“Votar con el bolsillo: ahora es la hora del ciudadano-consumidor”

“Aquí, y en el mundo, vivimos en la era del “ciudadano- consumidor”. Tradicionalmente, se pensaba al votante como un ente autónomo que circunscribía sus decisiones al ámbito de la ideología, la confianza, la credibilidad, y el sentimiento . La política, se leía, se pensaba y se accionaba desde la política. Su correlato y punto de contacto con la vida cotidiana, llegaba hasta la macroeconomía. La microeconomía irrumpía como un factor de ruptura cuando ya no había más remedio . Su extraordinario poder de cambio se basaba precisamente en la condición extraordinaria y extrema de las circunstancias que se vivían. Procesos de “hiper-inflación” o de “hiper-recesión” o de “maxi-devaluación”.

Como bien señala Zygmunt Bauman en su libro Vida de Consumo , el progresivo desarrollo del consumo como hecho masivo a partir de la industrialización, hizo quedejáramos atrás nuestra condición de “sociedad de productores” para ingresar en la “sociedad de consumidores” . Tengamos en cuenta que la génesis del consumo, como hecho masivo, apenas si alcanza un siglo. Y su entronización como una de las máximas aspiraciones de la gente, no más de 50 años. Sostiene el punzante pensador polaco, uno de los sociólogos contemporáneos más respetados por su lucidez para descifrar la complejidad del mundo actual que, el Pienso, luego existo de Descartes, se ha transformado en Compro, luego existo . “La sociedad de consumidores interpela a sus miembros- vale decir, se dirige a ellos, los llama, los convoca, los cuestiona- fundamentalmente en cuanto a su capacidad como consumidores . Los evalúa- recompensa y penaliza- según la rapidez y calidad de su respuesta a dicha interpelación”.

Ya no hace falta que ninguna situación “extra-ordinaria” se haga presente en la vida de las personas para que el consumo condicione sus actos. Hoy es un hecho asumido como natural. Una aspiración básica y obvia. Y, por lo tanto, un nuevo elemento central a incorporar en el análisis socio-político.

En un mundo que, gracias al exponencial desarrollo de la tecnología y la conectividad, se nos vuelve transparente; el deseo no para de crece r. Es difícil aspirar a aquello que no se sabe que existe. Pero es muy fácil despertar las ansias de las personas cuando ven o escuchan que hay una vida distinta y mejor. Hace más de 300 años, el filósofo holandés Baruch Spinoza (1632-1677) definió que “la esencia del hombre es el deseo”. Y, por naturaleza, el hombre desea lo que no tiene.

La sensación de la falta es lo que lo moviliza . Es el motor de su progreso, y también de su angustia.

Los Kirchner supieron leer muy bien esta realidad en aquella Argentina devastada de 2003. La falta era abrumadora y aplastante. En setiembre de 2002, con una tasa de desempleo del 25%, el ICC -Indice de Confianza de los Consumidores- alcanzó su punto más bajo en el período 2001-2011: 28.4 puntos. Este índice monitorea el ánimo de la sociedad con respecto al consumo.

Y se vuelve cada vez más relevante para medir también, el ánimo político . La correlación entre “confianza en el consumo” y “confianza en el gobierno” crece a medida que se profundiza nuestra condición de “ciudadanos-consumidores”.

No resulta banal remontarnos a aquellos años. Básicamente porque, a pesar de que muchos pueden pensarlos lejanos, están demasiado cerca. Pasaron apenas 10 años. La contundente victoria de Cristina Kirchner, mucho tiene que ver con el 2001/2002 y la acertada comprensión que tuvieron junto con Néstor Kirchner, de su característica disruptiva en la sociedad argentina. Ese período aciago, marcó un antes y un después en la historia del país. Fue “nuestra guerra”.

Lo que la gente acaba de votar masivamente es, fundamentalmente, que no quiere correr ningún riesgo de volver hacia allí . Que tienen la intención, en primera instancia, de preservar lo conseguido . Y, en segundo lugar, la esperanza decontinuar mejorando . El punto neurálgico es, sin dudas, el empleo. La Argentina pasó de aquel 25% de desempleo, al actual 7.3%.

Si hay empleo, hay salario. Si hay salario, hay consumo.

Si hay consumo se puede pensar en una vida un poco menos signada por la angustia de la falta y con algo más de espacio para el disfrute y el proyecto.

Inclusive, habiendo inflación . En tanto y en cuanto los incrementos salariales y el crecimiento de la actividad económica permitan “darle pelea”, la inflación es algo que disgusta mucho, pero que puede tolerarse y manejarse. Es cierto que hasta ahora, para gran parte de la población acceder al bien más preciado del consumo, que es la vivienda, resulta prácticamente imposible . Tan cierto como que, hace 10 años, muchos de los que hoy baten récords en la compra de autos, motos, electrodomésticos, viajes al exterior, vacaciones en la costa atlántica y disfrutan consumiendo las primeras marcas que les gustan; solo podían conformarse con un consumo de subsistencia o de “guerra”.

También es cierto que la Argentina tiene aún una fragmentación social de carácter estructural.

Donde el 7% de la población concentra el 25% de la renta, y tiene un ingreso familiar promedio mensual 35 veces superior al del 15% más bajo. Tan cierto como que, en la última década la distribución del ingreso ha mejorado 21% , el peso de la clase media típica o nivel C3 -$5000 de ingreso familiar promedio en 2010- es el que más ha crecido en la pirámide social en los últimos 6 años – casi 5 puntos-, y que el ICC está cerca de los 60 puntos.

Hoy es posible ver al propio Perón en el Canal Encuentro decir que en la concepción de su primer mandato primó una idea madre: “Gobernar es dar trabajo”. Los K supieron ver antes la renovada importancia estratégica de sus palabras.

Propusieron un modelo hecho a la medida de la sociedad de “ciudadanos-consumidores”.

Le dieron a la gente tres cosas que les importan mucho: producción, empleo y consumo. Los votos acaban de volver a darles la razón.

IECO

Anuncios

0 Responses to ““Votar con el bolsillo: ahora es la hora del ciudadano-consumidor””



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 62 seguidores

Archivos

Twitter

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: