“¿Por qué la inflación ya no es un factor que impulsa a que los argentinos adelanten consumo?”

Hasta hace dos años, la inflación funcionaba como un motor que impulsaba a los argentinos a gastar sus pesos en el mercado interno, como una forma de “adelantarse” a los futuros aumentos de precios de los productos.

Con sus pesos en mano o aprovechando los generosos descuentos que se ofrecían para la compra con tarjetas bancarias -que en ese momento eran en promedio de un 25%-, los consumidores encontraban en el shopping un lugar donde volcar parte de su salario.

Es que hasta principios de 2011 seguía en su máximo apogeo el denominado “boom del consumo”.

Pero hoy la situación cambió. A pesar de que la inflación no cedió -las consultoras privadas la estiman en un 25%-, este indicador ya no representa un estímulo para la compra.

Y es en este contexto que los argentinos que en 2010 el economista Guillermo Oliveto, titular de W consultora, definía como “oportunistas compulsivos”, empezaron a abandonar las características englobadas bajo el segundo término de la expresión, para convertirse en meros detectores de descuentos y promociones.

“Últimamente, se advierten en los consumidores ciertas conductas que dan cuenta de un mayor cuidado del bolsillo“, señalaba el experto.

Es por eso que las personas comienzan a abandonar ese hábito de comprar por adelantado y se inclinan hacia una actitud más cauta en relación con sus gastos.

Los expertos atribuyen esta retirada de la “compulsividad” en las compras, principalmente, a dos factores: la caída en las expectativas generales de los consumidores y una mayor inseguridad con respecto de la estabilidad laboral.

En cuanto al primer aspecto, el último relevamiento sobre expectativas económicas realizado por la UCA y TNS-Gallup señala una baja en este indicador del 10,2% interanual.

Sobre el segundo punto, el mismo estudio indica que el 45% de los encuestados estima que hay muy pocos puestos laborales disponibles actualmente.

Otro de los “frenos” al consumo se vincula con la situación salarial, menos favorable que dos años atrás.

Como lo indica Soledad Pérez Duhalde desde la consultora Abeceb, “las paritarias este año oscilaron entre un 24% y un 25% y esto tuvo un fuerte impacto sobre el salario real”.

En resumen, dice la experta, “mientras que 2010 y 2011 fueron años muy positivos en materia de consumo, los factores que traccionaban las compras hoy cambiaron y eso se nota”.

La compra adelantada en retirada
El “boom del consumo” ya forma parte del recuerdo de los argentinos que hace tres años volvían de los shoppings cargados de bolsas, producto de haberse dejado llevar por sus impulsos de compra.

Es que, como delatan los locales cerrados e indican los expertos, hoy la situación es otra.

“La gente está gastando menos y la fiebre de consumo no está tan fuerte como en ese momento”, apunta Claudia Collado desde la entidad Acción del Consumidor (ADELCO).

Es que, si bien la inflación no “aflojó”, otros factores le ganaron la batalla e inclinaron la balanza a favor de una retracción del gasto.

En este punto, Pérez Duhalde sostiene que “el cepo, la inflación y otros factores hoy juegan menos a favor del gasto que en otro período”.

La experta en consumo atribuye este cambio de escenario a que impera entre los argentinos “una sensación de que no se sabe qué va a pasar mañana“.

La incertidumbre gana terreno
Cuando se analiza por qué la inflación ya no es motivo suficiente para que las personas compren por adelantado en una carrera contra el tiempo, surge en seguida una palabra:incertidumbre.

Este es el término que los especialistas en consumo y economistas repiten cuando son consultados sobre este cambio de comportamiento.

En esta línea, Pérez Duhalde señala que “la sensación de no saber qué pasará con la economía lleva a la gente a gastar menos”.

Eso mismo se deduce, a su vez, del último relevamiento de TNS-Gallup que arroja que existe “una mayor incertidumbre sobre el rumbo de la economía en el corto y mediano plazo“.

En cuanto a la percepción de la situación actual y las perspectivas, el documento arroja que este indicador cayó un 12,7% en relación con la de un año atrás.

Por otra parte, el mismo estudio da cuenta de que los argentinos no se muestran muy optimistas con respecto a la evolución de sus ingresos.

De hecho, el documento indica que un 34% de los encuestados considera que su situación económica en los próximos seis meses será peor que la actual.

Escenario laboral
Así como las expectativas fueron uno de los factores que inhibieron el impulso de compra en un contexto inflacionario, otro punto que actuó como freno al gasto de los argentinos se asocia con el escenario laboral.

Es que las personas comienzan a percibir que la oferta de empleo en el mercado ya no es la de hace dos años.

De acuerdo con Pérez Duhalde, lo que ocurre actualmente es que, “si bien todavía no hay un fuerte desempleo, tampoco se están generando muchas fuentes de trabajo“. Y esto se empieza a sentir en el consumo.

De allí que, como lo afirma Collado, “la gente comienza a cuidar más el peso y eso se nota”.

Señales
El comportamiento más cauteloso de los argentinos empieza a dejarse ver en los hábitos cotidianos de los consumidores.

Y uno de los espacios en los que es posible notar las señales del cuidado del bolsillo es elsupermercado.

Según lo advierte Collado, algunos signos de este cambio de actitud son los siguientes:

• Los changuitos más vacíos
Como lo describe la experta en consumo, los argentinos se vuelcan hacia las compras más selectivas y, por ese motivo, hoy son menos frecuentes los carritos rebosantes de productos en las góndolas.

• Mayor inclinación a segundas marcas
Las segundas opciones, que en 2010 eran dejadas de lado a causa de la preferencia por las firmas de primera línea, son más aceptadas ya que los argentinos, dice Collado, “cambian de marca en busca de artículos más baratos”.

 Se “estudia” más la etiqueta
Un signo que exhibe con claridad el mayor cuidado del peso es la atención detallada que los clientes ponen en la etiqueta de los productos.

Sobre este punto, la ejecutiva de ADELCO describe: “La gente se fija puntillosamente en las características de cada artículo y compara más antes de llevar algo”.

• Se imponen los envases “familiares”
Estos paquetes, que habían sido reemplazados en los últimos tiempos por formatos individuales, vuelven a cobrar peso ya que permiten a los consumidores ahorrar dinero.

Es que “los más chicos, por lo general, engañan con el precio y suelen ser más caros“, dice Collado.

• Preferencia por almacenes de barrio o supermercados chinos
Si bien estos formatos venían ganando espacio en los últimos años, el cuidado del bolsillo impulsó aún más su crecimiento.

Menor fidelidad por una cadena en particular
Los expertos destacan que los argentinos cambian con facilidad de supermercado y se inclinan hacia aquellos que les ofrecen mejores pecios.

Inclusive, puntualiza Collado, cada vez más “combinan distintas cadenas de retail y compran en cada una determinados artículos puntuales”.

¿Por qué autos y turismo escapan a la regla?
Si bien en términos generales es notoria la actitud cautelosa de los argentinos en el manejo de su dinero, existen dos rubros que representan una clara excepción a esta regla: los autos y los viajes al exterior.

Pérez Duhalde explica que esto ocurre porque “estas dos categorías están directamente asociadas al dólar“.

En cuanto al primer punto, el economista Martín Leal indica que “hay un récord histórico en la compra de autos importados porque se trata de un bien pegado a la divisa oficial”.

Y agrega que “ante la imposibilidad de ahorrar en una moneda dura, muchos se vuelcan a la compra de vehículos“.

Así lo demuestran también los números. Según datos de la Asociación de Concesionarias de Automotores (ACARA), el primer semestre de este año fue considerado el mejor de la industria con un total de 498.620 autos patentados.

Esto significó un crecimiento del 8,3% en la comparación contra el acumulado en el mismo período de 2012 en el que se habían patentado 460.184 unidades.

Con respecto al segundo aspecto, Leal advierte que “el adelanto de consumo en turismo sigue creciendo” y agrega que esta situación es “alarmante” por la salida de divisas, que generan complicaciones en cuanto a las reservas.

De hecho, según lo afirmaba la misma Presidenta el miércoles, más de 7 millones de argentinos se fueron de vacaciones este año al exterior y los gastos fuera del país alcanzaron los 5.700 millones de dólares.

Y para aquellos que deciden viajar fuera del país, las cuotas siguen siendo un beneficio muy valorado ya que “las agencias de turismo ofrecen la opción de pagar los pasajes hasta en 18 cuotas“, dice el economista.

Los expertos aclaran que la compra de autos y los viajes sufren una suerte distinta a la del resto de los bienes de consumo. Es así que “en shoppings y supermercados se vio un fuerte debilitamiento durante la primera mitad del año”, puntualiza Pérez Duhalde.

Y en esta evolución juega un rol importante el contexto macroeconómico general y la cercanía del proceso electoral.

Es que la percepción del entorno actúa como fuerte inhibidor para las compras, más allá de que la inflación no dé tregua.

Leal resume en pocas palabras lo que hoy pesa más en los argentinos en relación con la economía: “Hay mucho miedo al cambio en las reglas del juego”.

IProfesional

Anuncios

0 Responses to ““¿Por qué la inflación ya no es un factor que impulsa a que los argentinos adelanten consumo?””



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 61 seguidores

Archivos

Twitter

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: