“Gasoleros recargados: los argentinos cuidan algunos gastos para darse los gustos”

Gasoleros recargados: los argentinos cuidan algunos gastos para darse los gustos

¿Qué consumen los argentinos en los últimos meses? ¿En qué gastan más y en qué cuidan la economía? ¿Qué prefieren resignar a la hora de administrar el salario? Las incógnitas tienen que ver con un cambio evidente en las preferencias de los consumidores, que saben de crisis como nadie, y cuya capacidad para adaptarse a los nuevos escenarios supera a los consumidores de cualquier país. De acuerdo a los datos de tres consultoras que miden el consumo, Nilsen, CCR y Consultora W, en 2010 el nivel de compras crecerá por encima del 4 por ciento. Después de recurrir a un manual del gasolero, que fue clave para sobrevivir a 2009, este año se vuelven a dar algunos gustitos, aprovechan las promociones con tarjetas de créditos, le corren carrera a la inflación con las 50 cuotas sin interés y aceptan las ofertas de préstamos personales para cambiar el auto o refaccionar el hogar. Las decisiones las realizan teniendo en cuenta un factor clave en los productos que compra o en los servicios que contrata. De acuerdo a un informe de la consultora Neder, en 2010 más personas que en 2009 dicen fijarse en los precios. Sin embargo, más gente que el año pasado opta por  comer afuera, asistir a espectáculos, comprar electrónica y adquirir electrodomésticos. En general, se busca el equilibrio con el objetivo de llegar a fin de mes sin haberse privado de disfrutar el momento. Cambio de hábitos Según explicó Guillermo Oliveto en un encuentro organizado por la Asociación Argentina de Marketing, de la cual es presidente, “el consumidor actual es súper oportunista, busca mantener la misma calidad de consumo que tenía antes de la crisis; por eso las primeras marcas tienen ahora más participación de mercado que en 2008. La gente aprovecha todas las promociones, ofertas y descuentos”. De acuerdo a la investigación de Neder, hay una división entre un 51% de la población que, en los últimos seis meses, compró lo necesario y otro 49% que se divide entre quienes se dieron el gusto y compraron lo justo sin resignar calidad por precio. Estos últimos, forman parte de esa gran cantidad de consumidores que siguen manteniendo e impulsando el crecimiento de ventas de las primeras marcas que, aún en los peores momentos, siguieron estando como prioridad en las compras de supermercados. En cuanto a los rubros elegidos para darse los gustos, Neder revela que comer afuera y la salida a espectáculos ocupan el primer lugar. En estos casos, un 67% y un 64% respectivamente le ganaron a la opción de buscar precios.

Es decir, a la hora de disfrutar un buen momento, la gente elige lo que más le guste o donde mejor se come sin fijarse en cuanto gastará.

Otros dos rubros como la erogación en deportes y viajes fuera del país también están dominados por la búsqueda de calidad, sin fijarse en el valor. Por otro lado, donde sí el precio toma protagonismo es en la compra de productos de limpieza, cuidado personal, alimentos para el hogar, electrodomésticos y ropa. “Hoy la mitad de la gente busca el mejor precio a la hora de comprar bienes o servicios; casi un tercio no resigna calidad, y un quinto dice darse los gustos cuando consume, explicó Silvina Neder, directora de Neder Consultora. “Los rubros que muestran mayores proporciones de personas que no se privan tienen que ver con la recreación, mientras que comprar sólo lo necesario y considerar el precio toma protagonismo en productos del hogar”, agregó. El rubro entretenimiento es el que, además de acaparar la mayor proporción de personas que eligen darse sus gustitos, más crece con relación a 2009. En cuanto a las gratificaciones elegidas, las preferidas son espectáculos, seguidas por comer afuera y la compra de electrónica y electrodomésticos, que también muestran una evolución favorable en el primer semestre del año. Expectativas Junto con la recuperación del consumo, también cambian las expectativas de los argentinos. Estas varían de acuerdo al segmento social. Al contrastar las mismas para 2010, vs. la percepción de la mitad del año transcurrida, para el nivel alto, la realidad supera las expectativas que tenían para el año y para la clase media el panorama es menos duro de lo que esperaban. Por el contrario, la clase baja enfrenta un contexto más difícil:

  • En el segmento alto, a principios de año un 58% declaró que 2010 iba a ser mejor que 2009. Hoy, transcurrido medio año, quienes acuerdan con esto ascienden al 62%.
  • El 23% de la clase media sentía en febrero que la crisis se iba a agravar en 2010. Hoy este porcentaje desciende 3 puntos.
  • Entre aquellos de menores recursos, el 27% pensaba cuando se inició el año que 2010 iba a ser mejor que 2009. A mitad de año esta proporción sólo alcanza el 4 por ciento.

Con estas estimaciones, se espera que el consumo cumpla con las previsiones de crecimiento y cierre un año positivo. Al mismo tiempo, los bancos y tarjetas siguen siendo claves para acompañar la evolución.

IProfesional

Anuncios

0 Responses to ““Gasoleros recargados: los argentinos cuidan algunos gastos para darse los gustos””



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 61 seguidores

Archivos

Twitter

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: