Archivo para 25 octubre 2010

“Los supermercados crecen de la mano de los electrodomésticos”

Los supermercados crecen de la mano de los electrodomésticos

Hace un par de semanas Mariano Sket se decidió finalmente a concretar la compra del televisor LCD que venía postergando, a la espera de una baja de precios post-Mundial. Desde hace meses ya tenía definidos el modelo y la marca, mientras que la elección del lugar de compra -el hipermercado de Coto en el Abasto- la decidió porque el Banco Galicia le ofrecía allí un descuento del 20% y 30 cuotas de plazo.

El caso de Mariano es un ejemplo del peso que fueron ganando en el último año los supermercados en el rubro de los electrodomésticos, compitiendo contra las casas especializadas del sector de la mano de las promociones bancarias y los descuentos con tarjeta de crédito.

En los primeros ocho meses de 2010, la facturación del rubro en las principales cadenas, como Carrefour, Walmart, Jumbo, Disco y Coto, creció un 57% -es decir, triplicó a la inflación real del período-, mientras que la de otros rubros no superó la barrera del 25%, como en los casos de alimentos y bebidas (24%), artículos de perfumería y bazar (22%), textiles (19%) y frutas y verduras (18%), según las estadísticas del Indec. Por su parte, los propios supermercados hablan de un crecimiento del 30% en volumen de las ventas de la categoría electro, al punto de que ya se convirtió en la tercera fuente de ingresos para las cadenas más grandes.

“Hoy los supermercados compiten de igual a igual a la hora de ofrecer cuotas sin interés, reducciones de precios y paquetes de beneficios. La compra en cuotas sin interés o con grandes descuentos, ya sea en electrodomésticos o electrónica, se encuentra tanto en un supermercado como en un canal especializado”, sostiene Emiliano Schwartz, gerente de Tomadato, una consultora especializada en el relevamiento de precios y ofertas en la industria del retail.

En los supermercados reconocen que la fiebre de los televisores LCD que trajo aparejada el Mundial de fútbol significó un punto de inflexión para las ventas de electrodomésticos en sus locales, ya que las grandes cadenas se subieron a la ola de las 50 cuotas sin interés que lanzaron las casas especializadas como Garbarino y Frávega.

“Históricamente, el rubro bazar tenía un peso muy importante para un hipermercado, detrás de los productos de almacén y los frescos. En cambio, ahora ese lugar fue ocupado por los electrodomésticos”, precisa César Trivilino, director del área Electrodomésticos de Carrefour Argentina, que ya se consolidó como el cuarto jugador del país en la venta de equipos, detrás de Garbarino, Frávega y Megatone.

Cambio en el consumidor

Los supermercadistas explican el crecimiento del canal no sólo por las cuotas y los descuentos con tarjeta, sino también a partir de un cambio en el perfil de los consumidores. “Antes un comprador buscaba asesoramiento a la hora de elegir un televisor, y ahora cada vez más gente prefiere hacer una investigación previa y al llegar al punto de venta agarra directamente el LCD de la góndola”, sostienen en Jumbo Retail, la empresa del grupo Cencosud que controla las cadenas Disco y Jumbo.

En Walmart también dan cuenta del cambio en la percepción que tienen los consumidores sobre los supermercados a la hora de definir la compra de un electrodoméstico. “Los consumidores ven en las grandes cadenas respaldo y cada vez mayor variedad”, reconoce Horacio Barbeito, director comercial de Walmart.

El ejecutivo además precisa que el crecimiento de la categoría electro está liderado por categorías como televisores y computación: “Las tabletas, como la iPad o marcas similares, se perfilan como la próxima ola de cambio de tecnología y mayor conectividad”.

Casi como una consecuencia inevitable, el crecimiento del canal supermercados fue acompañado por una mejora en la relación con los proveedores. “Los fabricantes de electrodomésticos y electrónica son los primeros en tomar en cuenta el peso de los supermercados en las ventas. Antes las marcas trabajaban con un cupo pequeño de producto para dárselo a los supermercados, y ahora las condiciones de operación son prácticamente las mismas”, explican en Jumbo.

Por su parte, en Carrefour destacan que está desapareciendo la brecha de tiempo que tradicionalmente existía entre el momento en que se producía un lanzamiento de un nuevo modelo de televisor o heladera en una casa especializada y su llegada a la góndola del supermercado.

“Los especialistas siempre tenían las últimas novedades y nosotros íbamos muy rezagados; en cambio ahora estamos prácticamente en línea o apenas unos días atrás”, sostiene Trivilino.

La Nación

Anuncios

“¿Cómo hacer para darse los gustos, no gastar de más y ganarle a la inflación?”

¿Cómo hacer para darse los gustos, no gastar de más y ganarle a la inflación?

Salir de compras se ha convertido en una de las actividades cotidianas de los argentinos que prácticamente no excluye niveles socioeconómicos y que beneficia tanto a supermercados como a los grandes centros de compras.

El incremento en la facturación registrada en los últimos meses corrobora la tendencia, con un crecimiento ininterrumpido, en todos los puntos de venta, que llegó a marcar subas interanuales superiores al 100% en algunos rubros.

Para los economistas, después de un año donde el temor postergó algunas decisiones, la confianza de los consumidores se muestra positiva, al tiempo que recurren a diversas herramientas para que el dinero rinda y la compra les resulte más “inteligente” y efectiva.

En este escenario, la consultora Nielsen publicó datos reveladores a partir de una encuesta realizada en 55 países de América latina, Norteamérica, Europa, Asia y África.

Aunque en cada mercado existen características puntuales, lo cierto es que se advierte una tendencia común: comprar productos con rebajas es la opción preferida para más del 50% de los consumidores.

Según el documento, las herramientas a las que recurren los clientes para aprovechar beneficios y hacerle frente a la inflación son:

  • Adquirir productos en rebajas (57%)
  • Usar cupones de descuento (40%)
  • Comprar en tiendas con descuento (37%)
  • Adquirir packs con descuento (35%)
  • Cambiar marcas por otras más baratas (18%)
  • Comprar pack pequeños con precios reducidos (17%)

“Solamente 1 de cada 10 consumidores indicó que no está tomando alguna medida para ahorrar dinero, quizá sea una persona que por su situación no lo necesite o quizá alguien bastante cómodo que no se ha dado la tarea de hacerlo”, explicaron en Nielsen.

En la Argentina, el uso de las promociones es el fiel reflejo de este aprendizaje, ya que fueron implementadas con fuerza en 2009 y aún hoy siguen vigentes y cada vez son más agresivas:

  • A través de los acuerdos entre bancos, tarjetas y comercios, se ofrecen 20, 30 y 50 cuotas sin interés.
  • Con cualquier tarjeta de crédito, en la mayoría de las grandes cadenas, hay 12 cuotas sin recargo.
  • También se ofrece 20% de descuento por pago en efectivo y, en algunos casos, con cuotas.

Por último, una de las principales diferencias de los argentinos con los consumidores de los mercados más desarrollados, tiene que ver con que, a nivel local, prefieren mantener la compra de las marcas líderes en el mix de productos adquiridos, mientras que las marcas blancas siguen ganando terreno en muchos mercados desarrollados.

IProfesional

Más argentinos se sienten “clase media” en la Argentina de la cuota fija y sin interés

Más argentinos se sienten “clase media” en la Argentina de la cuota fija y sin interés

La extensión de la política de beneficios de los bancos produjo un sustancial cambio en el mercado de consumo, luego de que las entidades sumaran a los descuentos promocionales que venían otorgando sus agresivos planes de pagos en cuotas sin interés.

Y esta posibilidad con la que ahora cuentan muchos argentinos de apostar al “efecto licuación”, esto es, diferir el pago de un bien en el tiempo para que dichas cuotas se vayan erosionando en manos de la inflación y de las subas salariales, también produjo alteraciones en los hábitos de compra característicos de los distintos segmentos que conforman la pirámide socioeconómica.

“A la gente no le preocupa tanto cuánto le pesa la cuota del LCD en su sueldo. Su expectativa es que los aumentos de sus ingresos le vayan licuando esa deuda. Pero, sobre todo, sabe que una alta inflación implica que el día de mañana va a consumir menos, entonces trata hacerlo hoy”, afirma Andrés Méndez, director de la consultora AMF.

Así las cosas, buena parte de los asalariados ha podido acceder a todo tipo de productos -desde electrodomésticos hasta automóviles– que, sin estos planes, hubiesen quedado lejos de su alcance.

En buen romance, les sirvieron para hacerse de algunos bienes, aunque éstos estén más emparentados con el consumo típico de un peldaño más alto de la pirámide de ingresos.

Así, se sienten “más clase media”, aunque técnicamente pueden no serlo (si es que se considera como parámetro excluyente la evolución “real” de sus ingresos).

“Un súper LCD, un buen equipo de audio, ya no son privativos de una determinada clase social. Se democratizaron. Hoy te encontrás con gente que no es la típica de clase media, comprando productos muy emparentados a este segmento”, afirmó a este medio el directivo de una de las más importantes cadenas de electrodomésticos.

“No hay, como en los ’90, una visión de que consumía aquél que había alcanzado cierta posición social. Ahora el consumo es una aspiración general”, sostiene Javier Casas Rúa, de PriceWaterhouseCoopers.

¿Cuánto cuesta la canasta clase media?

Buena parte de los argentinos sienten que pertenecen a este segmento, aún sin saber exactamente el nivel de ingresos mensuales requeridos para formar parte.

“En este último tiempo se dio un gran cambio en la concepción de esta clase social, que se viofavorecida por las políticas de consumo que se han implementado en el país”, destaca Martín Apaz, gerente del departamento de Economía de Deloitte.

“Quienes hace varios años se definían como clase media tenían otras aspiraciones. Lo primero a lo que querían acceder era el techo propio o apuntar a una mejor vivienda. Hoy, más alejados de esa posibilidad, se sienten reconfortados con tener el último celular, un buen LCD o hacerse de un 0km”, destaca.

En la misma línea, Casas Rúa resalta que “uno de los principales cambios de este último tiempo ha sido el de una caída en el interés por una mayor calidad institucional, en pos de unmayor deseo de gratificación personal”.

Para este segmento, la canasta de la clase media contiene algunas particularidades que las distinguen respecto a la de otros niveles socioeconómicos.

Soledad Pérez Duhalde, economista de Abeceb.com, explica que, además del ingreso, este sector se identifica con la preferencia de uso de determinados servicios, tales como un buen sistema de educación o el contar con una reconocida prepaga.

Ahora bien, ¿cuál es ese nivel de ingresos que se requiere para hacer frente a la “canasta clase media”?.

La consultora Ecolatina elaboró, para iProfesional.com, la estructura de gastos asociadas a este segmento, para el caso de una familia tipo con dos hijos en edad escolar.

Del mismo se desprende que se requiere de unos $11.600 para poder cubrir estas necesidades:

Del mismo relevamiento también se desprende que:

  1. En un año, el gasto promedio se incrementó un 22 por ciento.
  2. Alimentos y bebidas fue el que más escaló (34%).
  3. La mitad del presupuesto se esfuma en este ítem, prepaga (plan familiar) y educación (colegio privado subvencionado).

En la misma línea, un reciente informe elaborado por Ernesto Kritz, de SEL Consultores, destaca que para los gastos cotidianos se debe desembolsar un 20% más que hace un año.

Entre ellos, menciona que por un menú ejecutivo debe pagarse un 50% más, un 25% más por la nafta (súper) o por un seguro de autos contra terceros.

No obstante, la recomposición salarial ha permitido mantener el nivel de vida, aunque esta mejora no benefició a todos por igual.

En efecto, los asalariados convencionados han logrado mantener su poder de compra, no así quienes están fuera de convenio.

Así las cosas, y según la última información disponible de mercado (ajustada por suba de precios) el ingreso “familiar” debe ser:

  • Para ser un “clase alta”, superior a los $19.000
  • Para ser un clase “media-alta”, debe ubicarse entre los $19.000 y $8.000
  • Para ser un clase “media-media”, entre los $8.000 y $5.000
  • Para ser un clase “media-baja”, el promedio se ubica en los $3.800

 

Cambio de hábito

El mercado está viviendo un profundo procesos de cambios.

Al respecto, desde Deloitte destacan dos cuestiones fundamentales:

  • Una tiene que ver con los aumentos salariales que, junto con el financiamiento en cuotas y a tasa fija, permite que más gente se vuelque al consumo.
  • Otra tiene que ver con la posibilidad con la que cuentan hoy los sectores más bajos para acceder a bienes de consumo durables que, bajo otras circunstancias, encontrarían más dificultades para hacerlo.

Creo que los planes de pago en cuotas influyen más que el salario. Mucha gente mira sólo el pago mensual y si lo puede afrontar”, sostiene Apaz.

¿Qué factores impulsan el mayor consumo?

Está claro que un millón de LCDs no pueden ser comprados únicamente por las familias de altos ingresos, sino que implica una masificación del consumo, que incluye a gran parte de la población que se encontraba anteriormente más alejada de las góndolas.

Kritz coincide en que el boom de compras fue impulsado en gran medida por los fuertes incrementos remunerativos alcanzados por los asalariados dentro de convenio. “Para ellos, hubo una mejora de bienestar importante”, apunta Kritz.

“Los asalariados registrados (privados y públicos) concentran cerca de dos tercios de los ingresos laborales y algo más de la mitad del correspondiente al total de los hogares. Un incremento real en sus ingresos tiene un efecto sobre el consumo privado varias veces mayor que el de otras fuentes, como pueden ser las transferencias públicas”, resalta Kritz.

Esta sensación de mejora percibida en el nivel de ingresos viene acompañada por una mayor propensión a gastar.

A diferencia de otros años, hoy hay menos argentinos que buscan tener el dinero “debajo del colchón” y optan por adelantar consumos, desde adquirir productos tecnológicos hasta cancelar un viaje en cómodas cuotas.

Además, los elementos que han contribuido a este repunte son:

  • Subas salariales sin techo. Los altos aumentos nominales en las negociaciones paritarias han convertido a los asalariados bajo convenio en la “locomotora” del consumo.
  • Menor temor a perder el empleo. Es el elemento que tanto economistas como empresarios señalan como condición básica para que se dé una reactivación (sobre todo si es a crédito).
  • Mayor predisposición a tomar un préstamo. Un informe de la consultora Deloitte revela que la financiación bancaria para el consumo viene creciendo a un ritmo del 30 por ciento, y que las familias tienen una deuda de dos ingresos mensuales.
  • Crédito hasta en el segmento no bancarizado. Según datos de PWC, los hogares con ingresos menores a $2.000, generalmente trabajadores que no tienen cuentas sueldo, vienen accediendo de manera acelerada a la financiación mediante uso de plásticos. Tal es así que ya mueven un volumen de $7.000 millones.

Pero, buceando más profundo entre las motivaciones para adquirir productos caros, los analistas encuentran factores que van desde la coyuntura económica hasta cambios culturales de la sociedad.

Entre las causas más ligadas a la economía, se ubica el concepto de “ahorrar consumiendo”, del que diera cuenta iProfesional.com.

Es decir, la visualización de los bienes durables como una forma de proteger el ingreso en un entorno de alta inflación.

Y es en este contexto de protección del dinero, en el que el sector de clase media dice presente dejando en claro que la propensión a consumir no hace distinciones sociales.

“Hoy lo que la gente le exige a los gobiernos es mantener su statu quo y la posibilidad de seguir haciéndose de bienes. Y esto se traslada hacia todos los sectores sociales”, concluye Casas Rúa.

IProfesional

“¿Qué descuentos y beneficios ofrecerán bancos, tarjetas y shoppings en el Día de la Madre?”

Qué descuentos y beneficios ofrecerán bancos, tarjetas y shoppings el Día de la Madre

A sólo una semana del Día de la Madre, bancos, shoppings, tarjetas de crédito, prestigiosas marcas de indumentaria, restaurantes, hoteles y centros de spa, entre otros, no pierden pisada en la carrera por facturar.

Promociones y beneficios, tales como descuentos, financiación en cuotas sin interés y regalos son algunas de las formas elegidas para seducir a los clientes.

Un claro ejemplo de esta fuerte apuesta por esta fecha es el del acuerdo entre la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y la Cámara de Tarjetas de Crédito y de Compra del país (Atacyc), mediante el cual en más de 15 ciudades del interior apuntalarán el consumo ofreciendo hasta 12 cuotas sin interés.

En los últimos tiempos, también se advierte un crecimiento de las ventas de productos electrónicos, al igual que de las contrataciones de servicios que brindan hoteles o centros de spa, que ofrecen jornadas especiales para disfrutar en familia.

Las promo de la mano de los bancos
Pagar en cuotas, a la hora de hacer un regalo, resulta muy tentador y más aún si la financiación no conlleva el pago de intereses.

Los bancos se presentan como artífices de estos beneficios, que también incluyen descuentos.

Un ejemplo es el del Banco Francés, que el fin de semana del 4 y 5 de octubre bajo el lema “Adelantá tus Compras” ofreció un 25% de descuento y la posibilidad de pagar hasta en 3 cuotas las compras realizadas en los Shoppings Unicenter, Plaza Oeste y Las Palmas de Pilar.

“Ahora tenemos vigente la campaña “Renová tu Placard“. Todos los martes y jueves se otorga un 20% de descuento y 6 cuotas sin interés con crédito en varios locales de primeras marcas, como Orbital, Markova, Portsaid, Crayon, Muaa, Calandria, Portofem, Maggio Rossetto, Ver y Prototype, entre otras”, detallaron desde la entidad.

En Santander Río también reforzaron su apuesta y con más de 50 marcas como aliadas, lanzaron el “Super Miércoles Mujer“, con un 25% de rebaja más 6 cuotas sin interés.

En tanto, el Standard Bank diseñó una acción a medida. Los clientes que abonen sus compras con tarjetas de crédito Visa y Mastercard, emitidas por el banco, obtendrán hasta un 25% de ahorro y la opción de pagar en cuotas para la compra de artículos de indumentaria, electrónica, bazar y peluquerías. Algunas de las propuestas son:

  • Entre el 11 y 15 de octubre: quienes paguen sus compras con tarjetas de crédito en Falabella, obtendrán un 20% de ahorro y 20 cuotas sin interés.
  • Entre el 14 y 16: quienes quieran regalar artículos de electrónica, en Mac Online, Maxim Store y Novotech obtendrán un 20% de ahorro y 20 cuotas sin interés.
  • Entre el 15 y 17: Rodó, Walmart, Musimundo y Ribeiro ofrecerán un 25% de rebaja en el precio respectivo y 20 cuotas sin interés.

A estos beneficios, se suma que todos los viernes de octubre se podrá comprar indumentaria con un 20% de ahorro y hasta 6 cuotas sin interés en más de 20 comercios.

En este escenario, también el Banco Patagonia lanzó una acción especial para el Día de la Madre. Durante todo el mes propuso beneficios, que se intensificarán del 11 al 16 de octubre a través de un 20% de descuento en diferentes marcas, como Lazaro, María Rivolta, Materia, Infinit, Kill, Ted Bodin, Markova, Sibyl Vane, Ossira, MAB, Awada, Allo Martinez, Exeens,Chocolate, The Gift Company y Home Flowers.

Además, el sábado 16, abonando con tarjetas de crédito de Banco Patagonia, se puede acceder a un 20% de rebaja en todas las peluquerías y spa del país.

Los shoppings también ofrecen sus propias promociones
Algunos shoppings decidieron desplegar toda su artillería para captar a los consumidores para el Día de la Madre y ya se preparan para las compras de Navidad.

El Dot Baires Shopping se adelantó con una promo especial que durará hasta el 17 de octubre. Presentando una factura de $380, se obsequia al cliente un porta labial de Swarovsky. Previamente, ofreció tres días con 20% de descuento.

También los shoppings del grupo APSA lanzaron sus propias acciones de marketing:

  • En Patio Bullrich, del 8 al 17 de octubre, con la factura de $400 o más se ofrecen bombones Valenti y un champagne de 187 ml.
  • En Paseo Alcorta, del 13 al 17 de octubre, con el comprobante de compra de $350 o más, se regala un ordenador de carteras Peter Kent.
  • En Alto Palermo, del 8 al 10 de octubre, si el cliente gasta $300 o más se lleva de regalo un producto Wella Professional. Y desde $600 en adelante, se le regala una Planchita Gama Italy Professional.
  • En Alto Avellaneda, del 13 al 17 de octubre, comprando de $300 a $500 se le obsequia al cliente un set de bombachas Caro Cuore. Desde $500 a $700 se suma un cheque regalo de $50 y a partir de $700 o más el cheque es de $100.

Además del grupo APSA, otros de los centros de compra se sumaron a las promos para el Día de la Madre:

  • El shopping Unicenter brinda un 25% de descuento para clientes del Banco Francés y 30% para los registrados en Francés Go, que a partir del fin de semana largo, e incluyendo todos los viernes de octubre, pasó a manos del Citi, con 25% y cuotas.Esta acción también incluye al Portal de Palermo y Las Palmas de Pilar.

  • En Galerías Pacífico, las promociones siguen de la mano del HSBC, que ofrece los fines de semana un 25% de rebaja pagando con tarjeta de débito y el 30% de ahorro más 3 cuotas sin interés, con crédito.
  • El Solar de la Abadía, de la mano del Banco Galicia, otorga 25% de rebaja en todos los locales y lo hará también los jueves que restan del mes.

Además de los shoppings, continúan vigentes las promociones de las tarjetas de crédito. Por ejemplo, American Express, dentro del programa global de ofertas exclusivo para socios, durante todo el mes dará un 20% de descuento en más de 40 marcas como Lázaro, María Vázquez, Portsaid y Awada, entre otras.

Tambien sumó un 30% de ahorro en más de 20 restaurantes adheridos, incluyendo el domingo Día de la Madre.

Hoteles, días de spa y restaurantes
Desde hace algunos años, las ofertas de programas de un día al aire libre o un día de spa, vienen creciendo para estas fiestas, y muchas familias eligen una escapada de fin de semanacomo excusa para celebrar una fiesta especial.

Entre las opciones especiales anunciadas se pueden mencionar:

  • Posada del Qenti Health Resort: promociona 2 días y 1 noche, con tratamientos estéticos. Los precios van desde los $1.300 a los $2.000 por persona en habitación base doble.
  • Ser Spa: la propuesta, en este caso, consiste en un día de spa. Durante 5 horas se puede disfrutar, incluso la mini piscina de hidromasajes y baño finlandés aromático. El precio es de $420 por persona.
  • Howard Johnson, Finca María Cristina Hotel Resort de campo: propone festejar el Día de la Madre en un ambiente campestre de lujo, con descuentos especiales por grupo en días de campo y regalos exclusivos.

Expectativas
Según Tarrío, los comerciantes ya están haciendo buenas proyecciones para la próxima fecha. Y aunque septiembre y octubre se mostraron más “moderados”, de acuerdo a los datos de la CAME, hay confianza en que el Día de la Madre es un evento clave para regalar.

Además, tal como explicó el dirigente, “el 65 a 70 por ciento de los comercios de las avenidas principales y shoppings están dedicados a la mujer; y las que más compran son ellas. Esto hace pensar en que se alcanzará una buena facturación”.

“Las acciones de descuentos y promociones también siguen siendo clave para incentivar las ventas”, confirmó Tarrío.

En este sentido, de acuerdo a la información de los bancos protagonistas de los descuentos, un día de promoción con descuento puede hacer crecer las ventas de los locales más de un 150 por ciento.

IProfesional

 



 

“Las grandes cadenas diseñan un plan para detener el avance de los súper chinos”

Las grandes cadenas diseñan un plan para detener el avance de los súper chinos

Imparable. Así es la expansión que están logrando los chinos en la venta de productos de venta consumo masivo, una dinámica que, ni siquiera por los hechos de violencia, logra detenerse.

Con más del 35% del market share, los comercios liderados por la comunidad asiática concretan la apertura 22 nuevos locales por mes. Ni siquiera las grandes cadenas pueden alcanzar ese número, y eso les da, al mismo tiempo, una mayor ventaja.

El éxito viene acompañado por varios cambios del mercado y de los hábitos de los consumidores.

Formatos chicos, de cercanía y con buenos precios. Las tres premisas son clave para crecer con un cliente más racional, que cambia según el contexto sus hábitos de compra. Y los chinos se dieron cuenta primero.

Justamente la preferencia de los clientes por elegir formato de cercanía fue el primer eslabón de la cadena que le jugó a favor.

A esto se suma el mejoramiento de la oferta de productos, con un buen abastecimiento en 50 productos de alta rotación, con primeras marcas y precios tan competitivos como las grandes cadenas.

“La gente no tiene tiempo para hacer las compras y elige el lugar que le queda de paso. Si además le ofreces buenos precios, es una excelente ecuación”, comentó Miguel Ángel Calvete, titular de la Cámara de Autoservicios y Supermercados Propiedad de Residentes Chinos.

Según datos de la entidad, en Capital Federal hay un supermercado chino cada nueve cuadras. Aunque en la práctica pueden verse en hasta uno por cuadra.

En este contexto, las grandes cadenas advirtieron la importancia de tener, además de las grandes superficies, opciones más chicas para captar el “cliente de paso”.

Se trata de locales de 200m2 promedio, ubicados en zonas de alto tráfico. El negocio no está en la alta facturación por cliente sino en el volumen de ventas”, explicó Carlos Velasco, vocero de Carrefour Argentina.

La cadena de origen francesa está abocada, justamente, a la expansión de esos puntos de venta. “Son los formatos Mini, que a partir de ahora se llaman Express. Hay 24 locales y tenemos un plan agresivo de aperturas. Estamos a la caza de los buenos lugares para concretar un plan ilimitado de expansión, ya que la instalación es rápida”, comentó Velasco.

Competencia
Con la economía en crecimiento, el mercado deja ganancias a todos los sectores. Es así como desde los formatos más grandes a los más chicos lograron aumentar, además del volumen de venta, la facturación (con inflación incluida).

De acuerdo a los datos proporcionados por Nielsen a iProfesional.com, la estructura de demanda del canal tradicional es la que más creció hasta julio de 2010.

El segmento, donde se integran almacenes y chinos, tiene un 36.4% de participación de mercado. El crecimiento es de casi 2 puntos en comparación con el año pasado.

El canal supermercados es el segundo en participación, con un 33,3% y con una caída de 0,6 puntos en el último año. De esta forma, continua el descenso que comenzó en 2001, cuando tenía el 48% de protagonismo, y que nunca pudo recuperar.

Por último está el canal autoservicios, con el 30,3% del mercado. Es el que más perdió desde el año pasado, cuando tenía 31,5 por ciento.

En facturación la ecuación es diferente, en especial, porque los canales más chicos no tienen electrodomésticos, que son los de mayor crecimiento en 2010. Según un informe de Finsoport, las ventas dell rubro se incrementaron más de 70% en supermercados hasta junio, duplicando incluso a los alimentos.

Mientras tanto, en los comercios más chicos, el ticket promedio de compra es de $28 a $35, muy por debajo de las grandes cadenas donde pueden comercializar artículos que salen más de 5.000 pesos.

Los planes de las grandes
Calvete explicó que el plan de la cámara que representa es seguir con el mismo número de aperturas en los próximos meses.

En Carrefour, en tanto, para lograr una mayor participación de mercado sus objetivos están puestos en los formatos Express, de los cuales poseen 24 locales ubicados en el centro de la Ciudad, ya que se quedó con las tiendas que pertenecían a la cadena Best ubicadas en Palermo, Barrio Norte y en las zonas del microcentro y tribunales.

Walmart, otro competidor (aunque algunos lo definen como un canal de precios bajos, especialmente), lleva desarollados 27 puntos de venta de Chango Mas, en Capital Federal, GBA y el interior del país. Los locales porteños están Capital están ubicados en zonas más “barriales”, como La Boca, Avenida San Juan, Liniers, Mataderos y Pompeya.

En general, el interés de inaugurar estos locales, además de ganar mercado en Argentina, tiene como antecedente el éxito que han alcanzado en otros países.

Según explicaron en Carrefour, la búsqueda de la proximidad es una tendencia que se manifiesta en todos los mercados donde están presentes.

“En la Argentina, cuando hacíamos los focus group para los hipermercados, la gente respondía que la dificultad es la gran distancia. Ese fue el primer indicador para crear el negocio”, manifestó Velasco

Claves para ser exitosos
Además de encontrarlos “a la vuelta de la casa o en el paso hacia el trabajo”, quienes van a los comercios de proximidad los priorizan por el tiempo que aprovechan en el local.

“Es un cliente diferente, que vive o transita por ese lugar, pasa por la puerta y se abastece con lo que necesita, no con una compra general, por eso el ticket promedio es más chico y se necesita mucho volumen para ser rentable”, comentó Velasco.

Estos compradores no quieren estar horas recorriendo góndolas o esperando que pesen las frutas. Por eso no hay ni frutas o verduras ni carnes, que necesitan de una atención personalizada y lleva más tiempo. Los chinos ofrecen el servicio pero lo tercerizan, es decir, alquilan a terceros los espacios.

Otro de los motivos, desde el punto de vista de la infraestructura, es que al buscar espacios reducidos no queda lugar para las cámaras de frío o instalaciones necesarias para conservar ciertos productos. Por eso se enfocan en alimentos, bebidas, artículos de limpieza y tocador.

“Se busca la practicidad y rapidez tanto para el cliente como para la cadena, para abrir nuevos negocios en cuanto aparezca la oportunidad”, señaló Velasco.

Al mismo tiempo, en todos los casos se conserva la premisa de los supermercados de origen que es ofrecer precios competitivos, y se replican las mismas ofertas y beneficios que en todos los puntos de venta de la cadena ofrecen con bancos y tarjetas de crédito.

Todos en la cancha
Estos cambios del consumidor, más racional y ocupado, hicieron que las grandes cadenas adviertan que hay un nicho importante en la cercanía, y que con superficies superiores a los 500 m2 se dejaba libre “una porción interesante” del mercado.

Según Nielsen, de los canales que más crecieron en 2010, los que ocupan de 0 a 500 m2 crecieron un 21.6%, mientras que aquellos que se ubican entre los 500 y 2000 m2 lo hicieron un 20,1 por ciento.

Por otro lado, destacan que el modelo de negocio tiene como particularidad una pequeña facturación, por eso se necesita muchos volumen par que sea rentable. Pero la ventaja es que están menos expuestos a los cambios de hábito por crisis o inflación, porque son compras de primera necesidad que deben realizarse. “En cambio al supermercado, donde hay más tentaciones, si lo afecta la suba de precios”, comentaron los expertos.

Según Calvete, los comercios más chicos también crecen en la búsqueda del cliente de unamayor especificidad. Y por eso los chinos, en este tiempo, aumentaron la oferta de primeras marcas y de abastecimiento, finalizó.

IProfesional


Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 57 seguidores

Archivos

Twitter