“Brusco freno en julio de las ventas con tarjetas de crédito”

Las estadísticas oficiales dan cuenta de que la economía está en recesión desde fines del año pasado. Ahora, un relevamiento hecho por LA NACION entre bancos y emisores de tarjetas de crédito demuestra que este mes se produjo un derrape adicional: en las tres primeras semanas de julio el consumo con tarjeta de crédito se habría desacelerado entre seis y ocho puntos porcentuales.

Así, de crecer a un ritmo de entre 8 y 10% anual en términos reales (descontando el impacto de la inflación), habría pasado a crecer este mes apenas 2%, según cifras desestacionalizadas que tienen los principales jugadores del mercado.

El menor crecimiento de las ventas con tarjeta además se da en un contexto generalizado de baja del consumo, lo que lleva a pensar que muchos consumidores están optando por financiarse a través de este medio de pago. “Podemos decir que el consumo con tarjeta sigue creciendo, pero se desaceleró mucho”, admitieron en una entidad líder. “No veíamos una desaceleración de esta magnitud desde hace por lo menos cinco años”, confiaron, con la condición de no ser identificados.

Las compras con tarjeta avanzaban en las primeras tres semanas del mes al 32% anual, pero unos 30 puntos responden al “efecto precios”, y no a un incremento en la cantidad de compras. En tal sentido, hasta junio el consumo con tarjetas venía avanzando entre 38 y 40% anual en términos nominales.

En la City temen que la desaceleración se acentúe en la segunda parte del año si no se llega a un acuerdo con los holdouts. Incluso algunos arriesgan que el consumo con tarjeta terminará el año con cifras neutras, es decir, sin crecimiento en términos reales.

“La gente está cuidándose más”, coincidió el ejecutivo de una emisora de plásticos. “Cuando la gente deja de comprar es porque no tiene plata o porque ahorra, cosa que no estamos viendo. Y si no tiene plata es porque no tiene trabajo o porque tiene miedo a perderlo”, deslizó el ejecutivo, quien, sin embargo, aclaró que, por ahora, “no sería algo dramático, si no estaría creciendo fuerte la mora”.

En el sector destacan que la mora de las tarjetas de crédito apenas si ha variado en los últimos meses, lo que indica que, si bien la gente está comprando menos, todavía no estaría teniendo dificultades para pagar lo que ya ha consumido.

Según señalan, a 30 días de plazo, el nivel de incobrabilidad era del orden del 0,6 por ciento. En los últimos meses, la mora en este plazo viene oscilando entre el 0,5 y el 0,7%, aseveran.

DUDAS EN EL EMPLEO

Así, en el sector atribuyen la retracción del consumo sobre todo a un temor de perder el empleo. El Instituto de Estadística y Censos (Indec) informó recientemente que la tasa de desempleo era de apenas 7,1%, pero los analistas privados vienen advirtiendo un fuerte deterioro del clima laboral, que se habría acentuado en estos últimas semanas.

María Laura Cali, directora de SEL Consultores, habla de un “parate generalizado” en las empresas. “La principal medida que están tomando es suspender el ingreso de nuevo personal -dice Cali-. La mitad de las empresas que encuestamos nos dice que no está tomando gente. Otras compañías, además, también están optando por reducir horas extras. Las dos cosas tienen un impacto en el poder adquisitivo de la gente.”

En SEL Consultores afirman, a su vez, que todos los indicadores negativos que viene arrojando el mercado laboral en el nivel nacional se han ido potenciando a medida que fue avanzando el año.

Según el sondeo que hace la consultora entre empresas, a principios de año, un tercio de los encuestados afirmaba que no pensaba tomar nuevo personal, contra el 50% en junio pasado. Del mismo modo, cerca de la mitad de las compañías dijo que había dejado de renovar los contratos al personal eventual o tercerizado.

“Otro dato para nada alentador -agrega Cali- es que hay una mayor cantidad de compañías que esperan disminuciones en sus dotaciones de personal respecto de la que prevé aumentos. Una situación como ésta recién la encontrábamos en 2009.”

CAPACIDAD DE CONSUMO

Pero, más allá del deterioro del empleo, o de las perspectivas laborales en el corto plazo, la capacidad de consumo de los trabajadores también se estaría viendo reducida concretamente en estos meses por la presión impositiva y la caída del salario real, opina José Luis Blanco, director de la consultora Tendencias Económicas.

“A los jubilados que les dieron un 11 por ciento de aumento en marzo, ya la inflación los pasó por encima”, ilustra Blanco. “Las ventas de medicamentos, entre tanto, vimos que cayeron 5 por ciento en junio respecto de mayo, y poco más de 6 por ciento respecto de junio del año pasado, y estamos hablando de un bien básico”, advierte el analista.

Para Blanco, los trabajadores están viendo “castigado” su poder adquisitivo por el lado de los ingresos y también por el lado de la oferta, dado que el precio de los alimentos viene subiendo en estos meses por encima del resto de los precios.

LAS CAUSAS DE LA DESACELERACIÓN

Empleo en baja

La mitad de las empresas suspendió la toma de nuevo personal y varias ya empezaron con suspensiones.

Ingresos retrasados

Los aumentos salariales y de las jubilaciones quedaron por debajo de la inflación real.

La Nación

Anuncios

0 Responses to ““Brusco freno en julio de las ventas con tarjetas de crédito””



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 62 seguidores

Archivos

Twitter

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: