto Mini. “Como siempre la respuesta hay que pensarla desde el lado del consumidor -comenta Guillermo Oliveto, presidente de la consultora W-. Es la gente la que encontró ahora en las grandes cadenas una propuesta que antes no encontraba. Y eso se llama mini supermercado.”

José Ignacio Amodei, director de Trade de la consultora CCR, confirma que ésta es una tendencia que llegó para quedarse. “Como es una cercanía muy relacionada con las cadenas, recibe todas las estrategias comerciales y tradicionales de esas cadenas, cosa que no pueden hacer los autoservicios chinos -explica-. A la hora de comprar en un punto de venta de esta naturaleza, uno se encuentra que hay precios cuidados, promociones, descuentos del día, cosa que los asiáticos no ofrecen.”

“Las tiendas con superficies de 0 a 500 m2 fueron las que más crecieron presentando una variación de su facturación del 43,2% a nivel total y del 35,8% a nivel de tiendas comparables”, precisaron desde Nielsen.

5) El hard discount se suaviza

Hace casi 20 años, la cadena española Día% introdujo el concepto de tienda de descuento (hard discount) en el mercado argentino con la apertura de su primera tienda en el barrio de Congreso. Hoy la propuesta de Día% está consolidada a nivel nacional con más de 600 sucursales, que en su mayoría se reparten entre la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, pero que ahora también incluye una avanzada en el interior, con los primeros locales en Santa Fe, Córdoba, Corrientes y Entre Ríos.

El modelo de las tiendas de descuento resultó el gran ganador de la combinación de ahorro y cercanía que buscan los consumidores en tiempo de ventas en baja. Pero sin descuidar su negocio original la cadena también apuesta por una reformulación de su propuesta comercial, apuntando a captar clientes más sofisticados y que no se mueven solo por el precio. Con la mira en mejorar la experiencia de compra, Día% ya puso en marcha las primeras tiendas su concepto Maxi Día%, que ofrecen servicios y productos más propios de un supermercado tradicional, como más líneas de cajas, playa de estacionamiento y alimentos frescos.

6) Los mayoristas, a la conquista de los consumidores finales

Los mayoristas son otros de los ganadores del momento. Para Amodei, de CCR, compensan con la compra del consumidor final la caída que tuvieron en la venta a canales de venta minorista. “Es un formato que ha evolucionado bien -destaca el experto-. Tiene comunicación gráfica, por televisión y radio. La gente va en búsqueda de la defensa de su poder adquisitivo y en parte se encuentra con que el mayorista ocupa un espacio en el que él se siente cómodo.” Claro está, hay que trasladarse hasta los sitios distantes donde se ubican los mayoristas. Por eso, son los segmentos de nivel socioeconómico medio o alto, porque es el que cuenta con dinero para movilizarse. Juan Manuel Primbas, director de la consultora Kantar World Panel, señala que “una de cada tres personas compra en mayoristas (36% el último año, antes era 29%). También el canal se ha ido transformando, porque en algunos lugares del interior empezaron a abrir alguna boca más chica”.

7) Las farmacias se cuelan en la pelea de la canasta básica

Hace unos años era impensado, pero hoy ya no: se puede comprar agua, yogur y hasta yerba, entre otros, en las góndolas de las farmacias. Sus dueños entendieron que podían convertirse también ellos en un mercado de cercanía y sacar buena rentabilidad de esa jugada. Además, según señala Amodei, estas tiendas se dieron cuenta de que podían fortalecer el rol de cercanía con productos en los que ya eran fuertes. “Las cadenas de farmacia se metieron en la pelea, fundamentalmente en lo que es cosmética y tocador. En muchos casos, la farmacia se terminó transformando en el comercio de cercanía en cosmética y tocador”, explica Amodei. Farmacity, Pigmento, Central Oeste, Danesa o Vital pelean en una guerra que en el retail, deja cada vez menos dudas: ya es de todos contra todos.

CLAVES DE LA NUEVA ERA

  • Los autoservicios chinos pusieron su mira en localidades donde no llegan las grandes cadenas o en ciudades donde el poder adquisitivo de los habitantes es alto
  • Las farmacias se metieron en la pelea por la venta de productos de la canasta básica, como yerba, yogur y gaseosas, y compiten con los comercios de cercanía
  • Los mayoristas arman ofertas para atraer a los consumidores finales que, a su vez, se ven atraídos por la conveniencia de comprar en esos locales
  • Las comercios de barrio encontraron en las grandes superficies a un proveedor que en muchos rubros les resulta tan competitivo como un mayorista
  • Los hipermercados se jugaron a abrir más bocas de cercanía y se impusieron como los ganadores del último tiempo, al conquistar a un cliente que quiere buen servicio y distintos medios de pago

La Nación

Pirámide salarial: cuánto se debe ganar para ser un “clase media” y por qué se frenó la movilidad ascendente

Si hay algo que identifica a la Argentina en materia poblacional y la distingue de algunos de los países del “vecindario” es el gran porcentaje de habitantes que se considera integrante de un estrato social tan amplio como difícil de definir: la “clase media”.

Incluso, para buena parte de la sociedad pertenecer a este segmento funciona como unaspiracional. A punto tal que se sienten incluidos sin conocer -a ciencia cierta- quéparámetros lo definen.

“No soy ni rico, ni pobre”. “No tengo varios millones en el banco pero puedo darme algunosgustitos de vez en cuando “. Así de amplia suelen ser las respuestas de las personas cuando los analistas les preguntan por qué dicen pertenecer.

Es precisamente esa amplitud la que hace que ocho de cada diez aseguren sentirse un “clase media”, a pesar de que, en realidad, la cantidad de integrantes de este estrato -definido por niveles culturales y de ingresos- es bastante menor.

La última pirámide socioeconómica da cuenta de que lejos de ese 80%, este segmento es integrado por un 48% de los argentinos. Así lo revela el último estudio de W consultora, una firma especializada en esta materia.

La clase media, en números
Uno de los criterios utilizados a la hora de definir los diferentes estratos de la pirámide, aunque no el único, son los ingresos.

En base a los niveles salariales, la consultora divide a este segmento de la población en dos grandes grupos:

• Clase media alta (C2): compuesta por aquellos que perciben en forma mensual entre$20.000 y $55.000 (cifras redondeadas).

• Clase media típica (C3): integrada por quienes perciben entre $11.500 y $20.000.

El siguiente cuadro permite apreciar visualmente cómo se componen los nivelessocioeconómicos en la Argentina:

Otro de los datos que se desprende del estudio es que -contrariamente a lo que se cree (80% dice “pertenecer”), sólo la mitad de la población está comprendida en el nivel medio en sus dos sub-categorías: alta y típica.

La movilidad social ascendente “congelada”
Haciendo un análisis de la evolución de la pirámide a lo largo de estos últimos años, Guillermo Oliveto, director de W Consultora y autor del libro Argenchip -en el que analiza la idiosincrasia local-, pone la lupa sobre una cuestión clave: la movilidad social ascendentequedó “congelada”.

“Se encuentra en estado de parálisis”, afirma el experto en diálogo con iProfesional.

Atribuye este fenómeno al comportamiento de dos de los grandes motores de esta movilidad:

1. El ciclo de la economía: según apunta Oliveto, “a partir de 2011 se produjo un freno en el movimiento ascendente, es decir, desde un estrato hacia el inmediato superior. Esto, raíz de la pérdida progresiva en el poder de compra en manos de la inflación”.

2. La situación individual a partir de empleo: “Se detuvo la creación. El sector privado dejó de generar puestos de trabajo y esto también explica por qué la dinámica social se ha detenido”, afirma.

Si se compara la actual pirámide con la del año pasado, también salen a la luz otras alteraciones en los dos extremos:

• La clase alta -que reúne al 5,1% de la población- se achicó un 0,4%.

• La clase baja -que concentra al 46,7%– se incrementó un 0,2%.

Al analizar la composición social, otro aspecto resulta digno de mención:

 La clase media (alta y típica) reúne en conjunto casi la misma cantidad de integrantes que laclase baja.

Esto, en otras palabras, implica que:

• Pese a que ocho de cada diez se sientan parte del segmento medio, en realidad hay tres de esos ocho que están un peldaño más abajo.

Rasgos que la definen
Poder identificar a un clase media a partir de sus ingresos siempre ha sido un tema clave para las empresas, analistas de marketing y expertos en consumo.

Más allá de los aspectos cuantitativos (nivel salarial) existen otros factores de tipo cualitativos(nivel cultural) que los distingue respecto de las puntas de la pirámide socioeconómico.

A su vez, de todos ellos, hay dos que adquieren una relevancia particular:

1. Tener trabajo
Este aspecto es fundamental no sólo para poder mantener un determinado standard de vidaasociado a este estrato, sino por lo que significa en términos de inclusión, autoestima yrelacionamiento con su entorno social.

“Aunque resulte curioso, en la Argentina este segmento se identifica a sí mismo como clasenetamente asalariada”, destaca Oliveto, en alusión a la importancia que tiene para sus integrantes el mantenerse laboralmente activo.

Además, les permite moverse en la “rueda consumista” y adquirir cierto tipo de productosque son los que tradicionalmente se han emparentado con este estrato.

En todos estos años, desde el propio Gobierno se fomentó la adquisición de distintos bienescomo base del progreso social. Y -entre ellos- el 0Km se consagró como el emblema.

El auto, junto con determinados tipos de bienes y servicios (como los viajes al exterior oproductos tecnológicos), han funcionado como una “chapa identificatoria” para que una persona pueda mostrarle a su entorno el ascenso logrado dentro de la pirámide, luego del trauma que significara la crisis de 2001.

Como parte del movimiento social ascendente que se diera hasta hace unos años, cobró especial relevancia un fenómeno que los analistas califican como “la nueva clase media trabajadora”.

Es decir, un extenso grupo de asalariados que por estar comprendidos en convenios colectivos de sindicatos con fuerte poder de negociación, se han beneficiado conaumentos muy superiores a los obtenidos por aquellos perfiles históricamenteemparentados con la clase media típica, como por ejemplo los empleados administrativos.

Trabajadores del sector de camioneros, portuarios, metalúrgicos, aceiteros, telefónicos opetroleros forman parte de esta larga lista de personas que, en base al poder de los sindicatos, han podido escalar en la pirámide de ingresos.

2. Vivienda
En el caso de la vivienda propia, este aspiracional se ha ido transformando en un objetivo cada vez más lejano para muchas personas.

No obstante, la posibilidad de “ser dueño” y no inquilino aún se mantiene como una objetivoa cumplir, aunque la realidad sea demasiado tirana en este sentido.

Para quienes aspiran a tener su techo en un barrio de buena demanda, la situación se presenta muy compleja. A modo de ejemplo, el valor de mercado de un departamento a estrenar de tres ambientes en estas zonas ronda los u$s180.000.

Financiar el 50% (u$s90.000), implica afrontar $43.000 como cuota mensual de un crédito hipotecario. En tanto, la renta de esa misma unidad ronda los $7.000. 

En otras palabras, la relación cuota-alquiler trepa a 6 veces.

“La relación entre los alquileres y la cuota hipotecaria está rota. O está barata la renta o alto el precio de la propiedad”, afirma Francisco Gismondi, analista de Empiria.

El aspiracional del “techo propio” también tiene que ver con la historia de un país caracterizado por crisis económicas cíclicas, en el que la vivienda propia es vista como un sinónimo de protección frente a estos cambios.

Sobre este aspecto, Oliveto puntualiza: “En una nación de oscilaciones bruscas como lo es Argentina, ser propietario funciona como una suerte de reaseguro ante los vaivenes de las crisis”.

Agrega que el “techo propio” es “una de las grandes asignaturas pendientes del kirchnerismo”.

Lecciones
Además de poder colgarse el cartel de “dueño”, la clase media se identifica fuertemente con el acceso a otro tipo de bienes.

Oliveto destaca que el poder de compra resulta un factor clave para este estrato social, a tal punto que tiene un peso central a la hora de decidir el voto.

“Mantener el consumo y el empleo forman parte de un contrato no escrito que elkirchnerismo ha firmado con la sociedad desde sus comienzos en el poder”, describe un empresario que pidió no ser mencionado.

En lo que se refiere al primero, para Oliveto “mantener el ritmo de compras hoy día ya es tomado como un derecho adquirido más que como una posibilidad. Por este motivo, cuando se frena, inmediatamente se pierde el apoyo de parte de la clase media”.

El experto señala que en la actualidad, quienes integran el centro de la pirámide buscanestar a la vanguardia en la “adquisición de productos de tecnología, indumentaria y  electrodomésticos“.

Por otro lado, destaca Oliveto, del análisis de la pirámide poblacional actual se desprende que:

• Tras doce años de gestión kirchnerista, se incorporaron a los sectores medios muchas personas que la crisis de 2001 había arrastrado a la base de la pirámide.

Pese a esa movilidad ascendente, el resultado es que aún el 48% de la población sigue siendo de clase baja.

• “La brecha de la pirámide aún resulta importante”, destaca Oliveto. De hecho, entre los dos extremos es de 30 veces, medida en términos de ingresos promedios.

El director de W consultora resalta que, al cierre del período kirchnerista, todavía “hay variasasignaturas pendientes”.

Y concluye que la próxima gestión deberá tener en cuenta que “desde la lógica del consumo, hay una necesidad de gradualismo en el proceso político”.

Iprofesional

“El Gobierno busca apuntalar el consumo de cara a las elecciones”

A cuatro meses de las elecciones, el Gobierno pone todas las fichas en que la reactivación del consumo amplíe las chances de Daniel Scioli de quedarse con la presidencia. Con la economía estancada y la producción en retroceso, se volcarán sobre el mercado $175.000 millones de aquí a octubre para sostener en alto la bandera del consumo. Para los analistas, esta jugada ayudará a que las ventas minoristas repunten, pero no alcanzará para que se produzca un boom que tenga correlato en la reactivación de la economía real.

Desde la consultora Finsoport, Jorge Todesca estima que la combinación de las paritarias, más el aumento de la Asignación Universal por Hijo y el incremento de las jubilaciones que llegará a los bolsillos días antes de los comicios, tendrá un efecto agregado sobre el consumo que podría ascender a $175.000 millones, lo que representa un 9% adicional respecto de los niveles base de consumo para el segundo semestre del año. Sin embargo, Todesca advierte que no puede descartarse que una porción de esa masa de dinero sea destinada al ahorro y que, incluso, se vuelque al atesoramiento a través de la compra de dólares.

La expectativa de que a partir de julio haya un punto de inflexión en el consumo, que hasta ahora dio algunos atisbos tímidos de repunte, se centra no sólo en el efecto de las paritarias y los aumentos de los planes sociales. También incide el hecho de que la inflación se desa-celeró respecto del año pasado, lo que da margen para que esta vez, a diferencia de los que pasó en 2014, se produzca en algunos sectores una recuperación del poder adquisitivo.

Según el análisis de la consultora Kantar Worldpanel, “la disminución del consumo llegó a su piso en el primer trimestre del año, donde se vio una desaceleración de precios en comparación con el año pasado”. Una de cada tres categorías de consumo masivo que decrecían en 2014 vuelven a crecer en el primer trimestre. Entre ellas, desodorante, shampoo, leche líquida infantil, postres infantiles y cacao en polvo.

Para Daniel Vardé, socio líder de Consumo Masivo de Deloitte, el mercado va a depender de cómo se mueva el Estado. “El gobierno nacional le ha dado una fuerte prioridad al consumo y ha hecho mucho para mantenerlo lo más alto posible. En concreto, la combinación de paritarias, más las sumas fijas otorgadas en los acuerdos, más el impacto del medio aguinaldo que se va a cobrar en julio, más la posible quita del efecto del impuesto a las Ganancias para los sueldos más bajos, van a generar una mejora en el consumo en lo que queda del 2015 sin lugar a dudas”.

Vardé sostiene que para las clases bajas y medias bajas, todo el impacto del aumento nominal de los ingresos irá al consumo. “Ahí es donde el Gobierno apunta todos los esfuerzos”. A la vez, señala que las clases medias y medias altas estarán en una “encrucijada” dados los controles impuestos por el Banco Central y la AFIP para regular las operaciones del dólar ahorro. “Los más sofisticados irán a bonos y claramente los de mayor poder adquisitivo lo destinarán a ahorro y viajes”, resume Vardé.

La desaceleración de la inflación también juega en favor del consumo. Para la consultora Ecolatina, en 2014 la inflación culminó en 37,7%, con picos de 40% interanual. El año pasado, la aceleración inflacionaria fue liderada por los alimentos, que escalaron 42,5% en promedio. “En 2015, el aumento de precios parece estabilizarse por debajo del 30% anual y no esperamos que supere esa barrera en lo que resta del año. Más aún, el precio de los alimentos mostró un dinamismo inferior que se refleja en una la variación interanual en torno del 25%”, indican. Con las paritarias en torno al 30%, si este pronóstico de inflación se mantiene, el salario real tendría un saldo positivo que impactaría en el consumo.

Ecolatina apunta que el dólar se desliza lentamente, a una tasa promedio del 1% mensual, con el doble objetivo de acotar la inflación y garantizar la estabilidad cambiaria para fomentar el consumo interno. El Estudio Bein indica que el consumo también será impulsado por el financiamiento vinculado al plan Ahora 12 que impulsó el uso de la tarjetas de crédito, que se expanden al 43% anual.

Para captar más transacciones, las tarjetas incorporan otros servicios. En el caso de Visa, Extra Cash permite hacer extracciones de efectivo en los comercios al pagar con débito. “En los últimos meses, las extracciones con Extra Cash se incrementaron en un 80% y el volumen en pesos de las mismas se duplicó. El cupón promedio de extracción hoy es de 700 pesos”, informaron desde Visa.

“Las perspectivas de la demanda para los próximos meses son favorables”, apuntan desde el Estudio Bein y anticipan para el tercer trimestre un salto adicional en la construcción, la producción de electrodomésticos y de productos envasados. Con esta perspectiva optimista, mantienen un escenario de crecimiento para la economía del 1,5%, con inflación de 24% hasta noviembre, dólar a $9,70 y paritarias del 30%.

Los que avalan el repunte del consumo se apoyan en que el Indice de Confianza del Consumidor (ICC) que elabora el Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Di Tella subió 30,9% en junio respecto del año pasado. El economista Guido Sandleris matiza este dato al puntualizar que “después de haber subido durante varios meses, esta es la primera vez que el índice no crece respecto del mes previo. El repunte interanual tiene que ver con la muy baja base de comparación. Después de la corrida cambiaria de enero de 2014, la confianza tocó mínimos históricos. Por eso hay que ser cuidadosos al analizar este repunte”.

Sandleris destaca que otro elemento a tener en cuenta es la inminencia de las elecciones. “Hay cierto optimismo en los consumidores, tanto por parte de los que critican a este gobierno y tienen expectativa de que haya un cambio, como por parte de los que lo apoyan y quieren que haya continuidad. La economía está estancada en un nivel de consumo alto y el Gobierno lo está fomentando, aunque esto no sea sostenible a mediano plazo. Pero a la vez, ante las elecciones tiende a surgir cierta cautela en los consumidores. Por eso soy bastante escéptico respecto a que haya un boom de consumo”.

IEco

Los comerciantes y el Gobierno ya le rezan a “San Aguinaldo”: ¿podrá realizar el ansiado milagro consumista?

Pocas veces la llegada del medio aguinaldo de junio había sido esperada con tanta ansiedad como este año.

Para los asalariados, representa más oxígeno en un momento en el que la inflación determinó una caída real en la capacidad de consumo.

Para los comerciantes, la esperanza de un pico estacional de ventas que permita tomarse revancha luego de meses “fríos” en las góndolas.

Para el Gobierno, la gran posibilidad de que un alza en el consumo genere una mejora en el humor social que pueda traducirse en votos para los candidatos del oficialismo.

Pero aunque “San Aguinaldo” puede hacerle “favores” a la economía, no hace “milagros”.

Los expertos creen que sí vendrá un repunte de ventas, pero advierten que no hay que ilusionarse con un boom consumista.

“Va a haber un alivio o un respiro, pero estará lejos del furor de otros tiempos”, precisa Emiliano Schwartz, analista de la consultora Tomadato.

En este punto, los analistas coinciden en señalar que, en “la previa” a las votaciones presidenciales, el oficialismo pondrá especial atención en que el consumo -histórico caballito de batalla del modelo K- “no decaiga”.

“En estos momentos, el Gobierno está muy interesado en que los argentinos tengan más dinero”, dice a iProfesional Schwartz desde Tomadato.

Y agrega que, a medida que se vaya acercando el cierre del año, “desde el oficialismo van a subir la apuesta por que los bolsillos estén un poco más engordados”.

Sin embargo, esta estrategia tiene un talón de Aquiles. Y una de las razones por las cuales los expertos esperan una mejora “tibia” está en la pulseada que el dólar está jugando por lospesos extra que hay en los bolsillos.

Sucede que, a medida que se va acortando la recta hacia las elecciones, paralelamente fue incrementándose la incertidumbre entre los ahorristas, inquietud que días atrás quedó plasmada en la suba del blue y en un aumento de la brecha respecto del oficial.

La demanda de divisas, además, explotó en el arranque de julio: por las ventanillas oficiales la AFIP habilitó la compra de más de u$s160 millones. Esto implica que, en apenas dos jornadas, los argentinos adquirieron el equivalente al 30% de todo el mes pasado. 

Este inicio caliente en materia cambiaria no sólo deja al descubierto la crecienteincertidumbre. También demuestra que al Gobierno, en su carrera por reeditar un mini boom de consumo, le salió un competidor fuerte como es el billete verde, clásico refugio para los ahorristas.

“La actual recuperación de los ingresos no se trasladará 100% a un repunte del gasto de las familias, porque una porción significativa de ese incremento se volcará a la compra de dólar ahorro,”, agregan

En tanto, desde Finsoport, Jorge Todesca estima que la combinación de las paritarias, más el aumento de la Asignación Universal por Hijo y el incremento de las jubilaciones, permitirá que se vuelquen al mercado unos $175.000 millones. 

Pero el analista también es de los que advierte que una porción de ese monto terminará siendo destinada al atesoramiento a través de la compra de divisas. 

En este contexto, desde el área de Consumo Masivo de Deloitte, destacan que parte de la clase media y alta no serán tan funcionales a la estrategia oficial de potenciar el consumo.

Al respecto, señalan que una proporción de los ingresos irán a dólar ahorro y a viajes, especialmente al exterior.

No es menor el dato de que el saldo por gastos con plásticos en moneda extranjera alcanzaron al 20 de junio los casi u$s380 millones, un 80% más que el nivel registrado en igual fecha del año pasado.

No sólo eso: durante el primer semestre, el dólar ahorro, la compra de paquetes y aéreos y el “tarjeteo” en el exterior, implicó que los argentinos dejen de volcar al consumo uno u$s4.400 millones, un 35% por encima del mismo lapso de 2014.

Esta cifra equivale a lo que todos los argentinos gastan en supermercados a lo largo de dos meses y medio. 

Para Daniel Vardé, de Deloitte, las clases bajas y medias bajas serán las que destinarán una mayor proporción de sus ingresos a la adquisición de bienes de consumo y alimentos.

“Ahí es donde el Gobierno apunta todos los esfuerzos“, afirma.

Rubros más favorecidos
Para la consultora Quantum, que dirige Daniel Marx, la economía está “ingresando en una etapa de volatilidad cambiaria. Le cuesta reactivarse pese al aumento del crédito personal y en las tarjetas de crédito”.

Desde la consultora Ecolatina, en tanto, apuntan a que si bien aún no se observa un repunte claro de la actividad y las señales son mixtas, “igualmente se pueden observar brotes verdesen algunos sectores y rubros comerciales“.

Algunos de los rubros que pueden verse beneficiados por una recuperación del salario en términos reales son:

Supermercados: si se consideran los datos oficiales correspondientes a los primeros cinco meses del año y se los ajusta por la inflación Congreso, entonces surge que el consumo de las familias en las grandes superficies se achicó un 7% en comparación con el registro del año pasado.

Sin embargo, los empresarios miran con atención la tendencia: en mayo, las ventas en los hiper bajaron apenas 0,1%, la menor contracción desde marzo. Así es como esperan un repunte para junio.

José Ignacio Amodei, analista de CCR consideró que “es esperable” que en las próximas semanas haya una mejora notoria, debido al cierre de paritarias, a las actualizaciones de los planes sociales anunciados por el Gobierno y al cobro del aguinaldo.

“La duración del cambio va a estar signada por la velocidad del aumento de precios respecto de la mejora de los ingresos”, advierte.

• Alimentos, bebidas y perfumería: al trazar una radiografía sobre los rubros que se están viendo motorizados en los supermercados, desde Abeceb destacan el comportamiento de las bebidas, especialmente el de los vinos.

Según un informe realizado por la consultora, en los primeros meses de 2015, el consumo interno de vinos mostró un fuerte repunte. “Esta mejora estuvo apalancada por el abaratamiento relativo de este producto en relación a otras bebidas, como las cervezas y gaseosas. También está incidiendo la recuperación registrada en el salario real, que está dando cierto impulso al consumo interno en general”, apuntan.

Paralelamente, de acuerdo con un análisis de la consultora Kantar Worldpanel, una de cada tres categorías de consumo masivo que decrecían en 2014 están mostrando una tendencia positiva. Entre ellas, destacan el caso de productos de tocador, como desodorantes y shampoo, y alimentos como leche líquida, postres y cacao en polvo. 

Según Oliveto, luego de caer 2,2% en 2014, “las proyecciones que hoy tenemos indican que lasventas de alimentos y bebidas crecerán 1% en 2015″.

Electrodomésticos: desde el Estudio Bein indica que el consumo será impulsado, en parte, por el financiamiento vinculado al plan Ahora 12 o al Renovate. Y uno de los grandes beneficiarios de esta iniciativa son los artículos del hogar y los pequeños electrónicos. 

En el caso de heladeras y lavarropas, desde la gerencia comercial de Frávega, confirmaron aiProfesional que “el plan canje ayudó a impulsar la demanda de lavarropas y heladeras. De hecho, el primer semestre lo cerramos con una tasa de variación positiva respecto al mismo período del año pasado. Y esperamos que la tendencia continúe en los próximos meses”.

Además, indicaron que “en el caso de tablets, celulares y televisores también hemos notado una interesante recuperación. Y esta mejora obedece al incentivo que generan los planes de cuotas o los descuentos, pero también al efecto generado por las mejoras salariales”.

Según el relevamiento de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, los artículos del hogar y electrónicos vienen de crecer casi 8% en mayo, siendo uno de los rubros que lideraron las subas.

Según Oliveto, las ventas de tecnología podrían cerrar el año con un incremento del 5%, luego de un difícil 2014.

• Indumentaria: son muchos los empresarios del rubro que esperan que el “efecto aguinaldo” funcione como un fuerte activador de las compras de los argentinos y que mantenga el impulso tras el incremento en materia de ventas que vivieron los comercios durante el mes de junio, con motivo del domingo del Día del Padre.

Desde la Federación de Cámaras y Centros Comerciales de la República Argentina (Fedecámaras), Rubén Manusovich, señala que la demanda “se está viendo impulsada por elcobro del aguinaldo y el anticipo de acuerdos salariales”.

Además, estima que de la mano del plan Ahora 12 -que ya movió $20.500 millones-, el rubro indumentaria siga en terreno positivo, dado que explica casi el 40% del total de operaciones realizadas bajo esta iniciativa.

• Autos: su recuperación no responde tanto a un “efecto aguinaldo”, como sí a una mejora de los salarios en términos reales. Más allá del cortocircuito entre el Gobierno y las terminales por la no actualización del impuestazo -lo que provocó incertidumbre y dejó al mercado sin precios-, lo cierto es que junio mostró el primer síntoma de recuperación y le puso fin a un larga racha negativa. 

El mes pasado, los patentamientos se incrementaron un 6% y desde Abeceb estiman que, de no surgir más problemas a nivel tributario o por la falta de dólares, el sector está en condiciones de consolidar una leve recuperación.

Para Oliveto, la compra de autos se recuperará. Y si el experto considera que la actividad no terminará en terreno positivo, estima que sí se recortarán considerablemente las caídas. Tras desplomes del 28% al inicio dle año, estima que los patentamientos cerrarán 2015 con una baja menor, del 10%.  

• Motos: es uno de los sectores que más está creciendo. Y este rubro es un buen termómetro porque una gran parte de la demanda es motorizada por sectores medios y medios-bajos. Desde la Asociación de Motovehículos informaron que en junio las ventas crecieron casi 20%.

Y si bien en el acumulado de los seis primeros meses los patentamientos siguen por debajo -con una caída del 9%-, Oliveto estima que la demanda podría cerrar el año incluso con un “leve alza”. 

Diego Dinitz, presidente de la entidad, sostiene que “el crecimiento por cuarto mes consecutivo nos hace pensar que estamos frente a una tendencia que, de no producirse algún suceso extraordinario, nos va a acompañar hasta el final del año, y eso es alentador”.

Bajo la óptica de Economía & Regiones, “el conjunto de políticas gubernamentales y el medio aguinaldo, lograrán una mejora temporal del poder adquisitivo de todos los sectores económicos en los meses previos a las elecciones, con lo cual el consumo y el nivel de actividad encontrarán su pico más elevado de 2015 durante este tercer trimestre“.

A modo de síntesis, para Oliveto, el balance será agridulce en términos de demanda: “Esperamos un año moderadamente mejor al pasado, especialmente en el segundo semestre, lo que no implica un boom de compras

Hay recuperación, pero no hay fiesta“, concluye.

IProfesional


Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 57 seguidores

Archivos

Twitter