Archivo para 28 febrero 2011

“Consumidores argentinos en 2020: una optimista mirada hacia el futuro”

El consumo ha sido la principal razón del fuerte crecimiento económico registrado durante la crisis económica de 1999-2002 en Argentina. La economía de ese país se ha expandido anualmente 8% entre 2004 y 2010, gracias al consumo de productos electrónicos y electrodomésticos, que aumentó al doble, según estadísticas oficiales. El gasto per cápita de los consumidores subió 8,2% CAGR (Tasa Compuesta de Crecimiento Anual) por año en términos reales entre 2004 y 2009, llegando a US$4.340 en 2009. A finales de la década, un nuevo consumidor había surgido desde las llamas.

¿Cuáles son las perspectivas para la década? Impulsado por el desempeño de una economía ascendente, según la firma de estudios de mercados Euromonitor, los consumidores argentinos tendrán más dinero en sus bolsillos. Los niveles de crédito que permiten las tiendas, ayudará a un mayor consumo en tiempo de “vacas flacas” (un término esencialmente argentino que significa “malos tiempos” o tiempos de recesión), aunque el riesgo de la inflación se mantiene. El aumento de los precios sumará más dificultades para el consumo, pero traerá también nuevas habilidades para defenderse.

Para 2020, los consumidores argentinos habrán adquirido nuevos hábitos vinculados con el medio ambiente, una vida sana, el turismo local y el entretenimiento digital, tendencias que ya están comenzando. Además, fenómenos como la migración y la importancia económica en el interior del país, se convertirán en factores a tener en cuenta al momento de describir a las personas que habitan en el país del tango, el fútbol y el mate (una infusión de América del Sur tradicional, preparado con la yerba mate de la planta).

Boom en el consumo actual. En la mente de los consumidores argentinos de hoy en día hay una sola palabra: compras. Conceptos tales como la inversión o el ahorro, no figurar en los planes de la mayoría de las personas. Y esto tiene una explicación: “El dinero se quema”. Esta expresión, muy popular en Argentina, se refiere a las altas tasas de inflación, que han sido un rasgo característico de la económica del país durante los últimos siete años y se espera que dure por lo menos otros cinco. Según datos oficiales, la tasa anual de inflación alcanza el 10%, aunque los datos publicados por consultores privados afirman que las cifras son dos veces superior a ese número.

Los consumidores, sin alternativas viables para el ahorro o la inversión de su dinero -ya que las tasas de interés son muy bajas en comparación a la inflación -, vierten su dinero directamente en el consumo, especialmente en los bienes duraderos. También tienen más dinero, ya que la mayoría de los trabajadores argentinos vio incrementado su sueldo en cerca de 25% durante 2010, lo que a su vez generó un buen ánimo para gastar.

De acuerdo a las estadísticas de Euromonitor Internacional, la tasa de ahorro como porcentaje de la renta disponible se redujo de 3,5% en 2004 a 3,0% en 2009 y eso provocó que el consumo aumentara más rápido que la renta disponible. El crédito reapareció con éxito y aumentó aún más el consumo, gracias a los pagos en 12, 8 o 24 cuotas, sin interés si se pagaba con la tarjeta de crédito.

Este fenómeno ha estado ocurriendo desde hace varios años y es la clave de los constantes récords de ventas en el país. Una descripción exacta del perfil actual de los consumidores argentinos, debe incluir su capacidad altamente desarrollada para comprar a través de descuentos o promociones especiales, sobre todo en la compra de alimentos, con el fin de evitar la pérdida de poder adquisitivo.

¿Qué mercados se beneficiaron con el boom? Es evidente que el de los vinculados a los bienes durables. De acuerdo con datos de Euromonitor Internacional, las ventas de consumo de productos electrónicos se miden en unidades vendidas y crecieron exponencialmente: 891% entre 2002 y 2010. Mientras que los electrodoméstricos (cocinas, lavadoras, refrigeradores) crecieron 601,7% durante el mismo período. Al detalle, los productos para el cuidado en casa aumentaron en 139,7%, el consumo de productos para la salud en 103,2%, artículos de la belleza y cuidado personal, 112% y juguetes y juegos en 101,5%.

El año pasado, las ventas de autos nuevos rompieron el récord registrado en 2008, superando las 620 mil unidades vendidas. Curiosamente, la mayoría de lo que se compra (entre 40% y 80% dependiendo del mercado) se fabrican localmente, debido a los elevados derechos de aduana sobre los productos importados y los planes oficiales para impulsar la producción industrial nacional.

396

Consumidores argentinos en 2020. Los consumidores argentinos están muy influenciados por el contexto económico local y el modelo agro-industrial elegido por su país para abrazar el desarrollo. Actividades como la energía, la minería y la agricultura tendrán un papel protagónico en 2020 y generarán nuevas necesidades de consumo. En 2010, Buenos Aires y sus alrededores fueron el hogar de más de la mitad de la población del país y, en 2007, eso concentró el 54% de los gastos de consumo nacional, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Pero esta situación está cambiando.

El Censo del 2010 realizado por el INDEC reveló que las provincias del interior crecieron entre 10% y 24% en términos de número de habitantes en la última década, especialmente en los distritos vinculados al petróleo, la minería y el desarrollo agro-industrial. El crecimiento de nuevas áreas y nuevos accesos para millones de personas, impulsan el consumo de bienes básicos (alimentos), y los bienes duraderos, especialmente electrodomésticos.

Argentina es el octavo país más grande del mundo, pero ocupa el lugar 32 con respecto a los habitantes y el 207 en términos de densidad de población, lo que se traducirá en una fuerte demanda de las comunicaciones y el transporte.

Según las estimaciones de Ericsson, el país contará con cerca de 400 millones de dispositivos en línea para año 2020. Por su parte, el ministerio de Trasnporte está terminando un informe sobre la situación actual de ese sector y especialmente la “urgente necesidad” de ampliar la red de carreteras.

Factor latino. El consumidor argentino de 2020 estará vinculado a América Latina, una novedad después de dos siglos de tener más cercanía con EE.UU. y Europa. Por esta misma causa, puede darse un fenomeno de migración regional. Durante la década pasada, decenas de miles de personas procedentes de Bolivia, Perú y Paraguay se unieron a los miles de chilenos y uruguayos que ya viven en la Argentina. La expansión de las empresas chilenas y brasileñas contribuyó a que muchos trabajadores fueran a los países mencionados, mientras que las conexiones universitarias entre lugares como Colombia y México traen aviones llenos de gente.

Estos factores se han combinado para crear un nuevo país en el que la cultura latina tiene un impacto real en las calles. Según el INDEC, los extranjeros en Argentina podrían alcanzar el 12% de la población total en 2020, o incluso más, en comparación con una estimación de 8 o 9%. Esto ha provocado una revolución en algunos de los barrios de Buenos Aires, en particular con respecto a sectores como la alimentación, restaurantes, entretenimiento, ropa, educación y turismo. En 2020 Argentina se verá más como lo hizo durante la década de 1900, cuando abundaban las embarcaciones que llegaban con italianos y españoles. Ahora, sin embargo, la mayoría son latinos.

AméricaEconomia.com

Anuncios

“Los bancos van por la vuelta al cole con más descuentos y cuotas sin interés”

Los bancos van por la vuelta al cole con más descuentos y cuotas sin interés

Barajar y dar de nuevo. Así están los bancos cada vez que finaliza una fecha especial, pensando lo que viene y qué ventajas pueden obtener del nuevo acontecimiento.

Los expertos en consumo aseguran que la gente seguirá buscando las promociones antes de concretar algún gasto. En tanto, los bancos y tarjetas saben de los beneficios que este hábito, tan arraigado en los consumidores, les representa en cuanto a ingresos.

Ahora, con la inminente vuelta a clases y con los precios por las nubes, ¿qué mejor que apalancarse en mochilas, libros, uniformes y zapatos?.

Para conocer las propuestas de los bancos iProfesional.com realizó un relevamiento entre las entidades más activas. Del mismo se desprende que hay descuentos que van del 15% al 25% y cuotas sin interés que van desde los 3 a los 9 meses.

En el caso de los productos más caros, como los tecnológicos, hay algunas pocas opciones que incluso llegan hasta las 15 cuotas.

Por otro lado, tal como explicaron en diferentes comercios vinculados con el rubro, se espera que en las próximas semanas las compras se vayan fortaleciendo y se logre un gran impacto en ventas  por el inicio de clases.

Propuestas por entidad
La mayoría de los bancos ya tienen planificadas las campañas que darán a conocer para “la vuelta al colegio”. Muchos ya las comunicaron, mientras que otros esperan que la gente vuelva de sus vacaciones, se recupere de tantos gastos, y ponga la “cabeza” en esta nueva etapa.

BBVA Francés es uno de los que ya definió las acciones vinculadas al colegio, aunque estarán vigentes recién desde el 23 de febrero y se extenderán hasta el 6 de marzo.

La propuesta de la entidad será la de ofrecer rebajas de 15% en todas las librerías del paísabonando con tarjetas de crédito Visa y MasterCard.

El descuento se amplía al 20% para la compra de bolsos, mochilas e indumentaria en Mimo, Stock Center, Dexter, Maxim y Boating.

Standard Bank es otro de los que ofrecerá una variada batería de ofertas. Incluirá desde la compra de útiles escolares, hasta indumentaria y otros consumos básicos.

Otra opción estará vigente en Walmart del 21 al 28 de febrero. Otorgará 20% de ahorro más 5 cuotas sin interés con Visa y MasterCard en útiles escolares, indumentaria, calzados, medias, mochilas, portafolios y luncheras.

El tope de reembolso (cabe recordar que los descuentos no son ilimitados) es de $500 por transacción.

En Falabella las acciones arrancarán el 21 y se extenderán hasta el 24 de febrero. La entidad ofrecerá 20% de ahorro más 6 cuotas sin interés en computación, indumentaria, librería, mochilas y calzado escolar.

Standard Bank también tiene un acuerdo con Staples, donde otorgará 15% de ahorro más 9 cuotas sin interés, con un tope de reembolso de $200 por transacción.

En cuanto a la tecnología que puede ser útil para las clases el banco está presente en Rodó, Megatone, Ribeiro, Staples, Maxim Store, Maconline, Bango y HP.

Galicia es otro de los bancos activos en relación a la vuelta a clases. Tiene sus acciones enfocadas en dos puntos de venta: en Officenet Staples y en Falabella, en los espacios especiales para la escuela.

En el primero ofrece un 20% de ahorro y hasta 9 cuotas sin interés, entre el 1 de febrero y el 31 de marzo, con un máximo de $300 por transacción.

Los descuentos en Falabella estarán activos desde el 12 al 20 de febrero, con 25% de ahorro y hasta 3 cuotas, con un tope de 600 pesos.

Citi, por su parte, ofrecerá promociones desde el 14 al 28 de febrero. En las librerías de todo el país, con un descuento de 25% con todas las tarjetas del banco.

“En Citi estamos muy atentos a las necesidades de nuestros clientes en cada período del año ofreciéndoles productos y servicios creativos. En ese sentido, buscamos acompañarlos con beneficios vinculados al comienzo de clases, con descuentos y cuotas sin interés en los rubros escolares”, explicó Marcela Remoli, gerente de Marketing del Citi.

Por otro lado, en los locales de Grimoldi, Hush Puppies, Merrell, Timberland, Outscape y The North Face, los clientes tendrán un 25% de descuento y hasta 6 cuotas sin interés.

En tecnología las opciones apuntan a Hewlett Packard con 25% de descuento y hasta 15 cuotas sin interés. En este caso no tienen topes de devolución al cliente.

Canasta básica y gastos adicionales
El gasto en educación es uno de los más importantes dentro del hogar. Además de vestir y equipar a los hijos para asistir a la escuela, hay que considerar las cuotas de los establecimientos privados, transporte y estudios adicionales, como puede ser un idioma o actividad deportiva.

Según el Centro de Educación al Consumidor (CEC), los artículos vinculados al inicio de clases se incrementaron un 30% este año. Entre ellos, se encuentran desde guardapolvos hasta mochilas, carpetas, repuestos, cuadernos, lápices y lapiceras.

Hay dos opciones. Si se eligen los productos básicos, sin buscar primeras marcas o sin elegir personajes de moda, la canasta tiene un promedio de 175 pesos.

Sin embargo, si optan por productos de merchandising, lo que sería la canasta premium, la compra puede llegar hasta los 500 pesos.

A estos costos se deben sumar otros gastos mensuales que encarecen el presupuesto.

Según un relevamiento de Ecolatina, mandar a dos chicos a un colegio privado, pero con subvención estatal, tiene un costo mensual de 1.300 pesos. Sin embargo este gasto puede ser tres veces superior, de acuerdo a la institución.

En cuanto a un colegio de nivel intermedio, con jornada completa, la cuota promedia los 1.600 pesos.

Tiempo de descuento
Mientras los bancos lanzan sus promociones y las familias “juntan el dinero”, los comerciantes esperan atentos a que se reactiven las ventas.

Febrero es un mes de transición después de los gastos de fin de año y los destinados a las vacaciones, que toman fuerza en enero.

En esta próxima parada, la vuelta al colegio, hay muchas expectativas en el mercado. Especialmente en la clase media, que es una de las que más planifica y piensa en su presupuesto.



IProfesional

“Las ventas por San Valentín crecieron un 6,5%”

Las ventas en los comercios por “San Valentín” crecieron 6,5% respecto a igual fecha del año pasado, según un informe de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME). El estudio, relizado en base 249 comercios de todo el país, sostiene que las ventas “tuvieron una movilización récord en 2011 y permitieron un fuerte dinamismo en las ventas vinculadas a esta fecha”.

“La suba es importante considerando que el año pasado la fecha había caído un día domingo, cuando hay más tiempo para celebrar”, dice el relevamiento. Dentro de los rubros tradicionales, lideraron las ventas los de “bombones y golosinas”, “flores y plantas”, “joyerías y regalerías”, “indumentaria, lencería, ropa interior” y “restaurantes”. Dentro de las rarezas, se destacaron las reservas de cenas en veleros, cruceros románticos, paseos en globos para los más osados, días de spa, geles y sales hidratantes. A su vez, según la CAME, no faltaron los que aprovecharon las vacaciones para escaparse a un hotel de categoría o a una estancia a pasar una jornada de campo.

El relevamiento destaca que hubo una variada oferta en Internet, donde abundaron los descuentos de hasta 50% o 2×1 en regalos. Asimismo, más comercios lanzaron este año líneas de productos especiales para el “Día de los Enamorados”, especialmente en joyerías, lencerías y bombonerías.

Para la CAME, las campañas de marketing, la promoción y la difusión masiva de San Valentín en medios gráficos, radios, televisión o sitios web, que se dieron en las últimas semanas, fueron determinantes a la hora de impulsar las ventas.

Asimismo, más comercios lanzaron este año líneas de productos especiales para San Valentín, lo que se notó sobre todo en joyerías, donde abundaron diseños muy originales, y en lencerías y bombonerías, donde se ofrecieron productos de distintas formas, colores y con inscripciones románticas.

El informe también destaca que un factor que impulsa la venta son las campañas de marketing, la promoción y la difusión masiva del Día de los Enamorados en medios gráficos, radios, televisión o sitios web, que invitan y entusiasman al público a festejar.

En relación a las “cenas románticas”, la socióloga especializada en prensa gastronómica, Carola Chaparo, señaló a Télam que este año hubo un 20% más de reservas.

“En Argentina hace unos nueve años que el festejo de San Valentín fue creciendo hasta tomar dimensiones de celebración adoptada y local, como está sucediendo con otras fechas como San Patricio y Halloween”, indicó Chaparo.

Y agregó que festejar este día con una comida “si bien es un signo bien argentino responde a una tendencia de la especia humana, que celebra, como en el cortejo de cualquier especie, a su enamorado con alguna ofrenda alimenticia”.

Los restaurantes también realizaron menús especiales para la fecha que variaron entre preparar exquisiteces con ingredientes típicos de sus cocinas e incorporar a sus platos los ingredientes identificados como “afrodisíacos”.

La socióloga describió que “la imposición de la festividad a través de los medios hizo que se popularice la idea del regalo al compañero para esa fecha, con lo que hasta los novios más humildes se intercambian algo”.

Hasta hace unos veinte años, en Argentina se celebraba el Día de los Enamorados el 21 de septiembre, junto a la llegada de la primavera.

Pero a partir de la década de los `90 se comenzó a tomar la tradición que se celebraba en Estados Unidos desde principios del siglo XVII.

Fue en 1840 cuando Esther Howland envió las primeras tarjetas de San Valentín a sus parientes y conocidos, lo que a partir de allí se hizo costumbre.

Hoy en Nueva York el Día de los Enamorados transcurre entre exóticos restaurantes y considerables gastos: sólo en regalos, el promedio es de 100 dólares por persona y se envían más mensajes por celular que en Navidad o Acción de Gracias.

También desde lo simbólico la celebración sigue vigente: unas catorce parejas se casaron hoy en lo alto del mítico rascacielos Empire State.

Las parejas son las ganadoras de un concurso en el que el premio al que optaban tras presentar sus historias de amor era una boda en el piso 86 del famoso rascacielos.

Aunque San Valentín fue instituido por la Iglesia como patrono de los enamorados hace más de mil quinientos años, en 1969 el mismo Concilio II lo eliminó del santoral y de todo patronazgo, bajo la sospecha de que su existencia fue un cuento para eliminar dioses y antiguas festividades paganas.

La historia contaba que en la Roma Imperial, vivió un sacerdote católico conocido como Valentín, quien celebraba casamientos secretos entre los soldados que cuidaban las fronteras y sus doncellas.

Como los recién casados se negaban a alejarse, Claudio dispuso en el año 270 la prohibición del matrimonio bajo pena de muerte.

Al enterarse de la acción de Valentín, el emperador lo sentenció a tres penas sucesivas: azotes, piedras y finalmente, la decapitación que se llevó adelante el 14 de febrero de 271.

Agencia Telam

“Los bancos llevan sus descuentos hasta la playa”

Verano 2011: en la playa los bancos dan hasta 30% de bonificaciones

Esta temporada, los veraneantes que visiten distintos puntos de la costa atlántica, e incluso los que crucen el charco a las playas uruguayas, no tendrán que despedirse hasta el regreso de las promociones bancarias, que ya forman parte de sus rutinas de ahorro en medio de la escalada inflacionaria.

Como una continuación natural, los descuentos que alentaron el consumo el año pasado también se trasladaron a los centros turísticos. Allí se enfocaron en entretenimiento, gastronomía, combustibles y paradores, además de los clásicos de supermercados e indumentaria.

Este año, el escenario para captar y fidelizar clientes mediante el uso de tarjetas de crédito y débito tiene un contexto que no es el mejor: faltantes y dificultades para obtener efectivo en algunos puntos geográficos del país.

Aunque llegan a otras ciudades turísticas del Norte y el Sur, las acciones de los bancos se concentran, sobre todo, en Mar del Plata, Pinamar, Cariló y en Punta del Este, que se estiman más concurridas por buena parte del universo de bancarizados.

“Reforzamos las promociones en las principales zonas donde vacacionan nuestros clientes. Por ejemplo, ampliando el catálogo de restaurantes con un 30 por ciento de reintegro los viernes, ubicados en Mar del Plata y en Pinamar”, dijeron voceros del banco Francés.

Otro de los beneficios agregados por la temporada es el 15% de descuento en el pago de combustibles con tarjeta de crédito en todas las estaciones de servicio desde Dolores hasta Necochea. La promoción con un tope de $ 80 por transacción está vigente los domingos de enero y durará hasta febrero. Así, la entidad mejoró el descuento en el rubro que durante el año sólo fue eventual a través de Francés Go!, por medio de mensajes de texto.

Para los amantes del cine, “los jueves, días de estrenos, se podrá acceder a entradas a mitad de precio en pagos con crédito”, agregaron en ese banco, que además acordó con algunos balnearios para descontar 15 y 30% los sábados a aquellos que alquilen servicios a diario y paguen con crédito. En los súper e indumentaria, los beneficios llegan hasta el 20 por ciento.

En la Web

En su página web, el banco Galicia exhibe un listado de comercios adheridos a las rebajas desde el 1° de enero último hasta el 15 de marzo. En las playas mencionadas, y otras como Mar de las Pampas y Villa Gesell, sumaron al 20% de los jueves en supermercados, ahorros del 25% de viernes a domingos en restaurantes y heladerías. Y promociones diarias en locales de ropa con rebajas y pagos sin interés.

Por su parte, el Citi apuntó a acciones específicas para su clientela. “La profundización con relación al año pasado se dio, por un lado, en la constitución de una ruta gastronómica amplia y de categoría, tanto en Punta del Este como en Cariló, Pinamar y Mar del Plata”, describió Yuri Muchenik, del área de marketing de la entidad.

“También se fortaleció la presencia en los principales centros comerciales de estos sitios con más acuerdos vigentes todos los días y sin topes de reintegros”, agregó el vocero. Como tercer ítem del veraneo, el Citi tampoco quiso estar ausente en la playa: ofrece del 15 al 20% de reintegro en los pagos con tarjeta de algunos balnearios, sin condicionar el beneficio a días específicos ni montos máximos de devolución. En el parador uruguayo Citi Montoya Beach, los clientes tienen bonificaciones en el bar, gimnasio y camastros.

En el caso del banco Santander, que, hasta el momento, no está desarrollando acciones específicas -como tampoco suele hacer en fechas clave como el Día del Padre, de la Madre o las Fiestas-, destacaron que, “sin embargo, pensando en los centros turísticos, este mes hay vigente un ahorro del 10 por ciento todos los domingos con débito en las estaciones de servicio del país”.

Otro de los que se subió a la ola es el Provincia, con una baja similar en naftas los domingos de enero hasta mediados de febrero. En ese plazo, el banco, de gran presencia en las distintas localidades de la costa bonaerense, pone la mira en ampliar la colocación de productos que, según indicaron, creció significativamente en 2010.

Para eso invita al cine tres días a la semana con entradas al 50% de devolución también en Miramar, San Clemente, Mar de Ajó y en San Bernardo. Y sube la apuesta en gastronomía, con un 35% de rebajas que llegan hasta Chapadmalal, Costa del Este, La Lucila y Claromecó.

Para los que buscan refugiarse en carpas y sombrillas, el banco Provincia de Buenos Aires tiene acuerdos por un 20% en Mar del Plata y en Gesell.

Otros destinos

Durante los dos primeros meses de 2011, el Standard Bank amplió los beneficios de sus plásticos entre 20 y 30% hasta lugares como Carlos Paz, Villa la Angostura y Bariloche, y otros para disfrutar a diario de la pantalla grande, espectáculos, comida y ropa.

Por su parte, el HSBC eligió José Ignacio y Cariló como sitios para agasajar a sus clientes con promociones de descuento de entre 10 y 20 por ciento.

Los bancos llevan sus descuentos hasta la playa

La Nación

“Pagar con descuento ya no da vergüenza”

Alejandro invitó a cenar a su mujer a un coqueto restaurante de Las Cañitas para celebrar su aniversario de casados. Antes de pagar presentó un voucher para pagar con un 25% de descuento que le dieron en el supermercado. El mismo en el que obtuvo un 15% de reintegro del valor de sus compras por pagar con la tarjeta de débito de su banco.

Como Alejandro, la mayoría de los argentinos elige hoy sus salidas, dónde hacer las compras y qué consumir en función de los descuentos, cuotas y demás estímulos al consumo que se expanden en una escalada cada vez más sofisticada. Lejos quedaron los tiempos en que preguntar por un descuento podía provocar algún que otro rostro sonrojado. Se asume como la forma racional de comprar.

“Las promociones acarrearon un cambio cultural, hoy se ve como más inteligente quien compra con descuentos y no está mal visto. Desde la percepción de la gente es un aliciente ante el proceso inflacionario que se percibe”, dice el director de planeamiento de investigación de la agencia Mindshare, Fidel La Riva. En otros países de América latina, como Chile y Perú, los descuentos son una iniciativa de las principales tiendas departamentales.

Muchos estímulos al consumo están orientados a los poseedores de tarjetas de crédito y bancarizados, por lo que quedan afuera todos los que están en la economía informal o eligen pagar en efectivo. Dentro de esta masa de público con tarjetas, son los segmentos de mayores ingresos quienes más uso hacen. Ignacio Capparelli, responsable de propuesta de valor y beneficios del Citi, cuenta que al analizar las devoluciones, se observa que los segmentos de mayor poder adquisitivo generan ahorros directos de hasta $ 2500.

Ya no se trata sólo de amas de casa que caminan persiguiendo las ofertas para sus compras domésticas, Capparelli señala que el segmento A suele utilizarlos para realizar compras en tecnología que son recurrentes, y no una vez al año, como los segmentos C1 y C2. Es decir, en 2010 usaron sus beneficios no sólo para el televisor LCD durante el Mundial, sino también la iPad, el teléfono inteligente y una nueva consola de videojuegos, por ejemplo.

“Antes de 2001 había que ser lanzado para pedir un descuento y, en general, era porque se compraba mucho. Hoy la gente tranquilamente pregunta en la caja antes de pagar”, dice Roberto Ripari, gerente de marketing de Santander Río, uno de los bancos pioneros en esta estrategia. Otros grandes jugadores en el campo de los descuentos son las tarjetas para los lectores de diarios y revistas de La Nacion, Clarín y Perfil, y los cada vez más usados cupones de descuentos de sitios de Internet.

Desde la consultora CCR explican que ofertas tan marcadas producen que el comprador, en una primera instancia de su proceso de decisión, elija el canal para recién después seleccionar las marcas y las características técnicas del producto.

“El consumidor de 2010-2011 es oportunista compulsivo”, opina Guillermo Oliveto, presidente de la consultora W y especialista en consumo. “Se recrearon los genes de los 90 con los de la crisis de 2001. Hay una compulsión por la compra, pero con un afán por aprovechar al máximo las oportunidades. El descuento es una justificación racional que da rienda suelta a la compulsión.” Y advierte que no genera ahorro, sino que acelera la vocación por seguir comprando.

Cuando un cliente obtiene un descuento, su costo se reparte entre el banco y el comercio, y en algunos casos también intervienen los shoppings. Pese a que los supermercados y las marcas de indumentaria se quisieron salir de este esquema, les resultó imposible. Hay consenso de que por ahora todos ganan: los bancos porque lo usan para fidelizar, los clientes porque pagan menos y los comercios porque, aunque reducen sus márgenes, suben las ventas.

Fernando Moiguer, especialista en consumo de la consultora I+E, dice que los jóvenes de menos de 40 años, que es casi la mitad de la población económicamente activa, no entienden el problema de la inflación. “Hay una ilusión monetaria. Por los aumentos de ingreso tienen la sensación de que tienen más plata, pero esto no es la realidad.”

Frente a la imposibilidad de acceder a una propiedad o a un crédito hipotecario, el ahorro perdió la partida en manos del consumo. Moiguer advierte que este año se empezará a sentir la disminución del salario real que se ve carcomido por los intereses punitorios que cobran las tarjetas de crédito a quienes como constante pagan el saldo mínimo. Una evidencia de esto es, según él, que los espectáculos de la costa atlántica tuvieron esta temporada la mitad de espectadores que el año anterior.

Anabólicos

Ripari cuenta que en 2002 los descuentos surgieron como una forma de subsistencia y de reencuentro con los clientes con el banco. La primera acción fue con supermercados Norte (hoy Carrefour), en un momento en que se dudaba de que las marcas quisieran asociar su imagen a la de los bancos. Luego la estrategia se relajó para volver con fuerza en 2008. En esta etapa, los consumidores aprovechan “los anabólicos al consumo”, con una gran diferencia, señala Oliveto: “Tienen plata en el bolsillo”.

Actualmente los bancos utilizan estos beneficios como una herramienta de fidelización y de captación de nuevos clientes. En un mercado donde el descuento es prácticamente una commodity, buscan la diferenciación con otros matices, como los buscadores, la financiación sin interés y las rebajas sin monto tope.

Para los comercios, esta estrategia es una herramienta de doble filo porque, por un lado, aumentan sus ventas; por el otro, reducen sus márgenes y pierden la lealtad de los clientes, que ahora reside sólo en el descuento. Jorge Marina, gerente comercial de los shoppings Paseo Pilar y Paseo Champagnat, donde predomina el público ABC1, cuenta que los días en que hay promociones las ventas suben 20 o 30% respecto de un día normal.

La Nación

Informe realizado por canal 13 el 03.02.11
Descuentolandia, locos por las ofertas

En Internet van apareciendo conductas que la gente va adquiriendo. La última tendencia en la red son las llamadas páginas de descuentos, que ofrecen rebajas desde un 30% a un 80%. Son promociones que duran un día y ofrecen desde una cena hasta una clase de parapente.

http://www.eltrecetv.com.ar/telenoche/nota/42173/descuentolandia-locos-por-las-ofertas


Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 57 seguidores

Archivos

Twitter