“Furor por los plásticos: compras con tarjetas de crédito se triplicaron”

Furor por los plásticos: compras con tarjetas de crédito se triplicaron

El consumo de clase media a través de planes de financiamiento tiene larga vida, según coinciden bancos, especialistas en marketing y economistas. Una combinación de inflación, agresivas ofertas bancarias y las expectativas optimistas de las familias respecto al mantenimiento de sus empleos configuran un escenario de relativo bienestar económico que podría explicar buena parte de la recuperación del oficialismo en las encuestas.

Luego de la crisis que golpeó al mundo a fines de 2008 y tuvo su momento más duro durante el primer semestre del año pasado, el consumo privado creció hasta el 7% en lo que va del año, según un informe de la consultora Finsoport. La Asignación Universal por Hijo (AUH) tuvo su rol en ese crecimiento, pero el dato más saliente es que el rebote económico hizo crecer más a las ventas de shoppings –y sus ofertas más hedónicas– que a las de los supermercados, especialzados en artículos de primera necesidad.

Según Finsoport, los artículos de primera necesidad como alimentos y bebidas son menos elásticos, es decir, sus ventas caen menos en tiempo de crisis y suben más lento cuando la economía se recupera. Las compras en shoppings, en cambio, “se incrementan notablemente en las fases expansivas del nivel de actividad”.

Así, las ventas en supermercados crecieron y sintieron un fuerte impulso de la AUH, pero las ventas en shoppings respondieron a “la significativa difusión del financiamiento (y de las promociones asociadas) con tarjetas de crédito”.

“A fines de junio de 2010, circulaban unos 30,7 millones de tarjetas de crédito bancarias y no bancarias, el 11% más que en junio del año pasado”, explicó a PERFIL Marcelo Zárate, CEO de ZonaBancos.com.

El crecimiento del número de plásticos estuvo acompañado por un aumento en los montos financiados. Según datos del Banco Central, entre junio de 2007 y el mes pasado, los préstamos otorgados con tarjeta de crédito saltaron de $ 8.889 millones a $ 21.090 millones; casi se triplicaron. El crecimiento es aún mayor que el avance de la inflación calculada por la menos oficialista de las consultoras privadas.

Los especialistas en consumo saben que aunque la inflación crea escenarios de incertidumbre, es un excelente disparador de compras, al menos por un tiempo. El otro elemento en juego, es que las familias no temen perder sus empleos en un futuro cercano.

“Los argentinos tenemos experiencia suficiente como para llegar a la conclusión de que cualquier tasa fija termina siendo licuada por el tiempo”, afirmó Juan Carlos de La Vega, de la Asociación de Marketing Bancario (AMBA).

“Los compradores que optan por cuotas están seguros de que van a poder pagarlas;no estamos ante consumidores irresponsables que no piensan en el futuro, sino ante compradores hedónicos que si bien no tienen grandes certezas hoy se sienten bien económicamente”, explicó.

“Las expectativas de la gente son que la inflación continúe, lo que es un estímulo al consumo. A su vez, no prevén perder el empleo y eso determina que se animen a las cincuenta cuotas”, explicó Jorge Todesca, titular de Finsoport.

Los bancos a la caza

El momento de auge del consumo en cuotas responde a una agresiva estrategia encarada por los bancos, que compiten por ofrecer financiamiento y promociones.

“Hay un cambio en la naturaleza del financiamiento, ya que ahora es la cuota baja la que atrae la compra, sin que los plazos o las tasas preocupen a los que toman el crédito para el consumo”, apunta Carlos Guerrero, de Kitelab. “Este es un modelo crediticio que antes estaba orientado solamente a los niveles sociales más bajos, y hoy lo utilizan los grandes bancos.”

Juan Carlos de La Vega, de la Asociación de Marketing Bancario, señala que “los bancos tienen un exceso de liquidez que los obliga a salir a prestar de una manera cada vez más competitiva”.

Según el consultor, el nivel de endeudamiento de las familias todavía es pequeño, por lo que a los bancos les queda tela para cortar.

“Las entidades están aprendiendo a manejar niveles de endeudamiento cada vez mayores entre sus clientes, y maximizan la oferta y los límites financiables para aquellos clientes que dan seguridad de repago”, dijo De la Vega.

“Los bancarizados tiene la capacidad de endeudarse mucho más para sostener su consumo”, aseguró el especialista.

Diario Perfil

Anuncios

0 Responses to ““Furor por los plásticos: compras con tarjetas de crédito se triplicaron””



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




Autor

Emiliano Schwartz

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 61 seguidores

Archivos

Twitter

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: