¿Cuánto cuesta?, depende: un producto tiene hasta seis precios distintos y el límite entre “caro y barato” es cada vez más difuso

Hoy en día, la gran mayoría de los argentinos posterga una compra -o hasta la cancela- si no le ofrecen algún tipo de beneficio a la hora de pagar.

Es que los descuentos de las tarjetas ya son moneda corriente y ahora hasta “cotiza” el efectivo, que también trae aparejado ventajas. (Lea más: El efectivo “cotiza”: comercios dan rebajas del 20% al 30% a quienes pagan en cash por problemas en cadena de pagos).

Además, se incorporó a este escenario un abanico de cuponeras online cuyo principal negocio consiste en ofrecer grandes rebajas a aquellos que se decidan rápido a comprar.

Sin embargo, pocos advierten que este sistema de promociones, tan instalado en el país, también tiene ciertos “costos” en lo que hace al manejo del dinero.

Y es que la “fiebre de los descuentos” también tiene su lado B: con tantas opciones, losconsumidores se ven cada vez más confundidos acerca de cuál es el valor real de los productos, ya que algunos artículos pueden llegar a tener al menos 6 precios diferentes, dependiendo de la modalidad que se utilice para pagarlos.

Radiografía de un fenómeno ya instalado entre los argentinos y que los impulsa a gastar sus pesos en los locales que les ofrezcan la mejor rebaja, sin tener conciencia clara de cuánto vale realmente lo que llevan.

Precios “a la carta”
A la hora de ir de compras, los consumidores pueden encontrarse al menos con 6 alternativas distintas de precios.

Algunas de ellas son las siguientes:

1. Precio en efectivo (opción cada vez menos utilizada, aunque los comerciantes buscan reactivarla con nuevas promos de entre 20% y 30%).

2. Precio con tarjeta de débito (que permite abonar hasta un 30% menos).

3. Precio de recargo con crédito (que los argentinos aprovechan para poder pagar en cuotas).

4. Precio con cuponera de descuentos online (modalidad que se impuso en los últimos años y tiene su fuerte en las opciones gastronómicas y de turismo).

5. Precio de club de fidelización (consiste principalmente en 2×1 y distintas rebajas).

6. Precios de portales de comercio electrónico (como por ejemplo Mercado Libre) que difieren del de los mostradores.

Además de estas alternativas, algunas marcas también hacen importantes descuentos a quienes elijan la opción de compra online.

Este es el caso de Garbarino que, como indica en su página web, ofrece rebajas a quienes paguen a través de Internet:


Frávega también aclara en su sitio que hay un valor especial para aquellos que realicen la compra online:


Los productos “sin precio” por la inflación y las promos
Esta enorme variedad de precios que los consumidores pueden llegar a pagar por un mismo producto tiene su contracara en la pérdida de valores de referencia y de la noción de qué es “caro” y qué es “barato”.

En este sentido, el economista Fernanado Moiguer es contundente en sus afirmaciones: “Los artículos hoy ya no tienen un valor único. Antes podían ser más o menos costosos, pero ya no hay parámetros claros“.

El experto atribuye este fenómeno principalmente a tres factores que operan hoy en la Argentina y que “trastocaron todo el sistema de precios”:

• La irrupción masiva de las promociones, que hace que los valores de los artículos cambien rotundamente según el día de la semana.

“Ya casi no hay compra sin descuento. La gente no se acerca a un local si no ve rebajas.Los beneficios no son más un diferencial, sino que se volvieron un commodity“, advierte Moiguer.

• La inflación, que supera el 20% y que hace imposible que los precios se mantengan relativamente estables.

De hecho, sobre este aspecto, el economista admite que “esto de que no haya una referencia clara de los valores es algo típico de países con alta inflación“. Y agrega que, en este momento, los argentinos están actuando “como lo hacen los consumidores en pleno contexto de suba permanente de precios. Dicen ‘Si no hay una promoción, no voy'”.

Por su parte, Adrián Kittner -desde eConsultora- menciona a iProfesional.com que, además del precio real de los productos también se ha perdido su valor relativo. Es decir, en su relación con el resto de los artículos.

“Como todo va aumentando en distintos porcentajes, llega un momento en el cual la gente no sabe si  lo que está pagando es correcto o no”, resume el consultor.

• La retracción en el consumo, que impulsa a los comercios a lanzar fuertes y llamativas rebajas para seducir a los consumidores.

Es que, como explica Moiguer, “la gente hoy se cuida más a la hora de gastar”. El economista agrega que, por ese motivo, “los niveles del consumo actuales no son como los del 2010 o 2011”.

En este contexto, y por la incidencia de estos tres factores, indica el experto, “es prácticamente imposible construir un precio”.

Moiguer describe este fenómeno con una palabra: la “desparametrización”.

Y aclara que si bien este problema afecta a la economía particular de los consumidores, la mayoría de ellos actualmente no parece preocuparse por conocer el verdadero precio de los artículos.

Es que, inmersa en el sistema de promociones y beneficios, la gente se ocupa más bien de disfrutar de las ventajas que le brinda la compra con rebajas.

“La clase media va por los descuentos y el hecho de no saber el valor exacto de las cosas ya se naturaliza“, sentencia Moiguer.

Del lado de las marcas: la estrategia del avión
Así como los consumidores se han ido acostumbrando a este esquema, las marcas también han tenido que adaptarse a este nuevo contexto. Y eso se advierte en los cambios que se dieron en su forma de fijar el precio de los productos.

A diferencia de lo que ocurría habitualmente, cuando cada artículo tenía un costo regular -que luego disminuía para las liquidaciones- hoy el sistema que se utiliza es otro: “Actualmente, el comerciante vende su mercadería como si se tratara de los asientos de un avión“, ilustra Moiguer.

En este sentido, aclara que los negocios determinan el valor de los productos de la siguiente manera: “Calculan lo que saben que tienen que vender y luego dividen esa suma entre los distintos artículos y los diferentes días de la semana”.

Por esa razón, dependiendo del día o del mes en que se acerquen a un local, los argentinos se encuentran con una amplia gama de precios para el mismo producto.

De acuerdo con el economista, esta variación en los valores pudo advertirse claramente en la segunda mitad del año:

– En agosto, los negocios quisieron “hacerse la diferencia” y promocionaron sus propias rebajas, por fuera de las ofrecidas con tarjeta.

– En septiembre, los locales lanzaron la nueva temporada primavera-verano con precios más altos.

– En octubre, retornaron a las vidrieras los descuentos con plásticos bancarios.

– En noviembre, algunas firmas adelantaron las promos de Navidad.

En cuanto a lo que ocurrirá en diciembre, Moiguer anticipa que “las marcas aprovecharán fin de año para lanzar descuentos y beneficios con el fin de seducir a los clientes”.

Descuentos para todos los rubros
Inicialmente, la costumbre de pagar todo con rebajas se podía advertir principalmente en loslocales de ropa y en las casas de electrodomésticos.

Sin embargo, esta modalidad se fue expandiendo a tal punto que hoy son muchos los rubros en los cuales los argentinos desconocen el valor real de lo que pagan.

Es así que ahora este hábito se extiende a las salidas al cine y a comer afuera, e incluso a laplanificación de los viajes, entre otras cuestiones.

Un ejemplo de esta tendencia a aprovechar las promociones en todos los rubros es el siguiente descuento que ofrece el Banco Francés de hasta 40% -y 24 cuotas sin interés- para vuelos locales:

Inclusive, algunas entidades como el Galicia, buscan que los primeros gastos del día ya se hagan con beneficios de sus plásticos, como puede verse en la promoción que el banco ofrece para los desayunos:

A la hora de comer afuera, esta tendencia a apelar a las promociones también se impuso. Y en este caso, los clubes de socios y los cupones online se han vuelto los dos grandes invitados en las cenas de los argentinos.

“Los consumidores compran mucho opciones de turismo, escapadas de fin de semana, cenas en restaurantes y distintos artículos como accesorios, productos de tecnología e indumentaria”, enumera Martín Levy, cofundador del portal Descuentocity.

El experto señala que ya son más de 30 las páginas de descuentos en la el país. “Hace dos años que arrancó la moda de las rebajas en Internet. Se dio primero con Groupon y luego con otros jugadores”, dice.

La explicación del incremento de esta tendencia para Levy es clara: “Se trata de rebajas muy fuertes, que van desde un 50% hasta un 90%”.

Una pregunta vintage: “¿cuánto cuesta?”
Toda esta situación ha ido impulsando cambios en los hábitos de compra y hasta en las costumbres al visitar un local.

De hecho, uno de los fenómenos que empieza a tener lugar de la mano de la “cultura de los descuentos” es que ya no se hacen las mismas preguntas al visitar un negocio.

Así, el clásico “¿cuánto cuesta?” empieza a ceder lugar frente a otro interrogante: “¿Tienen descuento con alguna tarjeta?”.

Es que, tras haberse habituado a usar plásticos bancarios y a aprovechar las promociones y planes de cuotas, la búsqueda de beneficios parece ganar más espacio entre las preocupaciones de los compradores, por sobre el interés por el precio real.

“Hoy el precio ya no existe. La gente ya no pregunta ‘¿cuánto cuesta?’ y compra sólo si hay rebaja”, concluye Moiguer.

IProfesional

Anuncios

0 Responses to “¿Cuánto cuesta?, depende: un producto tiene hasta seis precios distintos y el límite entre “caro y barato” es cada vez más difuso”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 61 seguidores

Archivos

Twitter

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: