“Precios viejos, salarios nuevos y campaña”

Precios viejos, salarios nuevos y campaña

La estrategia electoral del Gobierno, concentrada en un esquema de “precios viejos, salarios nuevos” en el intento de llegar a agosto con el consumo reanimado, va encontrando algunos escollos.

La lógica del esquema es sencilla: la inflación viene creciendo a un ritmo menor que el año pasado y los aumentos de sueldos que surjan de las negociaciones paritarias aumentarán el poder de compra, y por tanto el consumo debería resurgir.

El primer escollo reside en que la pelea entre el Gobierno y algunos gremios clave, como el transporte, está demorando el cierre de las paritarias a pesar de que los últimos convenios van camino a ser confirmados por el Ministerio de Trabajo con subas en los papeles de 27,8% que, en la práctica, terminarían superando el 32 o 33%.

Una fotografía del promedio de los aumentos de la administración pública (27,4), aceiteros (36%), comercio (27%), construcción (27,4%), docentes (27,4%), metalúrgicos (28,7%) y otros ocho gremios arroja un 29,1% de suba salarial.

Ese aumento, que se cobra en dos partes (aproximadamente el 60% en mayo o junio y la otra en agosto), más los retroactivos y el medio aguinaldo –sueñan en el Gobierno y en las empresas– comenzará a volcarse al consumo en los primeros días de julio.

Será en ese momento, según la visión de los funcionarios, cuando el esquema de “precios viejos, salarios nuevos” debería darle energía al consumo que, salvo algunos “brotes verdes” como el de las motos, permanece planchado desde comienzos del año

El optimismo oficial se sustenta en un pilar fundamental y es que el dólar oficial ubicado en $ 9,04, y retrasado, continúe actuando como un ancla para contener las subas de precios.

Mantener el atraso cambiario pasa así a jugar un rol fundamental durante el período preeleccionario, en el convencimiento de que el Gobierno actual seguirá con su táctica de hacer subir al dólar a razón de un 1% por mes cuando la inflación ronda el 2% mensual.

En tren de dar señales de que no existe la posibilidad de una devaluación brusca del peso en el corto plazo, el Banco Central continúa profundizado la táctica de brindarle, a quien quiera comprarlo, un seguro de cambio cada vez más barato.

Basta recordar que al día siguiente de que Mauricio Macri habló de anular el cepo cambiario en caso de ser presidente, el Banco Central empezó a vender dólares a futuro con un precio de $ 11,50 para marzo, en el intento de bajar las expectativas de devaluación.

Esta semana, el Central vendió dólares a marzo a un precio de $ 10,90 apuntalando la estabilidad del paralelo (sigue en torno de $ 12,60) y la idea de que un salto fuerte del dólar no forma parte de las posibilidades en el año electoral. Total, si el dólar sube más, el costo lo deberá pagar el próximo gobierno y eso parece no preocuparle a los actuales funcionarios.

Un problema en ascenso de este retraso del dólar (preven que el oficial llegue a fin de año a $ 10) es que va a contramano de lo que está pasando con el dólar a nivel mundial: no cesa de fortalecerse.

En el último año, el dólar se fortaleció y el real se devaluó para darle a los productores del país vecino una ganancia de competitividad de 18%.

En el caso del Euro, la depreciación fue de 24%.

En otras palabras, mientras que el dólar se hace más fuerte y los países que comercian con EE.UU. deprecian sus monedas para permitir poner a sus productos en precios internacionales competitivos, la Argentina se encarece.

Ejemplos de algunas consecuencias son los problemas que afrontan los productores de frutas de Río Negro y los viñateros de Mendoza y San Juan. Entre la revaluación cambiaria y las cargas a las exportaciones, la venta en el exterior los deja fuera de juego.

La contracara es el buen momento de la venta de pasajes y de los agentes turísticos que comercializan paquetes de descanso en el exterior que, aunque no lo reconocen, están vendiendo como en tiempos de la “plata dulce”.

La consultora Elypsis calculó que el tipo de cambio multilateral (en función del comercio exterior argentino) se apreció 24,4% en el último año. Una vez más, la Argentina va para un lado y el mundo para otro.

A esas tensiones que enfrenta el esquema “precios viejos, salarios nuevos” se le suma una obvia: que un gasto público creciendo por encima del 40% en la primera parte del año contribuya a acelerar la inflación.

Según los economistas que siguen de cerca estos temas, la suba de precios no correrá tan rápido como para comerse los aumentos salariales en por lo menos cuatro meses. Pero todo resulta condicional y de corto plazo.

Así se refleja también en el área financiera, donde los ahorristas dejan en claro su preferencia por las colocaciones en pesos que dan buen rendimiento frente a la moderada suba del dólar, pero manteniendo la puerta abierta.

Una fotografía de esa realidad está en el crecimiento de 30% de los depósitos a plazo fijo frente a un aumento de 10% de los de cuenta corriente en los primeros cinco meses del año.

Los plazos fijos ofrecen tasas a lo ahorristas algo por encima del 20% anual y permite una “mini bicicleta” frente a un dólar oficial que se mueve a un ritmo del 12% anual.

Para los inversores más grandes, la opción es la compra de letras del Banco Central que ofrecen 26% y se convirtieron en la vedette del mercado debido a que el Central no para de colocar letras para conseguir pesos que puedan contribuir a llenar el fuerte rojo fiscal del Tesoro.

El negocio aparenta ser una gran rueda de la fortuna donde un Estado con fuerte déficit les ofrece a los ahorristas letras en pesos que pagan una renta alta y les permite obtener una ganancia en dólares jugosa a los inversores. Y parece no pasar nada.

Frente a esa autopista financiera hasta cerca de las elecciones, los expertos sugieren estar atentos frente a la tradicional dolarización de las carteras previa a las elecciones presidenciales.

No vaya a ser que los “precios viejos” decidan entrar en carrera.

IECO

Anuncios

0 Responses to ““Precios viejos, salarios nuevos y campaña””



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 63 seguidores

Archivos

Twitter

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: