“Paradoja: pese a la inflación “se castiga” el uso de efectivo y un mismo producto puede tener hasta seis precios distintos”

Paradoja: pese a la inflación "se castiga" el uso de efectivo y un mismo producto puede tener hasta seis precios distintos

¿Hay discriminación del “cash” en la Argentina?

“El dominio que tuvo durante mucho tiempo el famoso ‘contado rabioso’ hoy perdió protagonismo. Ahora, para la compra de muchos productos, el que manda es el plástico”.

Esta frase pertenece a un experto en finanzas. Y retrata la notoria desventaja que encuentran los argentinos que deciden efectuar sus pagos en “cash” en los comercios de cualquier shopping.

En un país que ostenta uno de los niveles de inflación más altos del mundo resulta hastaparadójico que el utilizar dinero en mano resulte menos conveniente que pasar la tarjeta por un postnet que, de manera casi “milagrosa”, reduce el costo de la transacción hasta en un 20% y permite licuar los pagos en el tiempo.

En otros momentos por los que transitó el país -que quedaron marcados a fuego por las constantes remarcaciones de precios- era el “efectivo en mano” el que se imponía.

Ahora, los roles se han invertido.

Y esta menor participación en la utilización de billetes coincide con el auge en el uso de tarjetas.

Los argentinos -expertos en crisis y en adaptarse a los cambios de contexto- lo saben. Los bancos también.

El reflejo de esto es que, en el último año, más de 4 millones de nuevos plásticos salieron a rodar. Y el consumo por esta vía ha venido creciendo a tasas de un 40 por ciento.

Claro está, que las entidades financieras han sido las que lograron este vuelco. Con el crédito a largo plazo (hipotecarios) corrido de escena, la pelea por financiar la “inmediatez” del consumo terminó ocupando un lugar protagónico.

Pero hay más. En la Argentina de hoy, con precios que no se terminan de reacomodar, no queda muy en claro cuánto vale cada cosa.

O, lo que es peor aún, resulta difuso saber lo que realmente deben pagarse por ellas. Y si existe alguna alternativa para adquirirla a un costo menor.

Así las cosas, hoy un mismo producto puede tener hasta 6 valores diferentes:
1. Precio de contado (quizá el más castigado).
2. Precio por pago con débito (hasta un 20% menos).
3. Precio con tarjeta (pagos que se licúan en el tiempo)
4. Precio por pertenecer a un club de fidelización (2×1).
5. Precios en Internet (Mercado Libre).
6. Precio por cuponera (Groupon, entre el 40 y el 80% menos).

¿Cuánto cuesta?
A medida que se fue potenciando el boom de consumo, los argentinos comenzaron a verse seducidos por una agresiva “maquinaria” de planes de pago y rebajas de todo tipo.

Así, fueron ganando terreno diversas alternativas como las cuponeras de descuento, los plásticos de los clubes de fidelización, las promociones por pago con débito y hasta losprecios promocionales por compras a través de Internet.

¿Cuánto cuesta ir al cine, salir a comer, disfrutar de un spa, comprar en el súper o adquirir un artículo electrónico? Todo depende.

Por ejemplo, en el caso de querer disfrutar una película, se puede pasar por ventanilla ypagar $30 o, si se cuenta con una tarjeta del Citi, abonar la mitad.

Tal beneficio también se extiende a quienes están suscriptos a algún diario, beneficiados por el 2×1, o pertenecen a Club Personal o a Nextel.

Las diferencias de precios también están a la orden del día a la hora de renovar la casa.

En Easy, por ejemplo, quien quiera comprar un artefacto para el hogar, amoblamientos, y hasta una alfombra, tendrá un precio “castigo” por pago en efectivo.

En cambio, quienes simplemente tramiten el plástico de la casa –tarjeta Más-, pagarán en su primera compra un 15% menos y podrá licuar las cuotas a lo largo de 15 meses.

Adiós, amigo billete
“La gente se acostumbró a buscar ofertas y descuentos y, poco a poco, amoldó su consumo a las distintas propuestas de rebaja que pueden conseguirse. En definitiva, lo que se está viendo es una carrera contra el incremento de precios“, señala Gustavo Giraldez, CEO de Zonabancos.com.

Giraldez remarcó el retroceso que viene mostrando el billete respecto de otras formas de pago.

Es que ahí reside, según los analistas del sistema financiero, la gran diferencia entre este momento y otros períodos históricos de alta inflación: ahora la bancarización es masiva en comparación con su baja penetración de otras épocas. Y el desincentivo en el uso del cash tiene, como contrapartida, la expansión del negocio bancario, que embolsa las comisiones por el uso de los nuevos medios de pago.

Al respecto, Susana Andrada, titular del Centro de Educación al Consumidor (CEC), también destaca que la proliferación de cuotas y las promociones dieron lugar a un “predecible retroceso en el uso del cash”.

Además, da cuenta de que las fuertes subas de precios que enfrentan los argentinos sirven como caldo de cultivo para potenciar aún más el uso de estos mecanismos.

“Los descuentos y promociones tienen que ver, en gran parte, con que muchos valoresestán a un nivel que, en muchos casos, superan a los de Estados Unidos y Europa. ¿Cuántos realmente pueden hoy afrontar de contado los montos que se piden por la indumentaria o la electrónica?”, se pregunta.

“El problema ahora es que se llegó a una abundancia tal de ofertas y variedades de preciosque terminan confundiendo a gran parte de los consumidores“, añade.

Andrada va más allá al afirmar que las variaciones de precios que pueden ostentar hoy un mismo producto “no es más que un derivado de la política de consumo que promueve el Estado“.

Restaurantes, tecnología y más diferencias
Quien quiera salir a comer también encontrará múltiples alternativas.

El precio que figura en la carta puede cambiar sustancialmente si se presenta una tarjeta de fidelización, a través de la cual se puede obtener una rebaja del 20 por ciento.

Si, además, el comensal es un socio “Premium”, posiblemente pueda aspirar a undescuento del 40% en días especiales.

Del mismo modo, aquél que esté suscripto a los servicios que ofrecen las cuponeras online, podrá beneficiarse con una quita de hasta un 80% sobre el precio en efectivo.

El límite difuso de saber cuánto cuesta un bien toca de lleno a la tecnología.

En las principales cadenas de electrodomésticos, productos como las computadoras de escritorio se comercializan a un 15% menos si la transacción se hace con tarjeta de crédito y con la posibilidad de cancelar la compra en 18 cuotas sin interés.

A ese porcentaje, en muchos casos, se le adiciona otro 10% de rebaja si la misma se realiza de forma telefónica.

Haciendo una breve recorrida por varias cadenas de artículos para el hogar, se observa que la principal combinación, en cuanto a rebajas, responde a la “fórmula” 20% de reducciónen el precio y 20 cuotas.

En el siguiente cuadro pueden verse algunas de las opciones que ofrece el retail:

Muestras de la variedad
A la par de la tecnología o los restaurantes, otro ámbito que evidencia una amplia gama variaciones en el precio final son los supermercados.

En esa dirección, cadenas como Coto promueven descuentos por el uso de plásticos que promedian el 20 por ciento.

La vigencia de estos beneficios, por lo general, se extiende de lunes a sábado.

Por el lado de Disco, la compañía propone descuentos de hasta el 25% para quienes paguen con tarjeta del Banco Francés los días martes y miércoles.

Algo similar ocurre con la estrategia de Jumbo, promovida bajo el nombre “Jumbo a casa”.

Es muy habitual que, en determinados días, todas las cadenas otorguen 12 cuotas.

Este “mar de precios” también se da en los automóviles adquiridos vía Internet.

Este medio pudo comprobar diferencias de valores de hasta un 20% entre las unidades usadas que se comercializan en el canal tradicional y aquellas que aparecen en venta en la red.

El caso Groupon y los descuentos en la web
A este “revuelo” de precios, por el que cada día resulta más confuso el saber cuánto debe pagarse por un bien, se suma el caso de los agresivos descuentos que se ofrecen en Internet.

El exponente más evidente de esto es Groupon, que comenzó a operar en Argentina en 2010.

Este formato de compra colectiva a base de rebajas -que pueden llegar a ser del 80%-no ha parado de crecer, a partir de la ampliación de su menú de ofertas.

Comenzó sus operaciones con sólo tres cuentas de mail registradas (las de sus socios) y, gracias al boca en boca, ahora cuenta con más de 1 millón de suscriptores.

¿Cómo funciona?

• Es una plataforma de comercio electrónico social.

• Con la sola registración, cualquier persona puede acceder.

• Groupon y la empresa que ofrece el descuento son “socias por un día” y las dos ganan dinero por cada cupón vendido.

• Se publican artículos con rebajas que van del 40 al 80 por ciento.

• Una de las principales características de las ofertas es que duran sólo 24 horas.

• El objetivo de esta estrategia es generar la sensación de inmediatez, de urgencia (“si no lo comprás ahora, fue”).

• Debe reunirse una cantidad de interesados para cada descuento ofertado. Se estipula un período de tiempo. Si al término del mismo no se llega a ese total se cancela la operación y al usuario no se le cobra.

La empresa ya cuenta con 72.000 seguidores en Facebook, 3.500 en Twitter, y 1.300 empresas publicaron sus ofertas.

Crecimiento explosivo de los descuentos virtuales

Según datos de Groupalia, uno compañía con llegada a los principales países de la región, en la Argentina este mercado se ha desarrollado y crecido a razón de un 40% mensual.

El boom se ha dadoen primer lugar, “porque es un concepto simple, es decir, cuanto más se compra más se puede bajar el precio”, apunta Sebastián Pereira, country manager de la firma.

En segundo término, semejante repunte se explica “por la gran variedad de productos y servicios ofrecidos, algo que resulta difícil de encontrar en otro lugar”, señala el directivo.

En tercer orden, porque “permite acceder a comercios cercanos a donde uno vive, cuando antes el e-commerce era más global”.

Otro punto no menor es que a través de estos beneficios las empresas encuentran una nueva forma de hacer marketing y de promocionar sus negocios, mediante una campaña de publicidad a costos muy reducidos, con la ventaja de que llegan a un volumen nuevo de clientes que, de otra manera, no podrían alcanzar”, destaca Pereira.

Así, los descuentos online permiten que se beneficien los tres pilares que conforman el circuito: consumidores, empresas y las propias páginas de Internet que ofrecen la plataforma y obtienen una comisión por las transacciones, que suele ser de hasta el 20 por ciento.

En la Argentina ya operan más de 20 redes como Groupon, Groupalia, Pez Urbano, LetsBonus, No te la pierdas, Agrupate y Click On.

Esta proliferación de agresivas rebajas online viene a sumarse al menú de opcionesque encuentra la sociedad para adquirir un bien o un servicio, a un valor diferenciado.

Un producto, múltiples precios y el “castigo” por utilizar efectivo.

Así es el panorama que dibuja la Argentina de hoy, en donde todo es relativo.

Más aún, cuando se trata de saber cuánto vale cada cosa y cuál es el valor que debería pagarse por ella.

IProfesional

Anuncios

0 Responses to ““Paradoja: pese a la inflación “se castiga” el uso de efectivo y un mismo producto puede tener hasta seis precios distintos””



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 61 seguidores

Archivos

Twitter

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: