“Juntarse a comer para ver el Mundial costará el doble que en Sudáfrica”

Para la inmensa mayoría de los argentinos que no podrán viajar a Brasil, juntarse a comer y ver los partidos de la selección con amigos en casa les costará más del doble que durante el Mundial de Sudáfrica 2010.

De acuerdo con un estudio realizado por la consultora Tomadato, el índice de precios del mundial (IPM) registró una variación de 111% entre junio de 2010 y octubre de este año, y lo peor en materia de aumentos de precios podría estar por llegar en los seis meses que restan para el partido inaugural de la Copa del Mundo, que se jugará en junio en San Pablo.

El IPM, que acaba de presentar Tomadato, se elabora tomando en cuenta una canasta de 19 productos de consumo tradicional en este tipo de reuniones: desde una pizza de muzzarella hasta los ingredientes para una picada, pasando por cerveza, aperitivos, golosinas o la carne para un asado. “La idea de esta medición es analizar la evolución de los precios de la misma canasta de productos desde el Mundial de Corea-Japón, en 2002, y continuar difundiendo los valores mensualmente hasta que finalice Brasil 2014”, explicó Emiliano Schwartz, responsable de Marketing de Tomadato.

De acuerdo con este particular indicador, la canasta de alimentos y bebidas que en Japón 2002 costaba 67,2 pesos, en Alemania 2006 trepó a $ 96,5 (con una suba inter-Mundial del orden de 43,5%) y cuatro años después, para la época de Sudáfrica 2010, llegó a 208 pesos (un incremento de 115,5% frente a 2006). A octubre de este año, el índice se ubicaba en 438,8 pesos (es decir, un 111% por encima de junio de 2010), con una peligrosa tendencia a la aceleración.

Por rubros, los comestibles no perecederos fueron los que lideraron los aumentos, con una suba de junio de 2010 a la fecha de 145,1 por ciento. En la otra punta se ubicaron las bebidas, que tuvieron un incremento promedio de 80,2 por ciento, mientras que los alimentos frescos aumentaron un 108,4 por ciento.

En Tomadato además cruzaron la evolución de la canasta del Mundial con el promedio del salario privado para determinar los cambios en el poder adquisitivo de los argentinos. En junio de 2002, con el salario privado promedio se podían comprar catorce canastas del Mundial. Cuatro años después se pasó a 18 canastas y en junio de 2010 se alcanzaron las 20 canastas, pero la suba se detuvo en este Mundial y a octubre de este año la capacidad de compra de los sueldos se mantuvo sin cambios.

“En los últimos cuatros años se nota un crecimiento muy fuerte de los salarios, pero que termina siendo absorbido por los aumentos de precios, lo que se tradujo en un freno en la recuperación del poder adquisitivo de los asalariados. Estamos entrando en una espiralización entre los precios y los salarios”, advirtió Schwartz.

El IPM también es una buena muestra para evaluar el retraso cambiario que sufrió el peso en la última década. En la Copa del Mundo organizada por Corea y Japón, el dólar cotizaba a 3,62 pesos, con lo cual la canasta de alimentos y bebidas del Mundial se ubicaba en los 18,5 dólares. Para junio de 2006, la divisa norteamericana había sufrido una importante baja (3,08%), lo que llevó a la canasta a casi duplicar su valor en dólares, pasando a US$ 31,3.

La tendencia al encarecimiento en dólares de los alimentos argentinos se profundizó para Sudáfrica 2010, cuando los alimentos de consumo mundialista llegaron a los 53 dólares, mientras que en la última medición, de octubre de este año, se batió un nuevo récord, cuando la canasta pasó a cotizar por encima de los 75 dólares, tomando en cuenta un valor promedio de la moneda norteamericana para todo el mes de 5,83 pesos.

Junto con la aceleración de los precios, el otro punto que se puede pronosticar es que el Mundial tendrá un efecto positivo en las expectativas de los consumidores. “En los últimos tres mundiales se observaron una mejora en los índices de confianza de los consumidores y un repunte en las expectativas de compra. Se trata de un fenómeno que se repite en muchos países, pero que se profundiza en el caso de los argentinos”, explican en Tomadato.

La Nación

Anuncios

0 Responses to ““Juntarse a comer para ver el Mundial costará el doble que en Sudáfrica””



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 63 seguidores

Archivos

Twitter

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: