“La góndola virtual: cada vez más gente compra alimentos por la Web”

Ya sea por una cuestión de comodidad, para tratar de optimizar las rutinas del hogar o para ahorrar el siempre escaso tiempo, lo cierto es que cada vez son más las personas -y en especial las familias- que en vez de recorrer las góndolas del supermercado al mando de sus changuitos prefieren hacer las compras por Internet, sin tener que salir de sus hogares o de sus lugares de trabajo.

En 2012, el crecimiento de la venta online de los supermercados fue incluso superior al 44% que creció la sumatoria de todo el e-commerce en la Argentina. Entre alimentos, bebidas y artículos de limpieza, se vendieron 1200 millones de pesos por vía digital durante ese período, según un relevamiento realizado por la consultora Prince & Cooke para la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE).

Para quienes optan por la compra online los motivos son más que claros: “Tengo tres chicos y hacer las compras por Internet me ayuda a organizar las compras, la semana, las comidas… Y más allá de la comodidad, me permite ahorrar mucho tiempo”, dice Jimena Ortiz, de 38 años, vecina de La Lucila, provincia de Buenos Aires, que desde hace un año hace una compra quincenal desde su iPhone.

“Tengo mi lista de compra en la página web del súper y la repito, por lo que no tengo que volver a armarla cada vez que tengo que hacer una nueva compra -asegura Jimena-. En caso de que quiera modificarla, tengo una aplicación en el celular que me permite incorporar un producto a la lista con sólo escanear con el teléfono su código de barras.”

No es que Jimena haya dejado por completo de ir al supermercado: “Las compras pequeñas, del día a día, todavía las hago en el súper, pero para las compras grandes con cosas pesadas, hacerlas por Internet y que me las traigan a casa es un placer”, dice Jimena, para quien la compra digital es un camino de ida: “Dejaría de ir al súper si puedo, y en ese camino creo que estoy”.

“En general, el perfil del consumidor online es de una persona de 35 a 45 años, sobre todo de familias numerosas. Es que cuando ves los productos que más salen en la venta de alimentos tienen que ver con packs grandes, y con todo lo que es incómodo comprar físicamente”, comenta Gustavo Sambucetti, responsable de e-commerce de la cadena Walmart, que señala que el ticket promedio de una compra online es cuatro veces mayor que el de una presencial.

VENTAJAS DEL CARRITO DIGITAL

La compra digital, señala Sambucetti, “es una compra más racional. De hecho, el control sobre lo que se compra es uno de sus principales atributos. Compra racional es que yo tengo mi carrito de la semana anterior cargado en mi perfil, lo replico, veo qué estoy comprando y cuánto estoy gastando antes de pagar, con lo cual me tiento menos”.

La posibilidad de no tener que hacer la lista en cada compra no sólo ayuda a evitar tentaciones, sino que cumple con el objetivo principal de todo comprador online : ahorrar tiempo. “Cada vez hago mis compras más rápidas -asegura Magdalena Castro, de 34 años, que desde hace tres años hace sus compras de supermercado por Internet-. Al tener los pedidos guardados, siempre vuelvo al anterior y le cambio alguna cosa, lo voy perfeccionando; para compras como las de los cumpleaños, recurro al registro histórico de pedidos y veo qué compré el año pasado.”

Si bien el supermercado online es un camino de ida, en la actualidad todavía es muy común que quienes allí hacen sus compras prefieran la compra presencial para algunos productos. “Los alimentos no perecederos y los productos de limpieza y de baño los compro a través de Internet, pero todo lo que es fresco, como los lácteos o las frutas y verduras, prefiero ir a comprarlas, para poder elegirlas”, comenta Inés Peralta Ramos, de 47 años, que asegura que detesta ir al súper.

Adela Cavia, de 43 años, también divide sus compras entre el mundo virtual y el real. “Hago una compra mensual a través de Internet, porque me ayuda mucho a ordenarme y porque ir al supermercado me parece una pérdida de tiempo. Pero la fruta y la verdura la sigo comprando en la verdulería”, cuenta Adela, y agrega: “La primera vez tardé un siglo en hacer la compra, porque uno no es consciente de todas las categorías de los productos, pero ahora, aunque no compro siempre lo mismo, no tardo más de media hora”.

Uno de los principales argumentos que se esgrimen en contra del supermercado online es que “es más caro”. El precio, en realidad, depende de la política de cada empresa, y así hoy hay cadenas que ofrecen el mismo precio en la góndola que en la pantalla, mientras que otras ofertan sus productos en la Web entre un 7 y un 10% más caros que en el supermercado. Aun así, en la ecuación final también entran en juego promociones o descuentos que difieren según el canal de venta.

“La verdad es que ni me interesa chequear si efectivamente lo que compro sale más caro que en el local -dice Magdalena-. Primero porque pago con tarjeta, de modo de aprovechar los descuentos de mi banco, y segundo porque trabajando todo el día y con tres chicos, prefiero por sobre todas las cosas no perder tiempo.”

LAS CIFRAS DEL E-COMMERCE

Señalan el relevante peso de la venta digital de los súper

  • 1200
    Millones de pesos

    Es el monto total de las ventas de alimentos, bebidas y productos de limpieza realizadas a través de Internet en 2012
  • 3 a 5%
    De las ventas

    De las principales cadenas de supermercados se realizan actualmente a través de Internet.

El 70% de las mujeres elige esta modalidad

Aunque la proporción de varones que hacen sus compras a través de Internet es ligeramente mayor que la de aquellos que recorren las góndolas de los supermercados, las mujeres son tanto en el mundo real como en el virtual las principales responsables de asegurar la provisión de alimentos, bebidas y otros productos esenciales para el correcto funcionamiento de un hogar.

“Si bien hay una mayor participación de los hombres que en la compra física, todavía siguen siendo las mujeres las que hacen las compras online . Las mujeres representan el 65% de las compras realizadas a través de Internet y el 75% de las compras realizadas en nuestras sucursales”, comenta a LA NACION Gustavo Sambucetti, responsable de e-commerce de Walmart Argentina.

Pero las mujeres argentinas no sólo hacen uso de Internet para evitar tener que ir al súper: los sitios de venta online les ofrecen hoy un amplio rango de productos, que abarcan rubros tan disímiles como turismo, espectáculos, tecnología, electrodomésticos, ropa, etcétera. Y cada vez son más las mujeres que no reniegan de esta posibilidad.

Un estudio online realizado por el sitio de comercio electrónico MercadoLibre.com revela que siete de cada diez mujeres compraron algún producto en Internet durante el año pasado. El 40% de ellas gastó, en promedio, entre 500 y 2000 por compra.

¿Cuáles son los motivos que llevan a las mujeres a comprar a través de Internet? “Principalmente porque acceden a mejores precios, es más cómodo, le permite encontrar más variedad de productos y ahorra tiempo -afirma un comunicado de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), que resume los hallazgos del estudio-. El aspecto que más valoran las mujeres en la compra online es el precio. Le siguen la reputación o prestigio del vendedor, el producto en sí mismo, los medios de pago y la financiación. El 62% afirma que siempre busca lo mejor en términos de precio/calidad.”

“Muchas tiendas y comercios ofrecen hoy descuentos u ofertas que son sólo exclusivos para la compra a través de Internet”, dice Jimena Ortiz, que además de hacer las compras de supermercado por Internet, recurre a la Web en rubros como tecnología o electrodomésticos.

El estudio de MercadoLibre.com señala otro de los motivos que lleva a las mujeres a preferir la compra por medios digitales a la compra presencial: “Sólo el 35% de las encuestadas sostiene que disfruta las compras y que éstas están entre sus actividades favoritas.”

La Nación

Anuncios

2 Responses to ““La góndola virtual: cada vez más gente compra alimentos por la Web””


  1. 1 roccar mayo 25, 2013 en 1:35 pm

    Qué buen estudio. Tenía la creencia opuesta, de que las mujeres eran las que menos se animaban a la compra on line (por cierta complejidad de algunos sitios) y a pasar los números de la tarjeta…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 61 seguidores

Archivos

Twitter

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: